Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
La presión arterial, en el consultorio, puede variar para bien o para mal

Mientras que a algunas personas la situación las lleva a arrojar valores más altos, en otras ocurre al revés, alertan especialistas

La presión arterial, en el consultorio, puede variar para bien o para mal
Nicolás Maldonado

Por: Nicolás Maldonado
nmaldonado@eldia.com

30 de Septiembre de 2019 | 02:27
Edición impresa

Aunque es sabido por muchos pacientes que la situación de medirse la presión arterial en un consultorio puede llevar a que se registren valores por encima de lo habitual, no mucha gente sabe que también puede ocurrir al revés. Se calcula que una de cada cinco personas hipertensas arroja valores normales en el consultorio pese a sufrir habitualmente hipertensión. Cualquiera sea el caso, ambos cuadros pueden dar lugar a errores terapéuticos, advierten desde la Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial, donde recomiendan no confiar en una única medición.

“Es frecuente que en el consultorio, un paciente se sorprenda porque sus niveles de presión son elevados y refiera que cuando se mide en su casa los registros son normales. Probablemente, ambas mediciones sean correctas, porque la presión arterial fluctúa continuamente; varía cada vez que late el corazón y eso ocurre unas 100 mil veces al día. Esta variabilidad es normal, aunque en algunas personas puede estar incrementada”, explica el médico cardiólogo Daniel Llanos, miembro directivo de la Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial.

Conocido como “hipertensión del guardapolvo blanco”, el fenómeno de presentar presión arterial elevada solo en el consultorio, tiene una prevalencia de hasta el 45% de los casos y suele darse sobre todo en mujeres, adultos mayores y no fumadores.

“Si el profesional toma como referencia solo esa medición, posiblemente indique un tratamiento farmacológico a quien no lo necesita. En estos casos, la recomendación es no indicar tratamiento con medicamentos, pero sí sugerir cambios en los hábitos de vida, disminuir la ingesta de sal y visitar con frecuencia al médico, ya que algunas de estas personas serán más propensas a desarrollar hipertensión arterial en el futuro”, advierte el especialista.

Actualmente, se considera que la hipertensión del guardapolvo blanco es una condición no inocente, ya que puede revestir aumento del riesgo cardiovascular. Algunos estudios sugieren que estas personas presentan más chances de sufrir anormalidades metabólicas y su riesgo se encuadraría en algún punto intermedio entre los que no tienen hipertensión y los que la tienen en forma crónica.

En contrapartida, también existe la situación opuesta, en la que alguien sí padece hipertensión, pero cuando se le mide la presión arterial en la consulta médica sus valores son normales. A esta situación se la conoce como ‘hipertensión oculta’ o “enmascarada”.

Cuando es así, “el riesgo cardiovascular es alto y suele indicarse tratamiento farmacológico”, ya que “muchos de estos pacientes tienen en consultorio presión arterial limítrofe (normal-alta)”, señala Llanos, quien menciona que este cuadro suele darse con mayor frecuencia “en hombres, fumadores y personas con diabetes o mucho estrés”.

PARA EVITAR ERRORES

Para evitar errores diagnósticos y de tratamiento, existen herramientas al alcance de los médicos y los pacientes.

El monitoreo ambulatorio de presión arterial es un registro de 24 horas, medido con un dispositivo automático que el profesional entrega al paciente, quien debe utilizarlo durante un día de vida normal. Se coloca un brazalete, que viene con un pequeño aparato que se sujeta al cinturón o a una correa y registra mediciones cada 15 minutos durante el día y cada media hora por la noche.

También se puede indicar un monitoreo domiciliario, en el que el paciente se efectúa múltiples mediciones en su casa durante varios días con un dispositivo que le brinda el médico y siguiendo las indicaciones precisas que éste le indique. Estos métodos minimizan el margen de error para tomar decisiones como el inicio o no de un tratamiento antihipertensivo.

“La presión arterial está constantemente influida por factores de la vida diaria que la modifican, como la hora, la actividad, la temperatura, el nivel de estrés emocional, algún dolor puntual, la alimentación, la realización de ejercicio físico o la ingesta de determinados medicamentos, entre otros”, explica Llanos al señalar que “por eso es importante considerar varios registros para evaluarla bien”.

 

Muy frecuente
Según los resultados preliminares de la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo, el 40,6% de las personas mayores de 18 años presentó presión arterial elevada. Entre quienes no se sabían hipertensos, 3 de cada 10 presentaron niveles elevados de presión arterial.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Plan Básico
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$64.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla