Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
El Rock, la “maldita” influencia occidental que ayudó a tirar el muro

Recitales que nunca fueron, las ondas radiales atacadas desde todos los ángulos y el rock que se colaba por las grietas del muro

El Rock, la “maldita” influencia occidental que ayudó a tirar el muro

19 de julio de 1988 los alemanes sobre el muro disfrutando de Bruce Springsteen /archivo

9 de Noviembre de 2019 | 02:20
Edición impresa

El muro de Berlín construido en 1961, no solo quiso aislar a los habitantes sino también intento crear una cultura nueva y alejarse de lo que calificaban como la decadencia producto de la democracia. “¿Realmente tenemos que copiar toda la basura... con toda la monotonía de su ‘yeah, yeah, yeah,“ es la frase que quedaría en la historia dicha por Walter Ulbricht, el líder de la República Democrática Alemán. Desesperados por la creciente influencia en la juventud por medio de la música, la Policía Secreta Alemana (Stasi) intento en vano popularizar el “Lipsi.” De acuerdo a diferente autores, “a nadie le interesó mucho porque el baile que promovía era rígido, no preveía ningún movimiento de cadera.” “Para evitar que los jóvenes cayeran en los vicios del capitalismo, el régimen trato de imponer el ‘lipsi’, que pretendía hacer frente al movimiento de caderas de Elvis que en los sesenta causaba furor en cualquier programa musical de Occidente.”

El furor por este baile duro muy poco, el propio Uldricht con mas de 70 años en 1962 trato de acercarse a la juventud y mostrar su modernidad bailando el twist. Sin embargo se intentaba de cualquier manera limitar la creciente influencia del Rock en la juventud. En fiestas, bailes y radios regían cuotas sobre la cantidad de tiempo difundir esta música por sobre la aprobada por el Estado. Las radios soviéticas poco podían hacer para combatir a las cada vez mas escuchadas radios de occidente y su odiada influencia.

En 1969 la República Democrática Alemana quería festejar sus 20 años de existencia, su fundación. Unos días antes al día de la celebración, un locutor de una pequeña radio del lado capitalista del muro, RIAS, tuvo la gran idea de comentar que los Rolling Stones planeaban hacer un recital sorpresa desde el techo de un edificio pegado al muro. Ese edificio era propiedad de Axel Springer, un magnate Alemán dueño de una gran cadena de medios. El comentario se convirtió en un rumor que se propago como el fuego en un campo seco. Para muchos es había convertido en un hecho. Los jóvenes escribían con tiza las paredes de la ciudad amurallada propagando el mito. La Stasi, los arrestaba si los encontraba. Llego a prohibir el acercamiento hacia esa zona del muro ese día.

A pesar de que no se realizo el concierto ese día, si rompieron la ley de la República Democrática Oriental cientos de jóvenes. Muchos de los cuales fueron arrestados y golpeados, en algunos casos fueron declarados “elementos anti socialistas” y exiliados al oeste lejos de sus familias, solo por querer escuchar un poco de rocanrol. Esta brutal represión fue un intento por parte de la policía para frenar el avanza de la música occidental, pero también demostró a las autoridades que los fans del rocanrol no podían ser controladas. La Stasi los siguió persiguiendo pero esto solo sirvió para cementar una sensación de pertenencia y rebeldía en los jóvenes. Campino, cantante de Die Toten Hosen, una banda de punk de Alemania occidental de aquella época, dijo en una entrevista en esos años acerca de los jóvenes “tenían una especie de orgullo, de creencia. Los chicos del este pensaban que en occidente podía tener la mejor ropa, la mejor moda, y todas esas cosas. Pero ellos tenían amistad y se ayudaban entre ellos y que no eran superficiales.”

La música se filtraba por todas partes hacia el corazón de la Alemania Comunista. Los jubilados, despreciados por no ser productivos para el imperio también hacían su parte. Ellos gozaban del permiso para cruzar el muro con total libertad. Se convirtieron en transportistas de discos para sus nietos.

Sorprendentemente uno de los lugares donde prolifero la música prohibida fueron las iglesias. El gobierno trataba de no provocar la critica internacional, por lo que dejaban a los recintos religiosos en paz. Estos no tardaron en convertirse en “espacios protegidos,“ las primeras bandas de la música prohibida hacían sus recitales allí. Dirk Kalinowski, cantante de la banda punk Zerfall, contó “podían detenerte antes de entrar o salir de una iglesia, pero dentro estabas a salvo.” Los pastores protestante entre salmos y oraciones detenían el servicio evangélico para que los jóvenes músicos pudieran tener sus primeros recitales frente a las congregaciones.

En 1987 David Bowie toco junto el lado occidental del muro, casi como lo habrían hecho los Stones de concretarse ese mítico recital. Dien DIetze era el jefe de la policía de Berlín Oriental, y estaba literalmente parado sobre el filo de una espada. Le pedían orden y control, pero solo podía hacerlo montado sobre la represión. “Estaba claro para mí que la música, el rock, pertenecía a los jóvenes, que no había manera de que se les pudiera negar,“ recuerda sobre esos días. Ese fue el origen de una serie de conciertes en los sucesivos años que culminaría con la caída del muro. Bob Dylan y Bruce Springsteen fueron otros dos artistas que pudieron realizar los históricos conciertos.

Le toco el turno a Bruce Springsteen el 19 de julio de 1988. Congrego ese día junto al muro a trescientos mil alemanes orientales. Algunos dudan todavía si el rock contribuyo a la caída del muro. “El Jefe,“ como es conocido toca sobre el muro durante mas de 4 horas. Como dice la letra con la que inicio el recital, “No se puede encender un fuego sin una chispa.” “Campanas de libertad,“ fue otra de los hits que hizo sonar. Y escuchar corear a los miles de espectadores la canción “Nacido en los Estados Unidos,“ fue sin duda un duro golpe a las autoridades.

La represión transformada en miedo en 1960 era la herramienta para controlar, para 1980 el miedo se había ido. Treinta y seis años cuando murió Bowie, la secretaria de asuntos extranjeros de Alemania twitio:” Adiós, David Bowie. Estas ahora entre los Héroes. Gracias por haber ayudado a derribar la pared.” Finalmente hace 30 años de hoy, cayo el muro mientras que Los Rolling, Die Toten Hosen, Bruce Springsteen, David Bowie, The Scorpions siguieron tocando.

 

Multimedia

19 de julio de 1988 los alemanes sobre el muro disfrutando de Bruce Springsteen /archivo

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla