Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Kicillof y los bonistas, en una puja de nervios y desafíos que la Nación mira con inquietud

José Picón

Por: José Picón
jpicon@eldia.com

26 de Enero de 2020 | 01:42
Edición impresa

La negociación por la deuda bonaerense comienza a transitar días decisivos. Un tiempo de descuento plagado de tensiones y amagues que ensayan tanto los bonistas que tienen la llave para destrabar el intríngulis planteado en torno del vencimiento de 250 millones de dólares, como del gobierno provincial que insiste en que no cuenta con los recursos para hacer frente a ese desembolso y plantea postergar el pago hasta mayo.

La idea de Axel Kicillof de patear el vencimiento, es mirado con recelo por los fondos tenedores de un volumen de títulos que los transforman en actores centrales para cualquier acuerdo. Sin su concurso, la Provincia tendría prácticamente vedada la posibilidad de llegar al piso del 75% de adhesiones de los acreedores, indispensable para conducir a buen puerto el inicio de la previsible reestructuración de la deuda provincial.

Esos bonistas consideran que el Estado bonaerense estaría en condiciones de pagar. Sostienen que se trata de un vencimiento de escaso volumen y que, por lo tanto, la Provincia podría ensayar algunas alternativas para hacerse de los recursos. Toman el ejemplo de las provincias de Chaco y Córdoba, también de Capital Federal, que salieron a aspirar pesos en el mercado doméstico para cancelar sus obligaciones en dólares. De hecho, Buenos Aires lo hará el 31 de este mes para cancelar unos 10 mil millones de pesos.

Algunas usinas del mercado emanan esa alternativa de solución. Sugieren, incluso, que parte de esos pesos podrían provenir del Banco Provincia en un acuerdo en el que intervendrían otras entidades financieras locales. Una suerte de préstamo puente para evitar el default que sobrevendría el 5 de febrero si es que la Provincia no cancela el vencimiento.

Existen otras versiones que también llegan del entorno de algunos fondos que agrupan a bonistas: las que hablan de algún “gesto” del Estado provincial para incentivar a los tenedores a aceptar la postergación del vencimiento de los 250 millones de dólares. Por caso, la posibilidad de un pago parcial que sería tomando como un gesto “de buena voluntad”.

“En la Provincia insisten en que no hay plan alternativo al de lograr la postergación del vencimiento de la deuda”

 

Por ahora cerca de Kicillof niegan cualquier plan alternativo al de lograr el acuerdo liso y llano de postergar el vencimiento. Si existe un diagonal abierta para el entendimiento, difícilmente sea reconocida oficialmente en medio del tironeo.

Una pregunta sobrevuela en la cabeza de los inversores. Si la Provincia asegura no estar en condiciones de pagar los 250 millones de dólares que originalmente debía cancelar hoy, ¿cómo hará en mayo para hacer frente a los 120 millones de dólares adicionales que se sumarán para ese mes? En el gobierno bonaerense confían en que para entonces la Nación tendrá resuelta su propia negociación, de manera tal que habrá un camino allanado para continuar por ese mismo sendero.

La Casa Rosada mira con atención el desenlace de ese diálogo. Si bien la deuda de ambas jurisdicciones está legalmente separada, un eventual default bonaerense podría empinar aún más la cuesta para la negociación que la Nación debe comenzar con sus propios acreedores. Más aún luego de que la Casa Rosada hablara de estrategias “coordinadas” con Kicillof.

La semana que acaba de concluir mostró reacciones en ese sentido: el riesgo país superó los 2.000 puntos luego de que la Provincia reconociera que no logró, en el primer tramo de la negociación, convencer a la mayoría de los bonistas de que acepten postergar el cobro de su acreencias y resolviera estirar la negociación hasta el límite del 5 de febrero.

La cuestión de la deuda habría sido uno de los temas de análisis en los diálogos que mantuvieron Alberto Fernández y Kicillof en la gira que compartieron por Israel. No sería el único: también, la forma de aceitar la coordinación entre ambas administraciones en otros aspectos de gestión más allá de la cuestión financiera.

El Gobernador se aprestaría además a ensayar por fin algún acercamiento con el poder territorial del peronismo al que por ahora gambeteó en la asignación de cargos de importancia en su gabinete.

Recostado en su propio núcleo de confianza y en los soldados-funcionarios con que Cristina Kirchner nutrió su tropa, ahora parece dispuesto cerrar filas con los intendentes, que han conseguido en la Nación con Fernández representación en importantes espacios de decisión.

En la Provincia tendrían menos de lo esperado originalmente, cuando se imaginaron columna vertebral del equipo de Kicillof.

 

Seguridad, agua, electricidad. Los vecinos saben que somos la tribuna para que el reclamo sea atendido. Invertí para que la tribuna siga siendo independiente
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Plan Básico
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$64.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla