Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Relatos de dos víctimas

La última versión del cuento del tío: “Hola, soy abogado de la ANSeS”

Los casos de Guillermo Díaz Bruno (74) y Lucrecia Ponce de León tienen mucho en común. Ambos fueron víctimas del mismo tipo de “cuento del tío”, con una historia particular que involucra al ANSeS y que se estaría utilizando de forma seguida en la Ciudad.

En principio, la conclusión de los damnificados es que los autores del “chamuyo” cuentan con datos específicos que le dan una base de verosimilitud al relato. En esa línea, no descartan una “filtración” de información sensible.

A Díaz Bruno lo intentaron captar ayer a las 15, con un llamado que le entró por el teléfono fijo. La voz del otro lado le preguntó, “¿usted es Díaz Bruno, de la calle 66?”. Luego de la respuesta afirmativa, el desconocido se presentó: “Le hablo del ANSeS de la seccional de Capital, de la calle Córdoba 720. Mi nombre es Rogelio Alejandro Cabanillas, soy el abogado del organismo y estoy en la sección Transferencias”.

Sin detenerse a respirar, el sujeto le reveló que el motivo del llamado era “cobrar una retroactividad de 250 mil pesos” debido a que “el gobierno de Macri dispuso que se haga ese reintegro a todos los jubilados”.

La suma y algo en la voz de su interlocutor hizo dudar a Díaz Bruno. “Le dije que no había ningún problema, que mañana me acercaba al banco y ya iba a cortar la comunicación”, contó. El sujeto no lo dejó terminar la frase y, con rapidez le dijo “espere, hay que confirmar en un cajero para hacer la transferencia y lo tiene que hacer en el menor tiempo posible”.

El apuro del “letrado” lo terminó de convencer y Guillermo pasó de “cazado” a “cazador”. Comenzó entonces a poner algunas excusas y le pidió: “Por todas las cosas que pasan, infórmeme por favor bien como es el tema porque da un poco de miedo”.

En tanto, el otro individuo, que no quería perder a su presa, soportó por algunos minutos el asedio de preguntas.

Hasta que comprendió cuál era la verdadera situación. “Empezó a levantar la voz y a ordenarme que vaya al banco, pero yo no cedí”, sostuvo Díaz Bruno.

Finalmente, sin poder contener la bronca, el estafador se reveló con un insulto: “Andá a la c... de tu madre y no vayas a ningún banco”, le gritó y terminó la llamada.

“LO HACEN DESDE HACE TIEMPO”

Los padres de Lucrecia Ponce de León no tuvieron tanta suerte y cayeron en la trampa de la Reparación Histórica.

A su madre la contactaron al celular para explicarle que le habían adjudicado un monto de dinero tras la medida lanzada por el Gobierno.

“La llamaron diciéndole que tenía una asignación para cobrar del ANSeS por la Reparación Histórica a los jubilados”, le contó Lucrecia a EL DIA.

Esta vez, el “abogado” tenía otro nombre: Ezequiel Abregú. “Te dan un número de cuenta para que hagas un depósito que ‘active’ la transferencia del ANSeS. A ella (por su mamá) le tocaron el Banco Ciudad de Córdoba y el Provincia de San Luis”, añadió la mujer.

Sin sospechar que estaba siendo timada, se acercó hasta el cajero más próximo y les giró 30 mil pesos. A ella también le exigieron premura para “no perder el beneficio”.

“La envolvieron, la llevaron de a poco hasta que ya no pudo salir del engaño. Después, cuando se dieron cuenta, fueron hasta el ANSeS para denunciar el hecho y les comentaron que ya sabían ‘desde hace tiempo’ que ocurrían estas cosas”, aseveró Ponce de León.

Por otro lado, señaló que “a mí me pasó también, pero como ya estaba enterada por lo de mis padres le dije de todo y colgué”.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla