Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $130,69
Dólar Ahorro/Turista $215.64
Dólar Blue $239,00
Euro $135,85
Riesgo País 2374
Deportes |“ESTAMOS MUY METIDAS PARA ESTE PARTIDO”, TIRÓ LA FUTBOLISTA TRIPERA; “LLEGAMOS BIEN Y CON MUCHAS GANAS”, DIJO LA REPRESENTANTE ALBIRROJA
El Lobo y el Pincha vivirán su segundo clásico de fútbol femenino profesional

Milagros Díaz, jugadora de Gimnasia, y Milagros Cortés, de Estudiantes, serán protagonistas de este esperado encuentro. Ambas, ya estuvieron también en el primer cruce celebrado en 2019, que terminó 3-3 en el Bosque

El Lobo y el Pincha vivirán su segundo clásico de fútbol femenino profesional

Las Milagros sean unidas... por un rato. Esta tarde, Díaz y Cortés se enfrentarán en el clásico / Dolores Ripoll

Walter Epíscopo

Por: Walter Epíscopo
wepiscopo@eldia.com

17 de Abril de 2022 | 04:40
Edición impresa

Esta tarde se escribirá el segundo capítulo en la historia del fútbol femenino en nuestra Ciudad. En esta era profesional, Gimnasia y Estudiantes jugarán su segundo enfrentamiento. Como aquel 21 de octubre de 2019 cuando empataron 3-3 en lo que fue el primer clásico platense del profesionalismo, el escenario volverá a ser el Bosque.

Pero más allá que las Triperas reciban a las Pinchas; de como vengan en la tabla; como salieron en su último partido; lo destacado es que ambos equipos son protagonistas, y en consecuencia las jugadoras, de un momento histórico para el fútbol femenino que sigue creciendo en nuestro país. Milagros Díaz (Gimnasia) y Milagros Cortés (Estudiantes), lo saben muy bien.

“Cuando entrás a la cancha y ves a la gente, está tu familia, se te pone la piel de gallina” (Díaz)

 

Ambas sonríen, asienten lo que dice la otra... Las separará una camiseta lo que dure el partido, pero sus luchas, sueños, ideales y conquistas, son las mismas. “Por ahí en este momento no nos damos cuenta, pero cuando pase el tiempo se va a ver todo lo que logramos. Jamás me imaginé cobrar un contrato por jugar al fútbol, menos en el club del que soy hincha, jugar en nuestra cancha, jugar un clásico. Siento que gané un montón de cosas, si bien falta que se siga creciendo, lo que sufrí de chica por querer jugar y quedarme llorando atrás del alambrado porque no me dejaban, hoy las chicas no lo sufren porque ya hay escuelitas. Por eso el crecimiento es enorme”, dice Cortés. Enseguida, Díaz que asiente con la cabeza asegura “totalmente como dice Mili, hoy parece algo cotidiano, pero costó mucho y ojalá que para las generaciones que vienen sea lo más común de jugar en los estadios principales, cobrar, entrenar en un lugar como corresponde”.

Pero el clásico es el tema de la charla también y ambas ya jugaron en aquel 3-3 de 2019. “Seguramente va a ser diferente, los equipos fueron cambiando, las jugadoras rotando, pero si estamos muy metidas porque sabemos lo que significa este partido”, dice Díaz. Por el lado de Cortés, sabe lo que es jugar de visitante y con el público rival presente: “Sí, ya lo vivimos algunas, pero cambiamos mucho el equipo y será una nueva experiencia para muchas también. Pero llegamos bien y con muchas ganas”.

Hoy se va naturalizando jugar en los estadios principales, y la volante albirroja aún se emociona al recordar el encuentro con River jugado en 1 y 55 semanas atrás, que fue el primero para ellas allí. “Fue una locura, algo hermoso jugar en UNO. Tendríamos que naturalizarlo un poco más, ojalá se haga más seguido”, dice Cortés quien agrega, “para mí fue una emoción porque soy hincha de Estudiantes. Se me cruzaron un montón de cosas, cuando pisé el campo saber que estaba mi mamá, mi hijo, mi marido, mis hermanos, todos ahí afuera... Mi Viejo me llevó a la cancha cuando era un bebé y ahora que no lo tengo, jugar ahí es todo...”, dice y se le quiebra la voz.

En el caso de Díaz, cuando ascendieron a Primera jugaron varios partidos y luego también, por lo que sabe lo que es salir por el túnel y encontrarse con la gente. “Por suerte nosotras jugamos bastantes partidos en el Bosque y coincido con Mili que debe ser algo más común que juguemos en los estadios y no una noticia. Te sacás los nervios porque estás acostumbrada, pero igual el clima de clásico re contra cambia. Por la gente, la familia. Es entrar y tener la piel de gallina”.

Ambos equipos vienen de jugar con los grandes, que son potencia y protagonistas. Hicieron buenos partidos y tal vez es una medida de lo que pueden dar. “Sí, nos trajimos un empate de visitante 2-2 con Boca después de ir perdiendo 2-0. Sabíamos que teníamos cuatro fechas muy complicadas, una era Boca y la otra el clásico que ojalá podamos quedarnos con el triunfo”, dice Mili Díaz. A su lado, Mili Cortés cuenta, “hicimos un gran partido con River, con el agregado de la ansiedad y los nervios de jugar por primera vez en UNO con gente y nosotras no lo habíamos vivido nunca. Perdimos 1-0 por un detalle y son cosas a corregir, pero hicimos un buen partido”.

“No imaginé cobrar por jugar, más en el club que soy hincha, jugar en UNO, jugar un clásico” (Cortés)

 

Atrás de cada jugadora hay historias y esfuerzo para prepararse y encarar las prácticas diarias. Cortés cuenta: “Trabajo en Buenos Aires, me levanto a las 5 de la mañana, vuelvo a la tarde, ni entro a casa que ya me voy a entrenar. Con un nene todo es más difícil, es un movimiento familiar pero todo vale la pena porque amo lo que hago y disfruto cada entrenamiento y cada partido. Desde que me pongo los botines hasta que me voy”.

Díaz agrega, “es así, tengo compañeras que pasan por eso. En mi caso hoy en día me dedico a jugar, pero la realidad es que estamos en un semi profesionalismo que implica tener un trabajo aparte, estudiar para ver qué hacer más adelante. Ojalá que esto siga creciendo, pero hoy la realidad es esta, y en nuestro caso creo que es un extremo amor al deporte, sino no hacés tantos sacrificios”.

Cada una esta tarde buscará ganar, meterá con todo, pero no se olvidan de cómo llegaron a jugar un clásico en un estadio principal, con público, que sea televisado, entre otras cosas. “Esto es una lucha de todas, es de todas juntas”, asegura la futbolista Tripera, y a su lado la jugadora albirroja asiente, “es que el femenino se marca por eso. Esta es una lucha general, de todos los equipos, porque todas trabajamos de otra cosa, no vivimos de esto, lo hacemos más por amor que por otra cosa, no nos podemos dedicar totalmente a esto, pero ojalá en el futuro se pueda”.

Tras las fotos se van juntas charlando. Se saludan, se desean suerte. Lógicamente cada una quiere ganar, se trata nada menos que del clásico, pero en el fondo saben que con lo que vivirán hoy, ya ganaron.

Milagros Cortés y Milagros Díaz, visitaron la redacción / Dolores Ripoll

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $350.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla