Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
El contexto en que se fundó la Ciudad y la magnitud de sus construcciones están en la base del imaginario colectivo, afirman investigadoras

La falacia de los túneles del Normal 1: cómo nace y se alimenta una leyenda

Hace casi seis años, un alto funcionario municipal aseguró haber encontrado un túnel bajo el emblemático colegio platense. Se hablaba de otros túneles y hasta se anticipó un “ambicioso proyecto turístico”. Qué dicen dos expertas

María Eugenia Peltzer y María Inés Casadas, investigadoras del Proyecto Arqueología Histórica en La Plata “ Por un lado, el modo en que se fundó La Plata. Quiénes y cómo la crearon. La ciudad planificada que representaba un cambio de siglo y ‘el futuro’. El peso de la masonería en esa época. Por el otro, la magnitud de los edificios fundacionales, y también de muchos creados a principios del siglo XX, que necesitó de basamentos tan importantes como los edificios mismos, con enormes estructuras subterráneas. Todo ello creó el contexto ideal para alimentar la leyenda urbana de los túneles”

Guillermo Bertani en el falso túnel del Normal Nº 1: un simple pasadizo bajo el escenario

Alguien inventó un túnel. Es el sitio por el que entra el apuntador de las obras de teatro

Por: CARLOS ALTAVISTA
 

caltavista@eldia.com

Corría el año 2013, y el “descubrimiento de un túnel bajo el Normal Nº 1” por parte del entonces director de Planeamiento de la Municipalidad de La Plata encendió una luz roja en el equipo que llevaba y lleva adelante -desde 2008- el Proyecto Arqueología Histórica en La Plata que, bajo la órbita de la subsecretaría de Gestión Ambiental de la Comuna, se encarga de investigar y preservar el patrimonio arqueológico histórico de la Ciudad. La antropóloga María Inés Casadas y la profesora María Eugenia Peltzer, junto con el licenciado Leonardo Mudry y el entonces estudiante de antropología Guillermo Bertani, fueron al emblemático colegio y lo relevaron exhaustivamente. Ningún túnel. Y menos aún, como se había echado a correr, que conectara con la Catedral.

Esta no es una “no noticia”. En absoluto. Es poner a la ciencia por encima de la leyenda.

Ahora bien, ¿por qué tantos “túneles que no existen” debajo del suelo platense?

Antes de “volver” al Normal 1, Casadas y Peltzer pusieron en contexto el recurrente tema. Desde la Casa Ecológica del corazón del Bosque, donde trabaja el equipo de arqueología local, recordaron que “en el colegio había bastante revuelo por la noticia. Y es que en esa época se hablaba de túneles por todos lados, lo cual alimentaba la leyenda urbana”.

En medio de la incomparable arboleda del Bosque, y a metros del espacio donde brilló la prefundacional casona de la Estancia Iraola, las investigadoras reflexionaron sobre la leyenda de los túneles.

“El tema sería ¿por qué túneles no?”, propuso Peltzer, quien aportó uno de los “dos elementos centrales que ayudaron, y mucho, a abonar esa tradición oral”.

“El modo en que se fundó La Plata. Quiénes y cómo la crearon. La ciudad planificada que representaba un cambio de siglo y ‘el futuro’. El peso de la masonería en esa época. Todo ello creó el contexto ideal para la leyenda”, señaló.

La directora del proyecto, María Inés Casadas, describió el otro elemento. “La magnitud de los edificios fundacionales, y también de muchos creados a principios del siglo XX, necesitó de basamentos tan importantes como los edificios mismos. Así, hay subsuelos y estructuras que pueden confundir, pero que no dejan de ser parte de edificaciones literalmente magníficas”, puntualizó.

¿Para qué tener túneles en una ciudad que nació de cero, que no es portuaria ni fue escenario de acontecimientos bélicos?, es la pregunta que se hicieron la antropóloga y la docente en la soleada mañana del viernes último.

“Paraná (Entre Ríos), Santa Fe la Vieja, la Ciudad de Buenos Aires, tienen túneles que hoy en día son un atractivo turístico y cultural. El movimiento comercial portuario, asociado al contrabando, explica no sólo la existencia de los túneles sino su disposición y estructura”, indicaron.

“Aquí solamente se encontró un túnel -subrayaron- al que le adosaron muchas historias, pero el hecho objetivo es que unía dos edificios del Regimiento 7, cuando funcionó en la actual Plaza Islas Malvinas. Se pensó en darle distintos usos. Aunque no resultó posible debido a la gran cantidad de agua que se acumula en él, un problema al cual aún no pudieron hallarle solución”, detallaron las profesionales.

Un túnel que unía el Cementerio con la Catedral siguiendo la traza de la diagonal 74. Túneles debajo de la Plaza Moreno. Debajo de la propia Catedral. En el Arzobispado (Palacio D’Amico). Bajo el Palacio Municipal. En el Normal Nº 1. Y sigue la lista de “túneles” platenses.

“Hay un imaginario colectivo. Y no ocurre sólo aquí ni mucho menos, sino en numerosas ciudades”, afirmó María Eugenia Peltzer.

Hay un imaginario colectivo respecto de los túneles. Y no solamente aquí, sino en muchas ciudades

“Incluso hay gente que dice haber estado en un túnel cuando era chica. O que estuvo un pariente, amigo o conocido. ¿Alguna foto? ¿Algún documento histórico? No hay”, añadió María Inés Casadas.

El “túnel” y el apuntador

Entre el 24 y el 29 de octubre de 2013, tras obtener el permiso de la directora de la Unidad Académica Normal Nº 1, las investigadoras, el estudiante avanzado de antropología Guillermo Bertani, y el joven antropólogo Leonardo Mudry realizaron un relevamiento del estupendo edificio inaugurado en 1932.

Comenzaron en el sitio donde el ex funcionario municipal había “encontrado un túnel que conectaba con la Catedral”.

“En el salón de actos, detrás del telón del escenario y sobre el lateral derecho, si se lo mira de frente, hay una tapa de madera. Al abrirla, Guillermo entró, se agachó, y se encontró con un pasadizo enladrillado que recorría unos pocos metros y terminaba en el sitio donde, en todos los teatros, se ubica el apuntador. Eso era todo”, resumieron.

Sin entrar a opinar sobre los motivos que, por aquellos días, llevaron a algún que otro funcionario a hablar de “un futuro paseo turístico por los túneles de la Ciudad”, Casadas y Peltzer contaron que “se relevó todo el edificio; se hizo un trabajo muy exhaustivo para despejar cualquier duda”.

En octubre de 2013 el equipo de arqueología relevó el Normal 1. No había ningún túnel

 

Fue así que recorrieron, analizaron y fotografiaron el resto del salón de actos, pasillos, aulas, los patios, el subsuelo, la biblioteca, el altillo, el techo. Todo.

El siguiente paso fue elaborar un detallado informe y remitirlo a la Dirección Provincial de Museos y Preservación Patrimonial, y al Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano (INAPL).

Explicaron que “el instituto es el que reúne la información sobre todas las investigaciones de todos los antropólogos del país, y autoriza los proyectos a través de las áreas correspondientes en cada una de las provincias”.

“Cuando una se familiariza con la estructura íntima de los edificios históricos, cuando comienza a interactuar con su comportamiento, descubre que en la Ciudad hay construcciones magníficas, que guardan secretos interesantísimos”, remarcaron María Inés y María Eugenia.

La Plata tiene un acervo arquitectónico y arqueológico maravilloso para estudiar y conocer. ¿Túneles? “Por ahora, no”, remataron.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla