Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Más usuarios disparan contra el servicio que brinda absa

Del Barrio PAMI al parque Saavedra, las penurias cotidianas de vivir sin agua

En el barrio de 74 y 117, donde son todos jubilados, arrastran problemas con el suministro hace 40 días. La causa, denuncian, es una filtración de agua. En otras zonas de la Ciudad se extiende la “sequía” que ya lleva siete días

decenas de jubilados del barrio pami padecen por la falta de agua / d. ripoll

por una filtración, todo el barrio pami sufre la escasez de agua / d. ripoll

El ánimo de Nora Cristófaro llega ya a niveles de desesperación. Su vida cotidiana se ha vuelto un infierno, y no por algún suceso extraordinario, sino por el simple hecho de no contar desde hace 40 días con la suficiente cantidad de agua en su domicilio, uno de los 45 que integran el llamado Barrio Pami, con entrada por la calle 74 entre 117 y 118.

Esa realidad, incómoda y causante de innumerables molestias, contrasta con los $500 que paga la usuaria de Absa todos los meses para, justamente, disponer del servicio sanitario, el más básico y necesario que requiere un hogar.

Al ser consultada Absa por esa situación puntual, los voceros de la distribuidora negaron alguna responsabilidad por parte de la empresa y sostuvieron que la sequía en el complejo habitacional “se debe a un inconveniente interno propio”.

El testimonio de la jubilada habla por sí mismo de las complicaciones que enfrenta la mujer día tras día. “Desde hace más de un mes todos los días pongo el despertador a las cinco y media de la madrugada, y ahí, como no estamos todos los del barrio levantados, un poco de presión hay y entonces así me puedo duchar; sino, a otra hora sería imposible”, contó a EL DIA la vecina, de 84 años y con 8 viviendo en esa casa, la número 33 de la urbanización. “Esta es la primera vez que nos pasa esto con el agua; con lo que nos sale pagarla”, lamentó Cristófaro.

En medio del predio donde se desarrolló el barrio, entre las edificaciones, se destaca, por su tamaño, una pérdida de agua, y según los vecinos del lugar, el enorme desborde, que proviene de la rotura de un caño del sistema de distribución, sería el causante de la baja presión que sufren los ocupantes de las viviendas.

“Absa nos tomó un montón de reclamos; si fuera que es un problema interno no los habría aceptado. Igual, nunca vinieron a arreglar nada”, comentó, indignado por la falta de presencia de la prestataria, el administrador del complejo, Abel Vilches, quien estimó que en ese barrio los usuarios de Absa abonan por la prestación “entre 500 y 600 pesos mensuales”.

“Nos cobran una fortuna, dan un servicio mediocre y nunca descuentan los días que estamos sin agua”.

Patricia, 68 entre 9 y 10

“Otra vez estamos sin agua. Esto ya es insoportable. No se puede estar todos los días con cortes en el servicio”.

Graciela, 19 y 59

“Todo el barrio está sin agua y eso que hicimos reclamos en Absa. Lo que pasa es que nadie da respuestas”.

Elina, 18 entre 68 y 69

 

Construido hace treinta años, el barrio, que en rigor se llama “Antulio Pozzio”, es propiedad de Pami. La obra social adjudica unidades funcionales, bajo la figura de comodato vitalicio, a jubilados y pensionados nacionales, en el predio de Villa Elvira. Ese contexto da cuenta de que se trata de un complejo de viviendas habitado en su totalidad por personas mayores, a quienes carecer de agua todos los días les causa un sinnúmero de trastornos.

Al ver que no salía suficiente agua caliente de sus canillas, varios de los vecinos afectados por la reducción del caudal creyeron, hace poco más de un mes, que lo que les fallaba era el calefón. Más de uno, por esa razón, contrató a un gasista para que le arreglara el artefacto que calienta el agua de las casas. “Fue un gasto sin sentido, porque todos los plomeros coincidieron en que el problema estaba en el ingreso del agua que viene de la calle”, precisó otro jubilado.

Por el Parque Saavedra, hartos

El barrio de Villa Elvira no es el único donde no funciona el sistema de distribución de agua, pues en muchas otras zonas de la Región la escasez del líquido que debe salir de las canillas es cosa de todoslos días. Tal es el caso de lo que viene ocurriendo hace más de una semana en los alrededores del Parque Saavedra: ahí los vecinos no parande reclamar por la baja presión en algunos domicilios y por la falta total de suministro en otros.

Ayer, entre los reclamos que esta redacción recibió a través del WhatsApp y de la línea telefónica fija, se contabilizaron, por lo menos, una veintena. Según consignaron los vecinos, las cañerías estuvieron “secas” en 18 entre 68 y 69, 68 entre 9 y 10, 19 y 69, 16 entre 63 y 64, y 66 entre 10 y 11.

También se registraron problemas con el agua corriente en la zona de 3 y 63.

Gonnet es otro sector de la Ciudad donde el servicio del agua tiene a los usuarios a maltraer. Ahora, la queja se originó en la zona de 493 y 15. Allí, una vecina denunció que el barrio vive entre la baja presión que provoca un “hilito” en las canillas o la falta total de agua. Afirmaron, además, que aunque se comunicaron en varias oportunidades con Absa, nunca consiguieron una respuesta satisfactoria. “Esto no se aguanta más”, planteó la mujer a este diario.

Las respuestas de Absa

En relación a los reclamos efectuados por los usuarios del Barrio Pami, voceros de Absa descartaron que hubiera en ese conglomerado de viviendas alguna falla producida desde la empresa y adjudicaron los problemas con la recepción del agua en las más de 40 casas a “un inconveniente interno propio del complejo habitacional”.

Sobre las numerosas y reiteradas quejas que se escuchan desde las inmediaciones del Parque Saavedra los mismos voceros atribuyeron a “maniobras en la Usina Bosque” los inconvenientes que viven con el servicio en esa zona. Lo llamativo es que hace más de una semana que los vecinos perciben la baja del caudal que llega a sus hogares y que el viernes pasado la prestataria había asegurado que los trabajos en ese centro de distribución del suministro ya habían concluido. La empresa recordó, asimismo, que “los centros de salud, escuelas y aquellos usuarios que lo precisen pueden solicitar suministro alternativo mediante los camiones cisterna que tiene Absa, llamando al 0800-999-2272”.

Por las denuncias que señalaban ayer no tener “ni una gota” en la zona de 493 y 15, la firma aseguró que esa falta se debió a “tareas de mantenimiento en la red en el día de hoy -por ayer-”.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla