Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Alarma la ola de odio y violencia que se multiplica por las redes sociales

La mayoría de las víctimas son chicos pero también, muchas veces, lo son quienes impulsan las agresiones virtuales y las viralizan. Qué dicen los especialistas y cómo deberían actuar los adultos para afrontar una problemática creciente

Alarma la ola de odio y violencia que se multiplica por las redes sociales
13 de Octubre de 2019 | 02:03
Edición impresa

Ya desde los diez años, la mayoría de los nenes argentinos tiene su celular y, gran parte de ellos, lo usa con un objetivo claro: navegar por redes sociales. Si bien por edad no deberían tener una cuenta, casi nadie respeta la norma y es frecuente que nenes de once o doce años manejen libremente su propio perfil en la web. El hecho no sería tan preocupante si detrás del fenómeno no se escondiera uno que, de tan repetido, ya tiene nombre propio: fenómeno hater. ¿Qué hacer para proteger a los más chicos ante la andanada de crueldad que parece desatarse cada vez con más fuerzo en el mundo virtual?

“Es importante comprender que en las dinámicas de grupos la tendencia a la identificación con el ‘grupo’ y la diferenciación de otros distintos a él es un aspecto constitutivo -dice el psicólogo clínico Pablo Díaz-. Por lo tanto, es importante trabajar con los niños y jóvenes para que el manejo de lo diferente no sea a través de la violencia y descalificación, reforzar dinámicas en donde puedan darse cuenta que lo distinto a uno no es amenazante”.

El llamado fenómeno Hater (odiador, en inglés) se manifiesta con toda su fuerza en internet y cala más hondo en los jóvenes que, por transitar una etapa en formación y en plena construcción de su personalidad, son más vulnerables y cuentan con menos herramientas psicoemocionales que algunos adultos para hacerles frente a los comentarios despectivos o, incluso, a las críticas destructivas.

“Estamos cada vez más convencidos de que tiene que ver con algo más macro: con los valores y la sociedad que forjamos”, apuntan desde la Asociación Chicos Net, donde se impulsa el uso seguro, responsable y significativo de las Tecnología de la Información y Comunicación (TIC).

Quienes analizan el tema aseguran que resulta fundamental enseñar a los niños y jóvenes sobre la importancia de la realidad digital, algo que debe darse en la casa y replicarse en los colegios. Y la necesidad no es menor: por un lado se encuentra el ciberbullying y por el otro, cada día más naturalizado, el conjunto de registros que son arbitrariamente subidos a las redes mostrando actos de violencia o abusivos, de vandalismo y hasta criminales.

Un estudio revelado recientemente por Facebook indica que en el primer trimestre del 2018 se eliminaron cerca de 3,4 millones de imágenes violentas, casi el triple que en el trimestre anterior. En diciembre de 2015, hasta ese momento -menos de dos años- se emitieron en vivo y en directo no menos de 45 casos de violencia en Estados Unidos que incluían violaciones, asesinatos, tiroteos, maltrato infantil, tortura, suicidios e intentos de suicidio.

“...Tiene que ver con algo más macro: con los valores y la sociedad que forjamos”

 

El informe de Facebook viene a sumarse a otro reciente -realizado en este caso por Unicef- que asegura que uno de cada tres adolescentes y jóvenes dice haber sido víctima de ciberacoso.

El sondeo, en el que participaron de forma anónima más de 170 mil personas de entre 13 y 24 años, señala que uno de cada cinco jóvenes llegó a saltarse clases como consecuencia de ese acoso en internet y de violencia. De acuerdo al relato de la mayoría de los consultados, redes sociales como Facebook, Instagram, Snapchat y Twitter son el lugar más común para el ciberacoso.

Según la encuesta, además, los jóvenes no se ponen de acuerdo sobre quién debe poner fin a este fenómeno, con un 32 % de los encuestados apuntando a los gobiernos, un 31 % a la propia juventud y un 29 % a las empresas de internet.

 

Multimedia

Esteban Ierardo (filósofo).- “La religión del odio digital es quizá una de las mayores contradicciones del desarrollo tecnológico: la sofisticación técnica usada como descenso al sótano de un primitivismo emocional. Como en tantas cosas, el hombre del futuro y el del pasado mezclados en una misma y sudorosa exhalación”

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla