Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $105,13
Dólar Ahorro/Turista $173.46
Dólar Blue $197,00
Euro $121,23
Riesgo País 1664
Asociación Civil por los derechos de la infancia, recibe mensajes intimidatorios

19 de Agosto de 2021 | 19:45

Silvia Piceda y su pareja Sebastián Cuattromo son fundadores de la Asociación Civil "Adultxs por los derechos de la infancia." 

Adultxs por los derechos de la infancia: una organización que busca proteger a niños, niñas y adolescentes. Esta semana Silvia y Sebastián, se encontraron sorprendidos al ver al lado del cartel de su Asociación Civil en la localidad de Abasto, una cartelera de una organización, esta pertenece a padres separadas de sus hijos por falsas acusaciones.

Sebastián Cuattromo comentó a El Día: "Somos un colectivo integrado por personas adultas que fuimos víctimas de abuso sexual y adultos que luchamos por acompañar a niñas y niños víctimas. Contribuimos a visibilizar en la comunidad esta injusticia a partir de compartir nuestros testimonios, de abrirnos al diálogo, al debate y la reflexión crítica. Lo hacemos en escuelas, universidades, espacios públicos, etc".

Agregó Cuattromo: "Vemos con gran esperanza que cada vez son más los y las sobrevivientes de ese delito que salen a compartir su testimonio y a organizarse". 

La denuncia que la asociación presenta la realizó Silvia Piceda y su pareja, Sebastián Cuattromo, ambos fundadores de la Asociación Civil Adultxs por los derechos de la infancia, quienes ven con gran preocupación lo ocurrido en los últimos días, primero el día lunes de esta semana cuando se encontraron con la aparición de carteles en su vivienda ubicada en una zona rural de quintas, en la localidad bonaerense de Abasto, en el mismo se encontraba la leyenda: "propiedad privada" y un número de teléfono. 

De inmediato la pareja realizó la denuncia en la comisaria Séptima de la localidad de Abasto, donde se iniciaron actuaciones de rigor correspondientes, abriendo una investigación. 

Silvia y Sebastián sospechan que se pudo llegar a tratar del -progenitor- de la hija de Silvia Piceda, quien se encuentra con una orden de restricción perimetral.

Sebastián Cuattromo comentó a El Día: "El hombre vive a unas quince cuadras de la vivienda y  se maneja en el pueblo con "absoluta libertad, por lo cual, existe un permiso social a los abusadores".

Continuó Sebastián: " Silvia es médica de profesión, ella y su hija Jazmín, en su momento debieron escapar de la casa de Abasto para huir de un abusador, el progenitor de Jazmin. Silvia vivió en ese hogar hasta el año 2010  cuando aterrada por el accionar de su ex pareja, y para proteger a su hija, se tuvo que escapar de la casa. Ella estando en pareja compró esta casa en Abasto, cerca de Estancia Chica, Jazmín tenía unos 8 meses y comenzaron a vivir en un predio de dos hectáreas. Si bien ella comenzaba a observar algunas actitudes extrañas del progenitor de su hija, todo cambiaría mucho tiempo después, cuando Silvia conoció algo del pasado de su ex pareja, pero evidentemente no todo. Fue en ese año cuando la hija de una ex pareja de (Dalmiro), progenitor de Jazmin), quien hoy ya es una mujer adulta, la buscó a Silvia para contarle algo escalofriante.Cuando ella tenía 11 años, su padrastro (Dalmiro) había comenzado a abusar sexualmente de ella, que tenía una denuncia penal por esos episodios. También el padre de (Dalmiro) abusaba de sus nietas, que eran las primas de su Jazmín, pero lamentablemente nunca llegó a tener causas aquel hombre por esos delitos. Luego de comprobar que todo eso era cierto, Silvia se asusto mucho por los riesgos que podía correr Jazmin, e hizo una denuncia en la comisaría de la mujer, pidió una cautelar, y junto a su  hija, se fueron huyendo de la casa. Tras aquella situación, se sucedieron distintas presentaciones judiciales que incluyeron una medida cautelar con prohibición de acercamiento para el progenitor de la entonces menor".

Silvia se marcho para la Ciudad de Buenos Aires con su hija, donde se instaló por algunos años. Allí comenzó a interactuar con grupos de madres que también tenían su misma problemática sobre cuestiones de abusos a menores, siempre llevando esa preocupación sobre sus hombros. Con el tiempo, conoció a Sebastián Cuattromo, quien también fue víctima de abusos durante su adolescencia y juntos formaron no sólo un nuevo hogar, sino que también fundaron una entidad cuyo fin es proteger a menores abusados y cuya sede hoy funciona en la casa de Abasto, propiedad recuperada por Silvia luego de una larga batalla judicial. Vivienda a donde volvieron con su hija Jazmin y su actual pareja Sebastián en 2017 y es actual sede de la Asociación "Adultxs por los derechos de la infancia." 

Hogar donde esta semana sufrió dos hechos que al parecer no serían aislados, según los relatos de Sebastián Cuattromo. 

Los mensajes

Sebastián comentó a El Día: "Hace unos días encontramos en el frente de la casa, un cartel que decía "Propiedad privada" junto a un número telefónico que no nos pertenecía, la reacción que tuvimos fue ir a realizar la denuncia en la Comisaría Numero 7 de Abasto junto con la conjetura de que podría llegar a tratarse de un mensaje intimidatorio y de hostigamiento por parte del del progenitor de Jazmin, quien está denunciado por abuso", precisó Cuattromo.

Continúa Cuattromo: "El lunes 16 de agosto compartimos en las redes sociales de la asociación lo sucedido, y como respuesta el martes en la esquina nuestra propiedad y en cercanías de la misma encontramos  nuevos carteles que decían: (No más hijos rehenes). Lo llamativo es que junto a la leyenda había un logo muy similar al de nuestra asociación civil", detalló e indicó que tras buscarlo en internet se encontraron con una organización que se presenta como un grupo de personas adultas que están luchando, dicen ellos, por haber sido separados injustamente de sus hijos e hijas por falsas denuncias judiciales".

Para Piceda, es importante que "se le diera importancia y se investigue quienes cobardemente pusieron esos carteles porque en verdad parece un gesto menor pero es de gran cobardía que demuestra ganas de generar miedo y apriete,son gestos de hostigamiento y son graves", remarcó la mujer.

En tanto, Jazmín, su hija, quien actualmente se encuentra en la búsqueda de reparación y justicia a través de un pedido legal de cambio de apellido, manifestó: "Mi progenitor que fue denunciado por abuso sigue viviendo en el mismo barrio que yo".

Y añadió: "Yo elegí volver a vivir a La Plata que para mí es el lugar donde pertenezco pero siempre está el riesgo de que me lo crucé, de hecho me lo crucé varias veces y me da miedo. Casi siempre trato de esconderme porque me da miedo lo que pueda pasar".

Silvia y su hija habían escapado de su casa en 2010 para evitar que la Justicia la obligue a sostener el vínculo con el progenitor, quien había sido denunciado por abusar a la hija de una ex pareja.

La Fiscalía interviniente en la causa es la "Unidad Funcional De Instrucción y Juicio N 15 del Departamento Judicial de La Plata" , especializada en "Pedofilia y Pornografía Infantil en Red" y que está a cargo de la "Agente Fiscal María Cecilia Corfield".


Contacto asociación civil "Adultxs por los Derechos de la Infancia"

Página web: www.adultxsporlosderechosdelainfancia.com 
E-mail: adultxsporlainfancia@gmail.com

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia
+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla