Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Temas del día:
Buscar
Espectáculos |NOVEDADES EN LA PANTALLA GRANDE

Lucía Puenzo: “En este contexto, estar en el cine ya es un motivo de celebración”

La cineasta de “XXY” estrena hoy en salas locales “Los impactados”, una película sobre una mujer transfigurada tras ser atravesada por un rayo. “Un cuerpo bautizado por algo del orden de lo extraordinario” que “se rompe y se rehace”, analiza, en diálogo con EL DIA

Lucía Puenzo: “En este contexto, estar en el cine ya es un motivo de celebración”

Mariana Di Girolamo, protagonista de la última película de Lucía Puenzo, que se estrena hoy

Pedro Garay

Pedro Garay
pgaray@eldia.com

29 de Febrero de 2024 | 05:54
Edición impresa

Tantas veces, el mundo real es más sorprendente que la fantasía, más extraño que la ficción: la nueva película de Lucía Puenzo, “Los impactados”, que se estrena hoy en salas locales, responde a esta premisa, relatando la historia de una mujer que tras ser impactada por un rayo, despierta del coma y se da cuenta de que ya no es la misma. La transfiguración mental y física que atraviesa Ada en la película, y otras historias de “impactados” que aparecen en el filme, parecen cosa de ciencia ficción, pero, relata la directora en diálogo con EL DIA, provienen de relatos que los propios impactados le contaron.

Un mundo al que Puenzo se acercó a partir de un guión que le acercó su amiga, la artista plástica Lorena Ventimiglia, que sería finalmente coguionista y directora de arte de “Los impactados”. Ventimiglia se encontraba estudiando las marcas de Lichtenberg, cicatrices que deja el rayo al impactar en un cuerpo, y que toma la forma “del recorrido de ese surco eléctrico que hace el rayo al atravesar el cuerpo de punta a punta, reproduce de manera exacta el dibujo del rayo que impactó ese cuerpo”. Parece un recurso poético, cinematográfico, la marca, dice Puenzo, de “un cuerpo bautizado por algo del orden de lo extraordinario”.

Gracias a esa primera versión del guión, la realizadora de “XXY” y “Wakolda” se internó en el mundo de las tormentas y la electricidad, destapando un universo de estudios y mitos que proviene “de tiempos inmemoriales: el estudio de los cielos y las tormentas es un apartado en sí mismo en el apartado de lo ontológico, de lo arquetípico, diría incluso, de algo que conecta con nosotros desde las vísceras antes que desde la cabeza”.

A la vez, ese aspecto trascendental se entrelazaba lo científico: Puenzo descubrió una comunidad médica dedicada al estudio de los impactados, y esa combinación “me imantó. Había una idea muy científica, muy médica, pero que a la vez tenía un trasfondo poético, simbólico, poderosísimo: el rayo como una metáfora. En la vida de cualquier persona, un rayo que te parte la cabeza, aunque puede no ser rayo literal, sino un sacudón, una pérdida, un enamoramiento, un viaje, que hace que tengamos que barajar de nuevo”.

Puenzo relata que en ese camino iba conociendo historias de sobrevivientes, historias fantásticas, pero que provenían de la realidad porque “todas las historias de sobrevivientes tienen una estructura delirante: que te impacte un rayo es extraordinario, entonces, las historias son extraordinarias”.

“Cuando salen de los estados shock posteriores salen como medio enloquecidas, con hiperacusias, fotofobias, con auras, aberraciones visuales, sin melamina, con el pelo blanco, transformadas como en estos monstruos reconfigurados, con esta marca de la electricidad en sus cuerpos y sin entender qué les está pasando ni quiénes son. Si buscás historias de impactados en internet es muy común que el que era cirujano se transformó en pianista, a la mujer joven que tuvo menopausia precoz ahora sus ovarios se le volvieron fértiles, casos que parecen sacados de la ciencia ficción pero que son absolutamente reales y con base científica”, relata la cineasta.

MUTACIONES

A partir de esas historias, comenzó a tejer la trama de una película sobre personas en los márgenes, un thriller “fincheriano” sobre un grupo de impactados intentando “entender por qué les tocó a ellos, lidiar con los cambios de su cuerpo”.

Pero la película fue mutando, “eligiendo otro camino”, a medida que Puenzo escribía y filmaba la historia de Ada, su protagonista. “Fui entendiendo que la historia iba de otra cosa: no es la historia de un grupo de impactados, sino de lo que pasa cuando alguien tiene la oportunidad de reinventarse. En este caso es literal: hay un surco de neuronas que ya no están ahí, esos caminos sinápticos que hacía esa persona para ser quien era no están más ahí, entonces no hay más autoengaño posible, no hay posibilidad de seguir actuando igual, no hay posibilidad sino la reinvención”.

“Los impactados” cambió entonces, de “una peripecia de aventuras” a la historia de un cuerpo, el de la actriz Mariana Di Girolamo, que encarna a Ada, “que se rompe y se rehace: en ese camino su cuerpo hace locuras, funciona de manera distinta. Seguir ese camino nos fue llevando a un género híbrido, nos sacó de la película que estábamos haciendo por la tangente”. Incluso, cuenta Puenzo, durante la edición, “la película se resistía a ser una cosa” y la directora terminó escribiendo una nueva trama, que completaba el pasado de Ada y que se transformó “en el corazón de la película”. Las escenas se rodaron meses después del final original del rodaje.

“Los impactados” se alinea así con otros trabajos de la directora de “El niño pez” por esos cuerpos y sexualidades que se revelan atravesados por tensiones. “No me di cuenta tan rápido que eso iba a estar ahí…”, confiesa Puenzo. “Me pasa mucho, empiezo con una idea nueva y después me doy cuenta que aparecen ahí obsesiones que evidentemente me acompañan. Cuando me metí en esta historia, era por la fascinación y el deseo de sumergir al espectador en esa locura visual y sonora que atraviesan los sobrevivientes, pero muy rápidamente entendí que en esas marcas que atravesaban a esos personajes de los márgenes había un montón de recurrencias con películas y libros míos”.

EL PRESENTE Y EL FUTURO

Y a pesar de esta continuidad, es a la vez otro desmarque de las expectativas en la filmografía de Lucía Puenzo, que parece siempre estar contando historias distintas con puestas diferentes a sus anteriores trabajos: ahora prepara una serie sobre “el espectro emocional de la inteligencia artificial, genoides y androides antropomórficos en la selva”, “Futuro desierto”, mientras se prepara para el inminente estreno de la segunda temporada de “Señorita 89”, una de crímenes en el mundo de las competencias de belleza. Así, de hecho, filmó “Los impactados”, mientras hacía la posproducción de “La Caída”, su anterior filme, y comenzaba a preparar la segunda temporada de “Señorita 89”, que comparte a los hermanos Larraín como productores.

“Los impactados” se estrenó finalmente en el Festival de San Sebastián, y llega al país medio año después, en un contexto extraño, enrarecido y crítico, admite Puenzo, para estrenar una película.

“Estar en el cine ya es un motivo de celebración” ya ni siquiera pensamos si podremos llevar espectadores a las salas”, se resigna, y cuenta que “durante muchos meses pensamos que quizás ni la íbamos a poder estrenar”.

La realizadora confiesa su preocupación por el futuro del cine argentino, pero también por otras áreas de la cultural, “y también por la educación pública, la salud pública, el costo de la vida”. En ese contexto, “no sé cómo la gente va a pagar una entrada de cine, si no puede pagar la luz”, se lamenta.

Lucía Puenzo en el set de “Los impactados”

Pero no baja los brazos. “Vamos a tener que dar todas las batallas que haya que dar para defender esta que es una industria más, con mucho derecho a existir: hay muchísima gente que vive de esto. Y muchísima desinformación: se plantea que si existe el cine no alcanza para otras cosas, esa es la base de la desinformación”, dice, en referencia a la falsa dicotomía planteada por el Poder Ejecutivo, que señala a la cultura como culpable del déficit y la pobreza, cuando el INCAA se financia con recursos autogestionados.

Hoy el INCAA se encuentra en una delicada situación, que a Puenzo le parece “una intervención” y que sospecha que puede conducir hacia un vaciamiento “que puede ser final”.

Pero “hay que entender que hay que seguir”, dice. “Dar pelea, trabajar en contra de la información falsa que lanza este gobierno que ya nos erigió a los trabajadores de la cultura como enemigos simbólicos, quizás como bomba de humo para tapar la destrucción que están haciendo en todo el país”.

 

 

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Para comentar suscribite haciendo click aquí

ESTA NOTA ES EXCLUSIVA PARA SUSCRIPTORES

HA ALCANZADO EL LIMITE DE NOTAS GRATUITAS

Para disfrutar este artículo, análisis y más,
por favor, suscríbase a uno de nuestros planes digitales

¿Ya tiene suscripción? Ingresar

Básico Promocional

$120/mes

*LOS PRIMEROS 3 MESES, LUEGO $2250

Acceso ilimitado a www.eldia.com

Suscribirme

Full Promocional

$160/mes

*LOS PRIMEROS 3 MESES, LUEGO $3450

Acceso ilimitado a www.eldia.com

Acceso a la versión PDF

Beneficios Club El Día

Suscribirme
Ir al Inicio
cargando...
Básico Promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$120.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $2250.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla