Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

Marian, la bomba que saltó el paredón y se fugó de la casa de "Gran Hermano"

Gracias al episodio de la hermanita y su compinche Dante, la casa más famosa le ganó a Tinelli

La fuga de los participantes de “Gran Hermano” fue la novelita del fin de semana. El miércoles, consiguieron que el programa le ganara en el rating a Tinelli.

Todo comenzó cuando, sorpresivamente, Marian Farjat, escandalosa protagonista del “Gran Hermano” del año pasado, fue incorporada a la casa de “GH” de esta temporada. Se sabe que el reality televisivo no tiene reglas claras y maneja a sus participantes según la lógica del siempre caprichoso y esquivo rating, por lo cual la decisión, extraña, no llamó la atención por sí misma.

Pero Marian parecía dispuesta a dejar atrás su vida en la casa y comenzar su carrera como mediática, a la par de su pareja, el cantante tropical y ahora también panelista Brian Lanzellotta, a quien conoció en la casa el año pasado y que fue expulsado del concurso, cuando venía bien perfilado para ganarlo todo, debido a una violenta pelea que mantuvo con Marian.

“Marian estaba desesperada por conseguir un celular y ver los tweets que había puesto Brian en los últimos días. Se ve que algún grito había escuchado o interpretó que Brian había dicho algo sobre ella”

La relación siguió por esos carriles fuera de las cámaras: la pareja se convirtió fuera de la casa en oficial, pero se pelearon con escándalo cuando él descubrió unos mensajitos de ella a un jugador de fútbol; y la misma situación se repitió un par de veces hasta que, en plena convivencia, se pelearon y Marian se metió en la casa de “GH”.

Para colmo, ni bien ingresada, Marian subió las escaleras y buscó tentar con sus dotes femeninos al rey de la casa, Dante. ¡Y lo consiguió! ¿Enviada por Jorge Rial? ¿La inclusión de Farjat en la casa fue bajo la condición de que Marian ‘hiciera lo suyo’ y revolucionara “Gran Hermano”? Quién sabe. Lo cierto es que, como si estuviera guionado, la ex y actual hermanita construyó en un par de días un escándalo mayúsculo que ayudo a elevar las audiencias notablemente. Comenzó con sexo en el altillo, y terminó con la fuga de los hermanitos.

LA FUGA

Marian tuvo sexo con Dante apenas ingresada, y se encargó de llevar a uno de los candidatos a ganarlo todo por el mal camino: dos días después comenzó a treparse por la tapia que separa el patio de la casa del exterior y pidió ayuda a Dante, que se sumó a la trevesura. Acto seguido, ambos pasaron del otro lado y se cortó la transmisión. A lo “Truman Show”.

“Marian estaba desesperada por conseguir un celular y ver los tweets que había puesto Brian en los últimos días. Se ve que algún grito había escuchado o interpretó que Brian había dicho algo sobre ella. Y leyó los tweets. En cambio Dante no quiso saber nada del afuera, de hecho estaba totalmente arrepentido de haber salido. Ambos salieron y luego volvieron a entrar a la casa”, reveló el periodista Germán Ávalos Billinghurst, haciendo referencia a los tuits que había publicado Brian el sábado por la noche.

Allí, un intoxicado amante escribía añorando a su Marian que “Amo a esa mujer con sus defectos y virtudes; ella es para mí y yo para ella. Listo, díganme pelotudo por siempre”. Y aunque al día siguiente, arrepentido, escribió: “Uuuuuuuuh. La próxima que tome, sáquenme el celular por favor. Que gil de mierda que soy. Tener el celular mamado es como un mono con navajas. Chau, buen día”, también se sintió contento por el motivo de la huída de Marian…

Por supuesto, el escape duró un suspiro: los fugitivos regresaron, permanecieron aislados y justo cuando parecía que el programa iba a dejarlos permanecer en la casa para seguir elevando las audiencias, Rial se enojó (ver aparte) y la sanción fue la lógica: expulsión de ambos del certamen.

Aunque, con las reglas flexibles que maneja el programa, habrá que ver si se sostiene…

Antes de irse, por supuesto, Marian hizo más de las suyas: “cuchareó” y algo más bajo las sábanas con Dante, pero, sorprendentemente, afirmó que tenía ganas de estar con Agustín:  “Si no me voy, el viernes me lo co…”, disparó ante la sorpresa de otras participantes, que le recomendaron que use un poco la cabeza.

Del otro lado de la pantalla, Brian, panelista de “El debate”, miraba azorado a su ex, y Francisco Delgado, ganador de la edición anterior y amigo del cumbiambero, le disparaba sin piedad: ¿Sabés qué es lo que tenés vos? Lo que hablamos mil veces, y a mí me pasó muchos años, que vas en una bicicleta con un palo. Y vas metiéndote el palo todo el tiempo adentro de la rueda. ¡Te autoboicoteas, hermano! Porque lo que hace esta piba, lo hace todo el tiempo para dejarte mal parado, para desprestigiarte y hacerte quedar como un forro… ¡que no lo sos! Y si hay alguien que sabe que no lo sos, soy yo porque estamos todo el día juntos. Entonces, tenés que abrir los ojos y tenés que darte cuenta que esta piba no te quiere. Y es lo que pienso y, a partir de ahora, nunca más hablo de Marian”.

Mientras se debatía la sanción y Brian sufría, Marian seguía: participó de una experiencia swinger que fue de la pileta al jacuzzi y tuvo como finalidad hacer pelear al núcleo del “grupo de Dante”. 

Esa misma noche, Gran Hermano se pronunció: “Ante la violación extrema del reglamento de Gran Hermano, donde dos participantes dejaron la casa poniendo en riesgo no sólo su continuidad en el juego sino su integridad física, Gran Hermano decide la inmediata expulsión de Marian y Dante”, fue la sentencia. Así, el pasaje ultra hot de Marian por la casa terminó: muchas olas, pero sin demasiada consecuencia. ¿Será su última entrada?

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...