Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
DEJARON EL TRABAJO, VENDIERON COSAS Y SE LANZARON A LA AVENTURA

Con cinco perros en un Mehari, dos platenses salieron a recorrer el país

Son de Villa Elisa. El entrena canes y ella es veterinaria. Convirtieron el auto en una “cucha móvil”

Hasta hace unas semanas Diego Núñez - 29 - y Sofia Piazza - 35 - vivían en Villa Elisa. Habían montado una guardería canina en su casa y tenían una vida organizada, pero el deseo de “salir de la burbuja” los llevó a transformar su auto Mehari en una “cucha móvil”: cargaron a sus cinco perros y salieron sin rumbo fijo a transitar las rutas argentinas.

Diego y Sofía se obsesionaron con conocer nuevos horizontes, buscar posibilidades e inmiscuirse en culturas diferentes. Para financiar el sueño vendieron todo lo que no les serviría; dejaron la casa que alquilaban, el trabajo, la guardería canina, el servicio veterinario, las plantas y la huerta. El lema fue, “vamos a probar que se puede vivir sin los lujos del hogar”. Y reunieron lo suficiente para vivir durante varios meses, aun que proyectan hacer ocasionales trabajos y buscan ayuda para solventar el viaje.

La pareja, que se definió como feliz y soñadora, aseguró que la experiencia hubiera sido imposible de transitar sin sus “hermanos” caninos: Lola y Marmota - bóxer -; Dinamita - dálmata -; Salchicha - ídem - y Rata - mestiza -.

“Al principio se estresaron, pero ahora para ellos es un paseo largo”, contó Diego, entrenador de perros y apasionado observador del comportamiento animal. En ese sentido destacó que la “manada” se lleva muy bien.

Sofía que es veterinaria remarcó la solidaridad de los que les ofrecieron desde un lugar donde parar o el baño para darse una ducha. Es que no paran en hoteles y por lo general duermen en un “trailer casa” desplegable, que remolcan con el Mehari y viene equipado con cama de dos plazas, instalación eléctrica y baulera. “Se arma en tres minutos y es muy espacioso”, cuentan, aunque “por cuestiones prácticas del viaje”, también esa comodidad está en venta.

“Primero recorrimos la costa bonaerense desde Punta Indio hasta Pinamar; después fuimos a Tandil, Sierra de la Ventana, Ayacucho y, en el pueblito La Constancia, conocimos a otros viajeros que vienen manejando desde Alaska”, señaló la joven.

En relación al auto en el que se movilizan contó que tiene casi 40 años, pero fue hecho prácticamente a nuevo por Diego.

“Su mecánica es sencilla y yo aprendí muchas cosas para ir reparándolo si se rompe; la ventaja que tiene es que es imparable en todo tipo de caminos”, aseguró el incansable viajante que lo único que desea es seguir descubriendo pequeños pueblos y a su gente.

Los aventureros también abrieron una cuenta en Facebook para que quienes lo deseen sigan su itinerario tramo a tramo. Se trata de la página La vuelta del Perro - Expedición Veteacasa; en ese sitio le desean a sus seguidores que la experiencia “les sirva de empujón para atrapar sus sueños, coleccionen momentos de vida, lindos recuerdos, felicidad, que es lo único que nadie les quitará nunca”

Desde Coronel Suárez, la ciudad donde nació Sofía, contaron ayer que en unos días partirán hacia las provincias del centro y, en esa especie de mudanza sin fin, ni se plantean la posibilidad de radicarse en algún lugar. “Vamos a recorrer lo que se pueda, nos encantaría encontrar una ayuda para contar las vivencias en un libro”, señaló Diego.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...