Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
A LA INTEMPERIE CON 35 GRADOS BAJO CERO

La aventura del superviviente de la Antártida, con ojos platenses

Tras la aparición del geólogo argentino perdido en medio de una tormenta glaciar, analizan cómo fue que lo pudo lograr

EL GEÓLOGO CORDOBÉS MATÍAS VACA, QUIEN LOGRÓ REGRESAR POR SUS PROPIOS MEDIOS AL CAMPAMENTO DE ISLA ROSS LUEGO DE PERMANECER PERDIDO DURANTE 34 HORAS EN MEDIO DE UNA TORMENTA ANTÁRTICA
EL GEÓLOGO CORDOBÉS MATÍAS VACA, QUIEN LOGRÓ REGRESAR POR SUS PROPIOS MEDIOS AL CAMPAMENTO DE ISLA ROSS LUEGO DE PERMANECER PERDIDO DURANTE 34 HORAS EN MEDIO DE UNA TORMENTA ANTÁRTICA

Luego de permanecer a la intemperie en medio de una tormenta de nieve en la Antártida Argentina, un geólogo argentino apareció con vida tras pasar 34 horas viviendo esa experiencia límite. El episodio conmovió al país durante la última semana y la magnitud del logro fue destacada por expertos platenses en campañas antárticas, quienes analizaron el hecho a la luz de sus propias experiencias en el continente blanco.

El científico, identificado como Matías Vaca, de 28 años, y oriundo de la provincia de Córdoba, logró regresar por sus propios medios al campamento instalado en la parte norte de la Isla James Ross, luego de perderse mientras se trasladaba de una carpa a la otra en momentos en que se desataba un fuerte temporal que impedía casi por completo la visibilidad.

Vaca se extravió a las 19.30 del último martes y se reencontró el jueves a las 5.30 con los otros tres miembros de la dotación científica. Para entonces la tormenta se había calmado y se alistaba ya un operativo de búsqueda desde la Base Marambio.

Cuando Vaca se perdió en la isla Ross, soplaba una gran ventisca o “blizzard”, como se conoce en la jerga antártica a los temporales fuertes de viento y nieve, asociados a temperaturas de entre menos 15 y menos 35 grados centígrados y vientos de más de 100 kilómetros por hora.

El geólogo fue hallado “en buen estado de salud” y “sin signos de congelamiento”, por lo que fue trasladado en helicóptero a la base Marambio para luego volar a Río Gallegos, en Santa Cruz, a bordo de un avión Hércules de la Fuerza Aérea Argentina.

El episodio se produjo sin que rescatistas de la Base Naval de Ushuaia, dependiente de la Armada, ni de la Base Marambio, a cargo de la Fuerza Aérea, llegaran a intervenir por las características del lugar donde se produjo y la intensidad del temporal.

Según los testimonios, el geólogo logró sobrevivir a los momentos más difíciles de la tormenta a la intemperie, cavando una cueva en la nieve.

Vaca, quien llegó a la Antártida por un convenio entre la Universidad Nacional de Córdoba, donde estudió, y el Instituto Antártico Argentino, no era la primera vez que visitaba el continente blanco.

De acuerdo con voceros del Instituto Antártico Argentino, el geólogo cordobés ya contaba con experiencia previa por haber participado de otras campañas antárticas, lo que le habría facilitado encontrar una forma de supervivencia durante el temporal.

El extravío fue alertado el martes a la noche a través de un teléfono satelital con que contaban los otros miembros del campamento: dos becarias y un técnico del CONICET, Alvar Sobral, nieto del legendario prócer antártico, Alférez José María Sobral.

La dotación de científicos había sido trasladada al Continente Blanco el 22 de enero para cumplir con una rutina anual de investigaciones sobre la geología de la zona.

opinion platense

Para el guardaparque platense Mariano Spisso, quien suma varias campañas cumpliendo funciones en el continente antártico, son muchos los factores que inciden para definir el desenlace de una situación en la que un integrante de alguna dotación antártica se pierde en el hielo.

“Entre los factores a tener en cuenta se cuenta la experiencia en la montaña, pero no es el único. También hay otros, como la climatología, el horario, el estado físico de quien se pierde y sobre todo tener una buena comunicación”, indica Spisso.

Según el guardaparque platense “actualmente contar con un equipo de gps es vital en el continente antártico”.

Una de las razones es que durante una tormenta de nieve no se puede ver nada. Cuando la nevada se cierra es imposible ubicarse en el lugar sin contar con un gps”.

Para Spisso, el hecho de que se tratara de un geólogo que se perdió cerca del campamento contribuyó al desenlace favorable.

“En los casos más frecuentes, la confianza te juega en contra. Hay que imaginarse una tormenta con temperaturas de 30 grados bajo cero y vientos de más de cien kilómetros por hora. En esas condiciones es imposible ver nada y la tecnología de un gps se transforma en algo vital”.

Mariano Spisso, que es guardaparque, se desempeña en la base Orcadas, donde hace monitoreo de la fauna de la región, estudiando cómo repercute en ella el cambio climático.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...