Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Con ithacas, golpearon a una mujer y amenazaron con secuestrar a su hija

Eran 7. En dos autos le cerraron el paso cuando se iba de su casa. Después entraron con ella y redujeron a las nenas, de 6 y 11 años. Prometieron llevarse a la más chica para que revelara dónde guardaba una fuerte suma

Con ithacas, golpearon a una mujer y amenazaron con secuestrar a su hija

Viviana Rollero y enrique surace, ayer en su casa de city bell, donde le contaron a este diario los pormenores de la violenta entradera/s. casali

20 de Septiembre de 2019 | 02:48
Edición impresa

La mujer salió de su vivienda de City Bell, el martes a la noche, para ir a la casa de su suegra, porque tenía que pasar a buscar a su marido.

Pero no avanzó más que 50 metros con su auto antes de ser interceptada por dos vehículos que estaban ocupados por integrantes de una misma banda. Uno de los coches le cruzó el paso por adelante y el otro la encerró por detrás.

No fue para secuestrarla ni tampoco, como sospechó al principio la víctima, para robarle el Peugeot 308 azul en el que ella se movilizaba.

Bastó que dos de ellos se subieran a su coche, para que lo dejaran bien en claro: “Uno se sentó al volante y me hizo correr al asiento del acompañante y me hicieron saber que querían entrar a robar en casa”, contó ayer a este diario Viviana Rollero acompañada por su esposo Enrique Surace, en el chalet de 11 entre 478 y 479 en el que viven junto a sus hijas de 11 y 6 años.

Con la certeza de lo que pasaría, Rollero advirtió que estaba a punto de desmayarse y, como pudo, se los comunicó. “El que estaba tapándome la boca dejó de hacerlo y de apuntarme en la cabeza con un arma”, recordó.

Viviana contó que los delincuentes “eran siete” y que mientras seis ingresaron con ella en el domicilio donde estaban sus hijas, el restante permaneció afuera en uno de los coches.

“ERAN MUY PROFESIONALES”

La mujer no sólo sintió terror por la cantidad de asaltantes que entraron por la fuerza en su casa, sino también porque “estaban encapuchados, tenían escopetas ithaca y armas cortas, todos vestían ropa oscuras y usaban guantes como los de los jardineros”.

“Inclusive -continuó- se movían con mucha seguridad, casi sin hablar y entre ellos no hubo ni un sí ni un no. Actuaron como un grupo comando. Eran muy profesionales, todos sabían lo que tenían que hacer”.

Consultada sobre cómo se manejaron los intrusos en su vivienda, relató que “mientras uno de ellos se quedó en la planta baja, los cinco restantes subieron conmigo para revisar todo”.

“Estuvieron 5 minutos, que para mí equivalieron a media hora. Y se llevaron mucha plata (evitó precisar el monto), algunas joyas, una notebook y un Iphone”, aunque en la fuga descartaron al teléfono y a la computadora, probablemente para evitar que los rastrearan.

Pero no fue todo, porque Viviana de inmediato recordó que “quisieron escapar en el Toyota Corolla en el que llegaron”, pero como no les arrancó terminaron llevándose su Peugeot 308, del que, por lo menos hasta anoche, no tenían noticias. Más tarde supieron que el Corolla había sido robado en la localidad bonaerense de Almirante Brown.

la peor amenaza

Al momento de repasar en su memoria el dramático asalto que padeció junto a sus hijas, Rollero se concentró en lo que consideró “el momento de mayor angustia”.

Mientras insistían para que les dijera dónde había más plata, llegaron a amenazarla con llevarse cautiva a su hija de 6 años, que, “para colmo, lloraba de miedo”, relató la mujer, reconociendo que “fue terrible”.

Pero a esa violencia psicológica se le sumó una agresión física, da do que le dieron un “coscorrón en la nuca con la culata de un arma”, dijo a este diario.

Según Viviana, mientras todo eso pasaba en el primer piso, el ladrón que se quedó abajo con las nenas hizo gala de unos nervios de acero: “Abrió la heladera y se tomó un jugo”, apuntó.

Enrique, un empresario de la construcción, resaltó el dato de que antes de entrar en la propiedad los intrusos le dijeron a su mujer que tenía “una camioneta Ranchera azul”, por lo que “es probable que nos tuvieran en la mira -especuló- ya que se confundieron con una camioneta Ford Ranger negra que tenemos”.

“Quizás nos vieron el domingo a la noche cuando volvimos de un viaje que hicimos a Chascomús y en la oscuridad no vieron bien el modelo y el color del vehículo”, conjeturó.

El matrimonio no descarta que los delincuentes sean los mismos que hace pocos días protagonizaron otro violento asalto en la vivienda de la hija del dirigente radical platense Federico Storani .

Aseguraron que “en el barrio hay inseguridad, pero con robos de `rateros`, que en ningún caso actúan con violencia”. De todas maneras, lo que más les preocupa a Enrique y Viviana en este momento, son las eventuales secuelas psicológicas que puedan quedarle a su hija de 6 años. Es que vio a uno de los delincuentes entrar en su habitación con un arma en la mano y luego escuchó la amenaza del secuestro.

Sirenas

Los vecinos de un sector de Gonnet se comunicaron con este diario para señalar que “desde hace algunos días” los patrulleros que recorren las calles durante la madrugada “tiran un sirenazo”, generando molestias y la sospecha de que “eso podría alertar a delincuentes que anden cerca”.

 

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla