Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $110,68
Dólar Ahorro/Turista $182.62
Dólar Blue $212,50
Euro $122,63
Riesgo País 1756
Hace 19 años, René Favaloro nos daba a todos un tiro al corazón

Un repaso del sello que dejó en La Plata y el mundo el cardiocirujano platense que revolucionó la medicina con el by-pass

Hace 19 años, René Favaloro nos daba a todos un tiro al corazón
29 de Julio de 2019 | 13:10

Pasaron ya 19 años del disparo al corazón que se asestó el cardiocirujano platense René Favaloro. Quien lograra con éxito implementar la técnica del by-pass y así pasar a la historia grande de la medicina se pegó un tiro que nos dolió a todos y dejó un mensaje fuerte para toda la sociedad.

A las 16:45 de ese 29 de julio de 2000 el doctor tomaba la drástica decisión de quitarse la vida, dejando algunas cartas que más tarde fueron reveladas. En una de ellas dejó expresa su voluntad de que sus cenizas fueran depositadas en un cementerio privado de nuestra región hasta ser esparcidas en la localidad pampeana de Jacinto Arauz, donde el profesional vivió los momentos más felices de su vida y se convirtió en un médico de pueblo, tal como él pidió expresamente que se lo recordara.

Como parte del cumplimento de la orden expresa que dejó Favaloro en las cartas escritas antes de suicidarse, no se realizó ningún tipo de oficio religioso antes o durante la cremación y la ceremonia se cumplió en un marco de estricta reserva. Sólo asistieron su novia, Diana Tuden, y algunos de sus sobrinos. Incluso la familia pidió expresamente que no se permitiera el acceso de fotógrafos ni periodistas. El cuerpo fue entregado a la familia luego de haberse completado todos los peritajes originados tras el suicidio, incluida la toma de muestras de tejido medular para posibles estudios genéticos de ADN que puedan suscitarse en el futuro ante un posible reclamo de paternidad.

Favaloro, el cardiocirujano más prestigioso de la Argentina se disparó en el baño de su departamento, ubicado en Dardo Rocha 2965, en el barrio porteño de Palermo Chico. Estaba solo, en pijama, y había dejado siete cartas dirigidas a familiares y amigos donde explicaba su decisión de quitarse la vida. Quizá no por casualidad Favaloro eligió pegarse un tiro en el corazón: el tiro le ingresó en la tetilla izquierda y le salió por la espalda, provocándole la muerte en forma inmediata.

El cuerpo de Favaloro fue encontrado por su secretaria, Diana Tuden, una médica de 35 años con la que el cardiocirujano había planeado casarse. Si bien en un principio hubo muchas dudas en torno a por qué se quitó la vida, las primeras hipótesis aseguraban que su muerte se debió a la crisis económica de la Fundación, que tenía una deuda de 50 millones de dólares y no podía salir adelante. Antes de su muerte, Favaloro le escribió una carta al presidente de ese entonces, y hoy fallecido, Fernando de la Rúa notificándolo de la difícil situación económica por la que atravesaba la Fundación y la necesidad de gestionar un crédito internacional para esa entidad, al tiempo que le informaba sobre la cantidad de obras sociales, entre ellas el PAMI, que estaban en deuda con el establecimiento.

Sin embargo, la carta más reveladora sobre su decisión fue la que dieron a conocer los familiares del cardiocirujano días después de su muerte. "Estoy cansado de luchar y luchar, galopando contra el viento como decía Don Ata. No puedo cambiar. No ha sido una decisión fácil pero sí meditada. No se hable de debilidad o valentía - escribió-. El cirujano vive con la muerte, es su compañera inseparable, con ella me voy de la mano. Sólo espero no se haga de esto un acto de comedia. Al periodismo, le pido que tenga un poco de piedad". "Estoy tranquilo. Alguna vez en un acto académico en USA se me presentó como a un hombre bueno que sigue siendo un médico rural. Perdónenme, pero creo que es cierto. Espero que me recuerden así", señaló. "A mi familia, en particular a mis queridos sobrinos, a mis colaboradores, a mis amigos, recuerden que llegué a los 77 años. No aflojen, tienen la obligación de seguir luchando por lo menos hasta alcanzar la misma edad, que no es poco", indicó. "Una vez más reitero la obligación de cremarme inmediatamente sin perder tiempo. Queda terminantemente prohibido realizar ceremonias religiosas o civiles. Un abrazo a todos. René Favaloro. Julio 29 de 2000".

Una carrera de prestigio mundial

La historia del médico platense es archi conocida porque trascendió las fronteras y su técnica salvó millones de vidas. De todas formas bien merece hacer un breve repaso. Se llamaba René Gerónimo Favaloro y había nacido en 1923 en una casa humilde del Barrio Mondongo, a algunas cuadras de la cancha de Gimnasia, club del cual era hincha. A tan sólo unos metros de su hogar, se levantaba en ese momento el Hospital Policlínico como presagio de un destino que no se haría esperar demasiado tiempo.

Con apenas cuatro años de edad, Favaloro comenzó a manifestar su profundo deseo de ser “doctor” algún día, algo que cumpliría de sobremanera con el pasar de los años. Casi al mismo tiempo en que expresó su vocación profesional, el pequeño René empezó a sentir su pasión por los colores azul y blanco. Cursó la primaria en la Escuela Número 45 e ingresó luego al Colegio Nacional, donde obtuvo su diploma en el año 1941 y trabajó como celador en los dos últimos años de estudios. Se recibió de médico en 1949 en la Universidad Nacional de La Plata e hizo su residencia en el área de Cirugía General del Policlínico General San Martín como discípulo de otro prestigioso profesional platense: José María Mainetti. Tras terminar un curso de posgrado en cirugía general en el hospital Rawson de Buenos Aires, Favaloro decidió iniciar la práctica como médico rural en Jacinto Aráuz, un pueblo ubicado al sur de La Pampa, donde ejerció la medicina entre noviembre de 1950 y enero de 1962.

Con el paso de los años, los libros y los partidos, Favaloro logró materializar sus dos pasiones: fue un eximio profesional de la medicina y un orgullo para la ciencia argentina internacional, al tiempo que hasta el último minuto de su vida no dejó de vivir con energía su sentimiento tripero. Es por estas razones que el pueblo mens sana lo tiene siempre presente y le rinde, año tras año, los merecidos homenajes en un nuevo aniversario de su deceso.

En 1962 viajó a los Estados Unidos, a la Cleveland Clinic, para especializarse en cirugía torácica y cardiovascular y cinco años después desarrolló -con éxito- el by-pass aorto coronario. Tal fue su logro que en 1992, The New York Times lo consideró un “héroe mundial que cambió parte de la medicina moderna y revolucionó la medicina cardíaca”.

“Todos nos vamos a morir. No tengo miedo: me codeo con la muerte todos los días. Mi madre murió a los 91 años, mi padre a los 86; pero eso no quiere decir nada. Por eso cada día hay que tratar de hacer lo mejor para uno, la familia y la sociedad. Lo que va a quedar es el recuerdo”, es una de sus frases más recordadas.

La técnica del by-pass

El 9 de mayo de 1967 representaría una bisagra en su carrera, cuando se convirtió en el primer médico del mundo en realizar una operación de anastonosis -popularmente conocida como by pass- en la arteria coronaria. Favaloro fue quien creó esta técnica, que se considera hoy fundamental en lo que respecta a la cirugía cardíaca y que le valió, 25 años después, que el New York Times lo definiera como "un genuino héroe mundial" que ayudó a salvar millones de vidas.

Más tarde volvió a la Argentina y lo hizo con el claro objetivo de motivar a muchos profesionales platenses, clínicos, cardiólogos, especialistas en hemodinamia y cirujanos, quienes hicieron suyo el programa de Favaloro de dotar al país de una medicina cardiovascular moderna. Con ese objetivo, Favaloro trabajó primero en el Sanatorio Güemes, antes de crear su propia Fundación y su propia Universidad.

Cabe resaltar que antes del by-pass, los cardiólogos recurrían a una técnica que conectaba la arteria aorta y el músculo cardíaco utilizando la vena safena, sin embargo Favaloro decidió unir la vena safena con el extremo más distante de la arteria coronaria obstruida "saltando" el bloqueo y obtuvo un éxito con esa nueva técnica que luego diversos estudios científicos demostraron que es efectiva. A partir de este trabajo fundamental en su carrera, el prestigio de Favaloro trascendió los límites de Estados Unidos ya que el procedimiento cambió radicalmente el tratamiento de la enfermedad coronaria y permitió salvar millones de vidas en todo el mundo hasta hoy en día, ya que se calcula que sólo en los Estados Unidos se realizan unos 700.000 bypasses por año.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia
+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla