Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
COMIENZA EL CICLO MÚSICA Y ORACIÓN

Cappella del Plata interpreta a Delalande para la Semana Santa

Dirigido por Sergio Casanovas, el conjunto de música renacentista, barroca y preclásica abrirá la clásica serie de conciertos

Cappella del Plata interpreta a Delalande para la Semana Santa

Sergio Casanovas junto a Marisú Pavón

Con más de un cuarto de siglo, el Ciclo Música y Oración abre su temporada 2019 mañana por la noche, desde las 20 en el Camarín de la Virgen, Templo Mayor de la Iglesia Catedral de La Plata, con un programa titulado “Meditación de Semana Santa”, integrado por el Oficio del Miércoles y Viernes Santo con la música compuesta por el compositor barroco Michel-Richar de Lalande, interpretado por la Cappella del Plata, el conjunto dirigido por el Maestro Sergio Casanovas que se dedica a difundir y ejecutar la música renacentista, barroca y preclásica.

Con ingreso libre, la novedad del repertorio, afirma Casanovas, es que se trata de “un programa compuesto por música exclusivamente del compositor barroco Michel-Richar de Lalande”, que ya se ha escuchado en nuestra ciudad (también interpretado por Cappella del Plata) aunque nunca con una velada dedicada exclusivamente a su música.

De Lalande trabajó para la corte de Luis XIV, aunque como la mayoría de los compositores de aquella época, explica Casanovas, lo hizo a la sombra de Jean-Baptiste Lully, el compositor más relevante de aquella corte.

“El trabajo que hacemos desde Capella del Plata y quienes nos dedicamos a la música antigua es sacar a la luz a compositores que no han trascendido tanto”, explica el Maestro sobre el deseo de recuperar esas músicas, parte del proyecto del grupo formado a principios de siglo luego de que Casanovas compartiera conciertos de estas músicas con Esteban Manzano. A ellos se sumaría Marisú Pavón, los tres formados por el reconocido Gabriel Garrido, experto en la música de este período, para dedicarse a la música del Seicento, movimiento musical que tuvo lugar en la Italia del siglo XVII, momento de las Academias y Cameratas donde intelectuales, poetas y músicos realizaron grandes cambios estéticos que dan lugar al Barroco y que se extienden por toda Europa con gran rapidez.

Un período revolucionario, en el que se inventaron formas musicales que perduran hasta hoy, “un sacudón” estético, según Casanovas, parte de una corriente de investigación de la música antigua y, sobre todo, de su ejecución de manera historicista.

Porque Cappella del Plata pretende recuperar también “el sentido de interpretación” de aquella época, diferente a la del período romántico que se enseña en los conservatorios y se aplica a toda la música.

EL PROGRAMA

Por eso, ante cada concierto, la Cappella suma según la instrumentación a otros músicos que se acerquen a esta forma de interpretar, y volverán a hacerlo para la fecha de mañana por la noche, que tendrá como temática central la Semana Santa: la música que lleva gran parte del concierto son Oficios de Tinieblas compuestos por De Lalande, una forma en base a lamentaciones terriblemente trágicas utilizadas en la época que lloraban la devastación de Jerusalén por un ataque de los babilonios 500 años antes de Cristo, textos atribuidos al profeta Jeremías donde se lamenta la devastacion de Istael en manos de sus enemigos debido a que no oían las profecías y su comportamiento era pecaminoso, motivo del castigo de Dios. Todo en sentido penitente, en ocasión además del recuerdo de la muerte de Cristo.

“Los textos de esas lamentaciones para cubrir el Miércoles, Jueves y Viernes Santo”, explica Casanovas, aunque “en el programa figurarán solo el Miércoles y Viernes Santo”, respetando además la idea del ritual que rodeaba a estos oficios, donde “mientras se cantan los lamentos, se van apagando las velas de un candelabro de 15 velas que representa a los 11 apóstoles, las Tres Marías y una cuarta María, la madre de Cristo, la vela más luminosa. De allí viene el nombre: mientras se cantan los lamentos se apagan las velas, y el humo que genera deja el espacio entre nieblas”.

“Es importante”, cierra Casanovas, “conocer esta historia para entender la elección musical del compositor a la hora de reflejar ese ritual”.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla