Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Toda la semana |TENDENCIAS
A 5 años del #MeToo: el sismo que sacudió a Hollywood ¿y cambió la industria?

La llegada al cine de “Ella dijo”, película sobre el caso Weinstein, coincide con el aniversario del movimiento que destapó los escándalos de abuso sexual en el set. Reflexiones en torno a un movimiento que visibilizó una problemática profunda

A 5 años del #MeToo: el sismo que sacudió a Hollywood ¿y cambió la industria?

“Ella dijo”, la película que habla de abusos en Hollywood / Web

27 de Noviembre de 2022 | 08:55
Edición impresa

El jueves se estrenó en los cines locales “Ella dijo”, la cinta sobre cómo dos periodistas de The New York Times lograron destapar el escándalo del productor Harvey Weinstein, que cumple condena por varias agresiones sexuales y está siendo juzgado por varias más. Y la llegada de la película de Maria Schrader coincidió con el quinto aniversario del estallido del #MeToo, movimiento feminista en el corazón de la industria de Hollywood que sacudió los cimientos del viejo cine. Pero, ¿cambió algo?

La película estrenada esta semana está basada en la investigación del periódico estadounidense, llevada a cabo por periodistas como Jodi Kantor, Megan Twohey y Rebecca Corbett, que expuso la historia de abuso y conducta sexual inapropiada de Harvey Weinstein contra decenas de mujeres.

Más concretamente, está inspirada en el libro de 2019 del mismo nombre que relata la investigación de Kantor y Twohey, quienes son interpretadas en la película por las actrices Zoe Kazan y Carey Mulligan, y que revelaron la turbia historia del cofundador de los estudios de cine de Indiewood Miramax & The Weinstein Company, Harvey Weinstein.

Tras una intensa y complicada investigación por la negativa inicial de las víctimas a dar su testimonio con nombre y apellidos, en octubre de 2017 el periódico destapó el caso: durante más de tres décadas, Weinstein había cometido acoso sexual a actrices, asistentes de producción, trabajadores temporales y otros empleados en Miramax y The Compañía Weinstein.

Las acusaciones sirvieron como catalizador para el movimiento #MeToo y provocaron que el productor acabara en prisión, condenado a más de 23 años por un juzgado de Nueva York.

Además, actualmente está siendo sometido a un nuevo juicio en Los Ángeles, donde está acusado de once cargos por violación y abusos sexuales a cinco víctimas.

Se trata del segundo al que se enfrenta el productor de películas como “Pulp Fiction” o “Shakespeare in Love”, tras ser condenado por un juzgado de Nueva York en 2020 a 23 años de cárcel por delitos similares.

Si fuera condenado por todos los delitos, el productor podría recibir una condena de hasta 140 años de cárcel.

La condena a Weinstein en Nueva York marcó un gran triunfo para el movimiento #MeToo en su lucha feminista contra los abusos y agresiones sexuales, un movimiento que cumple cinco años.

Y Louisette Geiss y Andrea Constand, acusadoras de dos de los casos más prominentes de la era del #MeToo (Weinstein y Bill Cosby) reflexionaron sobre el movimiento.

Louisette Geiss se considera una de las afortunadas: cuando trató de correr de una habitación de hotel para escapar de los supuestos avances de Harvey Weinstein, la puerta se abrió y pudo huir.

Geiss, quien se ha desempeñado como actriz y guionista, acusó a Weinstein en 2017 de intentar obligarla a verlo masturbarse en un baño de hotel en 2008, y fue la acusadora principal en una demanda colectiva contra el antiguo estudio de Weinstein.

Pero pelear en el sistema judicial, una experiencia que la ha frustrado profundamente, no es la única manera en la que ha tratado de lidiar con ello. Geiss también escribió un musical, “The Right Girl”.

“Al final ves que el sistema judicial todavía no está en el lugar correcto para derribarlo”, dijo Geiss. “Es realmente la sociedad la que lo derriba”.

Es un reflejo del punto de vista de Geiss sobre que lo segundo ha avanzado más pronto que lo primero para absorber las lecciones del #MeToo, aunque sea de forma imperfecta. “Creo que definitivamente el MeToo le dio a los predadores una pausa antes de seguir con sus inclinaciones”, dijo. “Creo que todos han sido advertidos. Así que son menos proclives a hacerlo, pero creo que lo siguen haciendo”.

“Hace cinco años y medio no habríamos podido tener una conversación mundial sobre violencia sexual que estuviera enmarcada dentro de la justicia social”

Tarana Burke,
creadora de la frase “Me Too”

Por momentos tuvo arrepentimientos sobre denunciar. Temía los efectos que podría tener sobre sus hijas de ahora 7 y 5 años; su hija menor tenía apenas semanas de nacida cuando el caso explotó. Pero también sus hijas le hicieron darse cuenta que tenía que pelear.

“Al final de cuentas haces un cambio mayor para mujeres y niños, por tu hijo y por mis hijas, era importante que me levantara y lo hiciera”, dijo.

Para Andrea Constand, la principal acusadora en el caso penal de Cosby, en tanto, los últimos cinco años han sido turbulentos y ni qué decir de la década anterior. Los abogados de Cosby la menospreciaron como una “artista del engaño” durante el primer juicio a un famoso en la era del #MeToo, en 2018. El jurado declaró culpable al comediante de drogarla y abusar sexualmente de ella en 2005 y un juez lo envió a prisión. Pero la acorte de apelación de Pensilvania liberó a Cosby el año pasado.

Constand fue a la policía un año después del encuentro con Cosby, que él calificó como consensuado. Un fiscal rechazó presentar cargos, argumentando después que había prometido en secreto a Cosby que no entablaría cargos, una afirmación muy debatida que al final de cuentas anuló la sentencia. El primer jurado que escuchó el caso en 2017 no pudo llegar a un veredicto.

En la tormenta que se ha prolongado por años, Constand se ha mantenido serena. Ella cree que estos son sólo los primeros días del movimiento. “Creo que era un momento muy necesitado para poder hablar del asunto de lo profunda que es la violencia sexual, en las salas de juntas, en las corporaciones, en la industria de los espectáculos, y en general”, dijo Constand, de 49 años. “Mucho trauma fue liberado”, agregó. “Mantener secretos realmente te puede enfermar”.

LA CREADORA DEL #METOO

La frase #MeToo es una creación de Tarana Burke, quien por años ha sido activista por los sobrevivientes de violencia sexual y es ella misma una sobreviviente. Y ella comparte con Constand y Geiss la idea de que el movimiento ha sido exitoso, aunque muchos hayan sido exonerados por sus crímenes. “No es un marcador de triunfos y derrotas”, afirmó. En vez de eso, dijo, el cambio social debería ser la principal medida. Y siguiendo ese estándar, el movimiento ha logrado “una inspiración asombrosa” en cinco años.

“Hace cinco años y medio no habríamos podido tener una conversación mundial sobre violencia sexual que estuviera enmarcada dentro de la justicia social. Siempre estaba enmarcado dentro del crimen y el castigo, y el chisme de celebridades”, agregó.

Weinstein, uno de los acusados centrales del #Metoo / Web

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

cargando...
Básico Promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$60.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $490.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla