Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 24 °C
Parcialmente nublado
Humedad: 47 %
25.2.2018
LOS CUIDADOS PARA UN USO CORRECTO

Llega el verano y es el momento de acondicionar la pileta de natación

Una buena preparación incluye reparar cualquier daño en la superficie y una limpieza a fondo, antes de comenzar con las tareas de pintura

Acondicionar la piscina antes de comenzar a usarla es clave para su mantenimiento y mejor disfrute/shutterstock

Cada año las piscinas deben ser pintadas/ shutterstock

El inicio de la temporada estival con sus días de calor invitan a pasar el día alrededor de la piscina. Sin embargo, cada año requiere algún mantenimiento básico.

Hay que recordar que antes de comenzar a pintar cuando las piscinas son nuevas deben dejarse curar al menos dos meses llenas de agua, debido a que todos los materiales cementicios poseen en su interior sales solubles, que en el proceso de secado pueden ser trasladadas a la superficie, formando el conocido salitre. Al dejarla llena de agua durante el período recomendado, se logrará la eliminación superficial de esas sales. Si no se respeta este tiempo, la película de pintura puede dañarse. Además es necesario tratar la superficie con ácido muriático. La función del ácido es eliminar todo los restos de salitre y sarro, además de permitir una mejor adherencia de las pinturas. Lo aconsejable es realizar este tratamiento con una solución al 50 por ciento de ácido en agua, y hacerlo luego de haber lavado perfectamente las superficies para eliminar todo resto de contaminantes grasos, para permitir que el ácido actúe correctamente.

Esta operación debe realizarse tanto en piletas nuevas como en casos de repintado, ya que el sarro se adhiere también a las pinturas. La superficie debe trabajarse con una elevada concentración de ácido, y luego enjuagar para arrastrar los restos de la reacción química que se produjo. La versatilidad de las pinturas para piscinas es tal, que permiten repintar sin tener en cuenta qué se utilizó anteriormente. Por supuesto, deben respetarse las condiciones de aplicación de cada una de ellas y el correcto trabajo de preparación de las superficies, que incluye: lavado con agua y detergente; descontaminado con lavandina o cloro para eliminar restos de algas o verdín; tratamiento con ácido muriático y posterior lijado de la superficie; y la terminación con un buen enjuague. La pintura debe dejarse secar, una semana antes de proceder al rellenado de éstas: tanto las pinturas de base solvente como las de base agua secan en apariencia rápidamente. Pero es necesario dejar que la película adquiera totalmente la resistencia al agua que va a necesitar para resistir una prolongada inmersión, y el ataque de los productos que normalmente se usan para mantener el estado sanitario del agua.

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...