Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
ENFOQUE

Mártires y tragedias detrás del 1° de Mayo

Por OSCAR CUARTANGO (*)

Mártires y tragedias detrás del 1° de Mayo

Uno de los actos realizados ayer en la capital federal por el Día del Trabajador

El sentido histórico del 1° de Mayo se nutre de las reivindicaciones obreras que, desde la conquista inaugural de la "jornada de ocho horas" a nuestros días, refundan permanentemente las bases de la justicia social. No hay un único momento sino más bien un devenir constante que carga de significaciones el día de los trabajadores en todo el mundo.

El bautismo de fuego inaugural fue uno de los procesos judiciales más indignantes de nuestra historia -el que condenaría a Michel Schwab, Louis Lingf, Adolpf Fischer, Samuel Bielden, Albert Parsons, Oscar Hebe, Hessois Auguste Spies y George Angel- y abre la larga lista de los caídos en la lucha por la defensa de los derechos de los trabajadores. A ellos, años después, se sumarían los Mártires de Boston, Nicola Sacco y Bartolomeo Vanzetti.

Nuestro país no permaneció exento de esa realidad vergonzante. Desde aquel 1° de Mayo de 1886 cientos de trabajadores argentinos han sido víctimas de represiones y masacres semejantes a las que denuncia esta conmemoración. En 1904, también un 1° de Mayo, era asesinado el héroe nacional toba Juan Ocampo en una concentración a la que asistieron 70 mil trabajadores, y en 1909 otros 12 obreros víctimas de la represión se sumarían a la centenaria lista de los mártires nacionales.

Han pasado ya más de 130 años desde que la lucha obrera irrumpió en la conciencia pública y ganó, trágicamente, su día. Los costos de sus conquistas exceden en mucho esta pequeña antología, pero sus frutos siguen siendo en la actualidad la base que sustenta la mayoría de nuestros triunfos laborales. Tan estupenda gesta apenas ha podido ser opacada por el vendaval flexibilizador que durante la década de los 90 diezmó el caudal de las reivindicaciones obreras acumuladas a lo largo del siglo.

No podemos decir aún que se han acabado las injusticias y es por eso, que desde nuestros respectivos lugares la vigencia de las demandas de los trabajadores nos llama a seguir construyendo respuestas. Bajo la gestión de Daniel Scioli, al frente de la Provincia, el trabajo digno se erige como la principal herramienta de inclusión social. Para que éste cumpla su rol más legítimo debe ser, ante todo, un trabajo de calidad, un trabajo decente, tal como lo estipula la Organización Internacional del Trabajo.

En el área de gobierno a mi cargo estamos empeñando nuestra actividad tanto en la creación de nuevas fuentes de trabajo que respondan a esa demanda permanente, como al mejoramiento de los puestos ya existentes. En esa búsqueda de calidad del trabajo la actividad combina los esfuerzos del sector público, del sector privado y de las representaciones gremiales que nuclean a los trabajadores en todas las ramas de la actividad económica. Estamos desarrollando políticas activas para la creación de empleo y la capacitación profesional; y en forma paralela impulsamos la tarea inspectiva que asegura el cumplimiento de las normas consagradas: la jornada laboral de ocho horas, el descanso mínimo y las condiciones de seguridad e higiene en el ámbito de trabajo.

En el sector público, la institucionalización de la negociación colectiva como herramienta insustituible para generar relaciones laborales menos conflictivas permitió la activación de ámbitos de búsqueda de consensos en la creación de un proyecto de Organo Imparcial. La creación de esta nueva área nos permite dirimir los conflictos entre el Estado y los servidores públicos, al tiempo que impulsa la actividad conjunta para la prevención de la siniestralidad laboral y hasta la mejora edilicia. Una expresión de ello se ve materializada en la nueva radicación de la Delegación La Plata de este ministerio.

Así como nuestra breve reseña sobre la gesta laboral, somos concientes de que esto es sólo algo de lo mucho que debemos y podemos hacer para contribuir al reconocimiento y la defensa de los derechos de los trabajadores. Sabemos que la lucha sigue y que estamos comprometidos en ella. Por todo esto desde nuestra gestión queremos conmemorar el Día del Trabajador haciendo presente el pasado heroico que en la figura de los mártires alienta nuestra tarea actual e inspira nuestros próximos pasos en la búsqueda de la justicia social.

(*) Ministro de Trabajo bonaerense

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...