Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
CON UN PUNTO QUE SUMA, EL PINCHA...

Le bajó la persiana a un torneo irregular

Jugó con uno menos más de 40 minutos por la roja a Schunke. El DT tuvo que rearmar el equipo sobre la marcha y hubo orden atrás

El Chapu Braña cubre la pelota ante el asedio de Troyansky. Punto valioso por cómo se dio / Demian Alday

SANTA FE
(Enviados especiales)

Por LAUTARO SEGURA

lsegura@eldia.com

Estudiantes finalizó su participación en el torneo de la Superliga 2018/19 con un empate valioso 0-0 frente a Unión en el estadio “15 de Abril”. Si bien viajó a Santa Fe con la intención de quedarse con las tres unidades, jugó con un hombre menos más de 40 minutos por la expulsión de Jonatan Schunke y el trámite de juego cambió rotundamente. En el fondo se mostró ordenado, especialmente cuando jugó con 10, mientras que arriba le faltó más presencia en el área y por eso no pudo romper el cero. Ahora, a pensar en lo que se viene.

Con esta igualdad el Pincha cerró campeonato con 29 unidades y hoy conocerá su posición final, la cual será importante para saber con quien se cruza en la primera ronda de la novedosa Copa de la Superliga que comenzará el próximo fin de semana. Este final con 2 victorias y 2 empates le dio otro color, más aún pensando en la próxima temporada y los promedios, pero obviamente que el balance general termina no dando positivo teniendo en cuenta las aspiraciones del plantel en el inicio que, de mínima, era terminar en zona de copas internacionales (las primeras nueve posiciones).

Durante el campeonato reinó la irregularidad y por varios períodos le costó conseguir la victoria. El 2-0 contundente ante Boca en la segunda jornada en Quilmes hacía pensar en otra cosa, pero luego empezó encadenar una serie de malos resultados que lo hundieron en la tabla. Una buena racha de tres triunfos seguidos (Newell’s, Banfield y River) le permitió tomar aire, pero luego volvió a naufragar entre empates y derrotas. Este año no comenzó para nada bien y Leandro Benítez terminó dando un paso al costado. El triunfo en el clásico con Pablo Quatrocchi como interino y los posteriores tres partidos con Milito le permitió a Estudiantes terminar mejor posicionado y con un poco más de tranquilidad de cara a lo que se viene.

En cuanto a lo ocurrido ayer en el “15 de Abril”, que lució un buen marco de público, en el primer tiempo quien generó un poco más de chances claras fue el conjunto local, aunque el 0-0 con el que se fueron al entretiempo terminó siendo el resultado más justo. Se prestaron un rato cada uno la pelota, ambos crearon jugadas claras para romper en cero y, por varios momentos, pasó poco y nada.

A Estudiantes le costó entrar en encuentro y por eso en los primeros diez minutos el protagonista fue el Tatengue, quien intentó marcar una diferencia rápida empujado por su gente. Pero rápidamente el equipo comandado por Milito se acomodó en la cancha, empezó a hacer circular la pelota y se acercó al arco defendido por Nereo Fernández. La primera del Pincha fue a los 10, con un remate de la Gata Fernández que se desvió y besó el palo derecho del arquero. Igualmente la más clara la produjo segundos antes de que Pitana marque el final de los 45 minutos con un remate potente de Facundo Mura que estrelló el travesaño.

La mayoría de las jugadas creadas por el equipo de nuestra ciudad se dieron por el sector derecho en el cual proyectaba Facundo Sánchez, aunque una de las fallas estuvo en el anteúltimo toque para poner a los delanteros en situación de peligro real. Unión, por su parte, apostaba por un juego más directo intentando desarmar con pelotas filtradas la línea de cinco pincharrata. También intentó lastimar en las pelotas paradas y en varias estuvo cerca de vencer la resistencia de Mariano Andújar, quien volvió tras su fecha de suspensión y tuvo buenas intervenciones (en el primer cuarto de hora le tapó un remate potente cruzado a Martínez).

ROJA A SCHUNKE Y 4-4-1

Todo lo que habló Milito en el entretiempo se desarmó en cinco minutos por la expulsión de Schunke, quien tocó la pelota con la mano en la mitad de la cancha y vio la doble amarilla (Pitana sancionó a instancias de sus asistentes, que se lo comunicaron por el intercomunicador). Ante esta situación el entrenador decidió meter el primer cambio sin dudarlo demasiado: adentro Pellegrini, para ubicarse por la izquierda del mediocampo, y afuera la Gata.

El dibujo mutó a un claro 4-4-1 intentando no perder el orden defensivo, aunque perdiendo peso en ataque. Sánchez, Bazzana, Jara y Mura conformaron la línea defensiva; Braña y Kalinski jugaron codo a codo en el mediocampo; Pellegrini y Estévez (sobre el final lo reemplazó Rosales) por los extremos; y arriba solo Albertengo, aunque minutos más tarde lo reemplazó el colombiano Edwar López.

A pesar de tener 10 jugadores Estudiantes no renunció a tocar la pelota y por este vía intentó generar peligro, aunque justamente a la hora de intentar marcar un gol fue donde más sintió la desventaja numérica. López, que no es centrodelantero, muchas veces se abría hacia los costados y en el área no había nadie quien pudiera incomodar a los centrales. Nereo Fernández en el final se convirtió un espectador de lujo.

En el fondo, por su parte, nunca se desordenó e inclusive mostró mayor seguridad que en el primer tiempo, cuando tenía todos los futbolistas en cancha. A Unión le costó mucho inquietar a Andújar, principalmente porque en varios pasajes del juego el equipo comandado por Milito se hizo dueño de la pelota. Las más claras del local llegaron sobre el final con más empuje que juego y, ahí, apareció el capitán: Andújar, como en el primer tiempo, tuvo dos muy buenas intervenciones que lo posicionaron como uno de los mejores de la cancha. Esta actuación dejó en claro que será muy importante para el León poder retenerlo para lo que se viene, en donde cada punto valdrá oro.

CON LA MENTE EN EL FUTURO

Se terminó un nuevo torneo de Estudiantes en la máxima categoría que, seguramente, pasará rápidamente al olvido en la memoria de los hinchas. Ahora el plantel profesional apuntará todos los cañones a la Copa de la Superliga, en donde intentará seguir por el mismo camino que construyó en las últimas cuatro jornadas para poder ilusionarse con llegar lejos. Hoy conocerá a su rival. Luego de esta competencia y de las merecidas vacaciones, los futbolistas saben que la próxima temporada el objetivo primordial será sumar muchos puntos para no complicarse con los promedios y poder pensar en otras cosas, como la clasificación a copas internacionales.

Lo que viene también será un desafío para Milito, quien intentará terminar de darle su sello al equipo. En la Copa de la Superliga será difícil por la cercanía de la misma, pero el próximo campeonato tendrá una pretemporada encima que buscará aprovechar al máximo. Los jugadores, tal como manifestaron en reiteradas ocasiones, confían ciegamente en lo que propone el entrenador e intentarán responderle dentro de la cancha.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...