Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Un médico platense denunció a su ex por darle una paliza en su casa del Grand Bell

Están separados desde hace más de un año y la mujer habría actuado junto a sus hijos. A ella le dieron una restricción perimetral

Un médico platense denunció a su ex por darle una paliza en su casa del Grand Bell

Las dos partes en conflicto viven en el mismo country de city bell/web

23 de Mayo de 2020 | 03:13
Edición impresa

Lo que parecía una separación de pareja en buenos términos culminó con la intervención de la justicia Penal platense, un hombre golpeado, un auto roto, una denuncia posterior y una orden de restricción de acercamiento para la mujer y sus dos hijos. La historia, que comenzó hace años pero tuvo su capítulo de violencia en las últimas horas, tuvo como escenario una de las fincas del country Grand Bell, situado en 467 entre 142 y 148.

Las versiones del caso son dos, aunque ambas tendrían su origen en el dinero correspondiente a la desunión. Lo cierto es que para Eduardo Luis Silva Pelossi, del Juzgado de Garantías N° 2, la agresión que recibió un médico al que este diario identificará por sus iniciales -J.C.R.- existió y por ese motivo resolvió “hacer lugar” a la medida cautelar solicitada por los abogados de la víctima, “ordenando la restricción de acercamiento a un radio de 50 metros y el cese de todo acto de perturbación directa e indirecta por un plazo de 120 días” de su ex esposa, A.C.G.R. y los hijos de ésta, J.M. y M.M.

“LA GUARDIA”

El vínculo entre los implicados comenzó hace años. Cuando se conocieron, A.C.G.R. ya tenía un nene (M.M.) y una nena (J.M.) -los dos son ahora mayores de edad- producto de otra relación. Tuvieron un hijo en común y por motivos diversos entre 2018 y 2019 se separaron. Mientras que J.C.R. se mudó a capital, donde se desempeña como médico, ella permaneció en el inmueble que compartían en el mencionado barrio privado. La ruptura cobró marco legal una vez aterrizó en el fuero de Familia, donde se acordó la división de bienes. Y aquí el relato se bifurca: del lado de la mujer sostienen que la cuota no cubriría todas las necesidades, en tanto que desde el entorno del hombre señalan que “el problema apareció cuando él empezó a no pasarles tanta plata a los hijos de su ex, como la cuota del club, los celulares, ese tipo de gastos”. En ese sentido, refirieron que “a su hijo biológico no lo desatendió en ningún momento”.

Entonces comenzaron los cuestionamientos, las peleas y la tensión. Por otro lado, a principios de este año J.C.R. adquirió una nueva casa en el Gran Bell y se mudó allí con su nueva esposa. Esa situación habría empeorado de forma considerable la ya desgastada relación entre los adultos.

El punto cúlmine de esa desavenencia entre las partes ocurrió esta semana en el nuevo domicilio del doctor. Según refirió un allegado “le golpearon la puerta y cuando fue a atender le dijeron que eran de la guardia” del predio. Sin embargo, al abrir la puerta una mano lo empujó hacia el interior de su casa y seguidamente entraron tres personas: su ex y los dos hijos de ella, explicó la fuente.

En medio de los reclamos y los gritos, “le pegaron mucho -al punto de que le fracturaron la nariz- y también a la nueva pareja la zamarrearon bastante (tenía hematomas)”, detallaron desde el estudio de abogados que representa a J.C.R., y añadieron que “además le rompieron la luneta del auto”. Asimismo, afirmaron que “quien más lo golpeó fue el joven”, que es ex rugbier.

Tras el incidente, los tres agresores fueron imputados por los delitos de “lesiones graves y daño”; la causa recayó en la Unidad Funcional de Instrucción N° 3 a cargo del fiscal Marcelo Martini. Y los representantes del médico, Gustavo Galasso y Ezequiel Funes, solicitaron a la Justicia la restricción de acercamiento que finalmente fue concedida ayer. Esa misma jornada, la tranquilidad del Grand Bell se vio alterada por el ingreso de los patrulleros que fueron a informar a la familia acusada de la disposición judicial.

Las luces de las sirenas y la comitiva policial sorprendieron a los moradores del barrio atravesado por el arroyo Rodríguez, que no sabían a qué se debía su presencia.

No obstante, no es la primera vez que un móvil de la Fuerza debe ingresar a ese lugar. Sus administradores fueron investigados por un hecho y Rubén “El Tucumano” Herrera fue detenido por la división Investigación de Delitos Violentos de la Federal en ese club de campo, en el marco de la “Megacausa” que tiene como principal imputado al ex juez César Melazo.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla