Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $141,50
Dólar Turista $247,63
Dólar Blue $295,00
Euro $143,32
Riesgo País 2458
Murió el represor Miguel Etchecolatz

Cumplía condena perpetua por crímenes de lesa humanidad durante la última dictadura militar, cuando estuvo a cargo de la Dirección de Investigaciones de la Policía Bonaerense.Tenía 93 años y su muerte deja abierto el interrogante respecto de la desaparición de Jorge Julio López en 2006

Murió el represor Miguel Etchecolatz
2 de Julio de 2022 | 08:06

El represor Miguel Osvaldo Etchecoltz,  quien ocupara el cargo de director de Investigaciones de la Policía Bonaerense durante la última dictadura cívico militar, murió hoy a la edad de 93 años. Así lo confirmaron el Tribunal Oral Federal Nº 5 a Guadalupe Godoy, una de las abogadas que llevó adelante la querella contra el genocida en la causa por la desaparición de Jorge Julio López, y organismos de Derechos Humanos. 

Etchecolatz murió a las 5.30 en un centro clínico de la localidad bonaerense de Merlo, en donde estaba internado bajo custodia policial debido a complicaciones de salud. Cargaba con condenas a prisión perpetua tras ser sentenciado nueve veces por secuestros, tortura y crímenes durante el último gobierno de facto en el período 1976-1983. 

Nacido en la ciudad de Azul el 1 de mayo de 1929, Etchecolatz muere con múltiples condenas a prisión perpetua, acusado por diversos crímenes de lesa humanidad, mediante sentencias dictadas en los años 1986, 2004, 2006, 2014, 2016, 2018, 2020 y 2021 que fueron unificadas en una pena única de reclusión.

Su nombre quedó asociado también con la desaparición de Jorge Julio López, en plena democracia, luego que la declaración judicial del albañil en 2006 como testigo fuera determinante en una causa en contra del expolicía, y por la cual fue condenado a reclusión perpetua.

Años después, el 24 de octubre de 2014, el represor y otros 14 exmilitares fueron condenados por delitos de lesa humanidad cometidos en el centro clandestino La Cacha.

Mientras se leía la sentencia, Etchecolatz tenía en sus manos un papel donde se leía el nombre de Jorge Julio López, una imagen que resultó escalofriante a más de una década de retornada la democracia y en el marco del avance de los juicios de lesa humanidad.

Este año, en el mes de mayo, Etchecolatz recibió su última condena junto al policía Julio César Garachico, ambos acusados del secuestro y la tortura de siete víctimas y de haber asesinado a otras tres en el centro de detención clandestina conocido como "El pozo de Arana", en La Plata. 

El fallo a cargo del Tribunal Oral Federal 1 de La Plata tuvo en cuenta las acusaciones formuladas por el vecino de Los Hornos que sobrevivió a la dictadura y que permanece desaparecido desde hace 15 años Jorge Julio López. López testimonió contra Etchecolatz en el primer juicio que se hizo tras la derogación de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final.  

En el marco del juicio, López calificó a Etchecolatz como "un asesino serial, no tenía compasión”, al tiempo que también identificó a Garachico, ambos como sus torturadores. Ante la Justicia, López dio detalles de los tormentos a los que fueron sometidos él y otros prisioneros y de los homicidios que presenció.

"Murió sin arrepentirse"

La referente de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Taty Almeida, sostuvo que el represor Miguel Osvaldo Etchecolatz falleció hoy "sin arrepentirse de todos los crímenes que cometió y sin decir nada sobre Julio López" y consideró que "jamás va a descansar en paz".

"Efectivamente se ha ido sin arrepentirse de todos los crímenes que cometió y sin decir nada sobre Julio López. Fue, es y será un ser despreciable, estoy segura que jamás va a descansar en paz", afirmó Almeida en declaraciones para C5N.
Para la referente de Madres de Plaza de Mayo es "insólito" que los genocidas condenados "se están muriendo y jamás hablan ni se arrepienten".

"Más de uno dijo que lo volvería a hacer, se están muriendo y nosotras también, nos estamos muriendo sin tener la satisfacción de que digan que hicieron con nuestros hijos", añadió.

Por estos motivos, Almeida consideró que tanto Etchecolatz, como el resto de los represores, "jamás van a descansar en paz".

"La lucha continua, hay que hacer lo que las Madres hacen hace 45 años, la única lucha que se pierde es la que sea abandona y un pueblo sin memoria corre peligro de que se vuelva a repetir la historia", concluyó.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $350.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla