Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Toda la semana |EN BUSCA DE LA CALMA INTERIOR
Conectar con uno mismo, activar en otra sintonía

La incertidumbre que trajo la pandemia hizo que muchas personas buscaran sus propios refugios. Nuevos hábitos que les permitieran ser más introspectivos y vincularse con otros de un modo más humano y consciente

Conectar con uno mismo, activar en otra sintonía

Estudios indican que el arte visual es terapéutico

Cecilia Famá

Cecilia Famá
vivirbien@eldia.com

7 de Agosto de 2022 | 08:43
Edición impresa

La incertidumbre que trajo la pandemia hizo que muchas personas buscaran sus propios refugios, nuevos hábitos y conductas que les hicieran conectar consigo mismas y también con otros, de un modo más humano y consciente. Algunos comenzaron a buscar calma interior en rutinas de actividad física, otros encontraron lo que necesitaban en la meditación, el yoga y otras disciplinas y espacios para relajar el cuerpo y activar la mente en otra sintonía.

“No tengo dudas de que es la era de la conexión humana, en la cual cada uno -a través de la búsqueda personal, del conectarse con sus dones, con su sabiduría interna, con hacer relucir el cristal que tiene dentro- llega a esto que termina siendo una unidad. ‘No hay ellos’, como decía Randaz, sino que somos todos de una misma conciencia. Y es el momento de apagar el cuerpo mental para conectarnos con esa conciencia de que somos lo mismo”. El que habla es Joaquín Alterman, coautor del libro “Manifiesto del amor álmico”.

“Siento que hay un llamado generalizado a todos, de ir hacia adentro. Como que la era y la energía disponible nos está empujando hacia eso”, agrega este “buscador de la verdad” y “guerrero de la expansión de conciencias”.

María Laura Almada, en cambio, empezó a correr maratones. No podía estar encerrada en su casa todo el día en la cuarentena, y sin tener una disciplina deportiva, empezó a salir de su casa y correr. Corrió, corrió y se conectó con algo de ella que no sabía: era capaz de ponerse metas cada vez más desafiantes… y cumplirlas. Hoy viaja por todo el país participando en carreras cada vez más largas. “Encontré mi cable a tierra”, asegura la joven veinteañera.

“El yoga me salva del estrés diario”, sostiene Helena Muñoz, contadora pública. No empieza una sola jornada laboral sin antes hacer sus prácticas, a veces presenciales y otras veces, mirando un canal de YouTube. “Como sea, pero las hago”. afirma con orgullo y satisfacción.

RESPIRAR PARA CALMAR

“El hecho de prestar atención al aire ingresando por la nariz y la panza expandiéndose y luego exhalando, ya nos centra y nos relaja. Respirar con consciencia, caminar con conciencia. Todo eso nos conecta con quienes somos. El hábito de estar presentes en cada cosa que hacemos, con cuerpo y mente, se educa día a día”. Carolina Jalo, profesora de yoga y meditación, lo ve simple. Aunque sus años de docencia le han enseñado que no todo el mundo está preparado.

“Siento que hay un llamado generalizado, a todos, a ir hacia adentro”

 

“A veces la gente se acerca por moda, porque se lo recomiendan. La meditación y el yoga, son cosas simples en sí. Pero para lograr conectar, para que sean efectivos, debemos estar preparados. Quienes se acercan con ese objetivo, encontrar su eje y vivir la vida desde allí, hacen un click maravilloso”, dice.

“Las personas se conectan consigo mismas sobre todo a través de la meditación, que es el silencio. El gran maestro que es el silencio: acallar el ruido de los pensamientos, para dejar emerger una sabiduría superior más conectada con lo natural, con lo genuino, con lo auténtico. Así que si bien las áreas o disciplinas que apuntan a ellos son amplias, hoy estamos en una época de interacción de todas ellas. Meditación, coaching, sanaciones, reiki. Todo apunta a lo mismo: a la integración para pulir este cristal que tenemos en nuestro interior”, señala Joaquín Alterman.

Estudios indican que el arte visual es terapéutico

“La herramienta que más utilizo es la meditación. Pero no entendida solamente como estar en una posición, en silencio y meditando, sino entendida como contemplación de todo lo que sucede sin identificarme con eso que sucede, ya sea un pensamiento, una emoción o una realidad externa. Creo que es externa, pero en realidad también tiene sus implicancias internas porque me viene a mostrar algo. Poder conectar con ese observador para tomar distancia, y ahí reprogramarme, como suelo decir, para lograr un ser más alineado con mi propósito, con mi misión de vida, con lo que vine a hacer acá”, describe quien se define como un “ingeniero en recalibración humana”.

“En lo que estoy ahora es en dos proyectos: uno se llama ‘confía’, que es un programa ascensional, y el otro es un festival de consciencia. El primero es un programa de tres meses, ideado para subirnos a la espiral ascensional a la que nuestras almas son llamadas, en este momento planetario en el que es necesario que habitemos nuestra frecuencia más elevada, con pureza, humildad, entrega y mucho disfrute”, dice Joaquín, a quien se lo encuentra en Instagram como @joacoalterman.

“Uso la meditación como contemplación de lo que sucede sin identificarme con eso”

 

“Está apuntado a quienes ya están en el camino del autoconocimiento y la consciencia (o que ya están sintiendo el llamado a transitarlo), y están decididos a ir más lejos y profundo, es decir, a un siguiente nivel. Es importante remarcar que el proceso es intenso y liberador, por lo que está apuntado a aquellos que están decididos a cambiar, evolucionar, soltar las cargas, desapegarse, poner límites desde el amor, a trascender todo aquello que se presente, y renacer, dejando morir lo que ya no nos pertenece”, se explaya Joaquín, que ofrece este programa a personas de distintas latitudes, compartiendo métodos, técnicas, canalizaciones y frecuencias para observar a nivel profundo el curso de la acción positiva hacia los cambios que cada persona requiere.

YOGA, ARTE, DEPORTE

Está demostrado que el ejercicio físico ayuda con el propósito de vida. Una investigación muestra que la actividad física puede dar estructura y significado a la vida de las personas. Nuestros hábitos de ejercicio pueden influir en nuestro sentido de propósito en la vida, y nuestro sentido de propósito puede afectar la cantidad de ejercicio que hacemos. Esto dice un estudio publicado en abril de 2021 en el Journal of Behavioral Medicine sobre los efectos recíprocos de sentir que la vida tiene significado, y que a menudo está en el movimiento.

Joaquín Alterman (mano en el pecho) cree que hay que integrar todo aquello que nos haga “pulir nuestro ser”

El estudio, que involucró a más de mil hombres y mujeres de mediana edad y mayores, encontró que aquellos con el sentido de propósito más incondicional al principio eran los más propensos a volverse activos con el tiempo, y viceversa.

Los hallazgos subrayan hasta qué punto puede haber relación entre la actividad física y el bienestar psicológico; y cómo los efectos suelen ser en ambos sentidos.

“La terapia a través del arte consiste en el uso de las artes visuales con fines terapéuticos”

 

María Laura Almada asegura haberlo comprobado empíricamente. Desde que comenzó a correr, su vida cambió, encontró un verdadero propósito. Desafiarse en lo deportivo, la ayudó a vivir mejor, a disfrutar más y a ser plena. “A mí la pandemia me ayudó a conectarme conmigo misma. Vivía en un vértigo laboral, familiar, personal que no me hacía bien y sin embargo no me daba cuenta. Ese freno de mano que fue la cuarentena detuvo todo y comencé a mirarme detenidamente”.

“Para ser sincera, nunca les dediqué mucho tiempo a los deportes, ni eran de mi interés. Pero al estar encerrada en casa, vi una vía de escape para empezar a correr. Vivo en Gorina, así que salía a trotar todos los días por mi barrio. Las distancias fueron cada vez más largas, hasta que busqué un profe y un grupo para hacerlo más profesionalmente. Siento como que mi vida siempre hubiese pasado por ahí: adquirí nuevos hábitos de alimentación, nuevas rutinas, duermo mejor, vivo mas feliz. Me encontré conmigo y eso también me hizo vincularme mejor con mi entorno”, asegura “Lala”.

A Helena le pasó algo similar, pero con el yoga. El yoga es una disciplina hindú, originada hace más de 5 mil años, que engloba toda una filosofía de vida. Gracias a la combinación de asanas, respiración, meditación y otras técnicas, ayuda a equilibrar el cuerpo con la mente.

Muchos optan por salir a correr para buscar el equilibrio

Existen numerosos tipos de yoga, así como ejercicios, técnicas y posturas que nos ayudan a conseguir un mayor control físico y mental, con grandes beneficios. El yoga es para todos: principiantes o avanzados, niños o mayores, hombres y mujeres.

“Empecé de manera casual y ahora practico a diario. Gracias al yoga puedo conocerme y aceptarme mejor a mí misma. Puedo vivir feliz con lo que tengo en el momento presente”, dice la mamá de Antonella y Pedro, quienes también son pequeños yoguis.

“El yoga nos enseña a ser nosotros mismos desde la raíz y con el alma. Aprendemos a vivir el aquí y ahora con lo que necesitamos de verdad, disfrutamos, agradecemos, observamos, amamos, respetamos y nos desprendemos de todo lo innecesario. Gracias a las posturas purificamos el cuerpo y lo mantenemos fuerte, flexible y equilibrado. Son el vehículo que nos conecta físicamente con el alma, y van siempre unidas a la respiración”, sostiene esta contadora, que de tener una vida completamente rodeada de números y planillas de Excel, pasó a interiorizarse cada vez mas en esta milenaria actividad.

El yoga, asegura, tiene beneficios múltiples, como el de incrementar la fuerza y la flexibilidad, reducir el estrés y la ansiedad, aliviar dolores musculares y fortalecer el sistema inmunológico.

Practicar yoga es una de las actividades más elegidas para desconectar

Hay distintas clases. Algunos son dinámicos, como el vinyasa yoga, el ashtanga, el rocket yoga, el bikram yoga o el power yoga. Otros más relajados, como hatha yoga, sivananda o iyengar yoga. Y los hay pasivos, como yin yoga, yoga restaurativo, yoga nidra, incluso yoga facial. Para todos los gustos y para todos los niveles. En la ciudad abundan los centros para practicarlo, y en las redes sociales, las clases y la información.

Por su parte, Federico (23) encontró en el arte su conexión consigo mismo. Asegura que es su terapia y habla del tema sobre el que además investigó: “la terapia a través del arte se inició a mediados del siglo XX, y básicamente consiste en el uso de las artes visuales con fines terapéuticos. La idea subyacente es que las representaciones visuales, objetivadas a través del material plástico, contribuyen a la construcción de un significado de los conflictos psíquicos, y favorecen su resolución. La representación plástica sería, desde este punto de vista, un proceso de construcción del pensamiento. Pintar y dibujar nos conecta con las partes más sanas de nuestro sistema nervioso”.

Esta demostrado que el ejercicio físico ayuda con el propósito de vida

 

“Las primeras investigaciones científicas sobre el arte visual se focalizaron sobre sus efectos psicológicos y fisiológicos, mayormente sobre poblaciones de personas con algún trastorno o enfermedad. Y demostraron que las intervenciones con arte visual tienen efectos estabilizadores sobre las personas, reduciendo el estrés, aumentando la auto reflexión y el autoconocimiento, alterando los patrones de comportamiento y pensamiento y también normalizando la frecuencia cardíaca, la presión sanguínea y los niveles de la hormona cortisol (básica en el mecanismo del estrés)”, sostiene el joven, que empezó con los acrílicos y ahora incluso pinta murales en locales comerciales.

“Expresarme a través del arte me dio la felicidad que venía buscando en otros lugares”, afirma, con sus manos totalmente manchadas por las obras que acaba de finalizar en su taller. Estudiaba arquitectura, pero encontró en su nuevo oficio de muralista la forma de transformar su vida. “Ahora siento que soy realmente yo”, resume. Ese yo que somos, pero que se va transformando, para muchos con una conexión y búsqueda personal.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico Promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$60.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $490.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla