Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
La Ciudad |Un trágico desenlace que trastocó la dinámica de la cuarentena en esa localidad
Consternación y temor en Olmos tras la muerte de un comerciante con COVID-19

Tenía siete locales en la zona Oeste. Se dedicaba a la legumbrería y otros rubros. El domingo había sido internado en el San Juan de Dios. Múltiples versiones respecto a sus últimos días antes de recibir el diagnóstico

Martín Cabrera

Por: Martín Cabrera
mcabrera@eldia.com

29 de Mayo de 2020 | 01:48
Edición impresa

Olmos amaneció con la peor noticia, la que algunos sospechaban pero no querían escuchar. Olmos quedó aturdido tras conocerse el fallecimiento por culpa del coronavirus de Nicolás Rodríguez, un conocido comerciante de la zona que hasta la semana pasada había estado en contacto con muchas personas. Olmos está golpeado.

De nacionalidad boliviana y con 62 años, Rodríguez estaba radicado en La Plata desde hacía aproximadamente 25 años. Tenía varios comercios en la zona, algunos de legumbres pero otros textiles y hasta un pequeño supermercado. También poseía otros negocios en Melchor Romero y Escobar, donde actualmente está radicada su hija. Algunos lo conocían como “El Rey de Olmos”. Era muy popular y por eso la noticia de su fallecimiento impactó tanto.

Como sucedió en otros lugares y con otras personas que dieron positivo, en la localidad rápidamente se lo señaló de haber organizado una fiesta de cumpleaños en plena cuarentena. Los vecinos más cercanos y un familiar directo lo desmintieron de plano.

Esta noticia empezó a circular mediante WhatsApp en el inicio de la semana. Fue un audio que se hizo viral, que muchos repitieron pero nadie pudo demostrar. Tampoco que otros integrantes de su familia y empleados de sus comercios hubiesen dado positivo de coronavirus. Hoy son sólo sospechosos.

Otros apuntaron a sus vínculos con la nutrida comunidad boliviana de la zona. Todos ellos viven de la horticultura y son muchos los que comparten una quinta y la vivienda. Esta es una de las mayores preocupaciones de los funcionarios vinculados a la salud e higiene. Ya se realizaron inspecciones y controles para evitar que sea un foco de contagio.

Lo concreto es que en Olmos hay más vecinos con COVID-19 y también en Abasto, otro de los lugares frecuentados por Rodríguez. Uno de sus amigos, también boliviano y dedicado a la venta de legumbres, se encuentra internado en el hospital de Romero con un cuadro agudo y asistido por respiración artificial.

“La situación es compleja. Hay muchas versiones y pocas concuerdan con el testimonio de los familiares. Pero lo que es cierto que luego de conocidos estos contagios el nivel de compromiso y respeto de la cuarentena es diferente en toda la zona”, contó una fuente calificada vinculada al área de Salud y con presencia en el lugar.

¿Por qué el virus fue tan letal? No presentaba patologías preexistentes confirmadas, pero era un hombre con sobrepeso, y tal vez esa sea la explicación del fuerte efecto que causó el COVID-19.

Un barrio conmocionado luego de su muerte

En la avenida 197, donde estaba la mayoría de sus comercios, nada fue igual tras esta noticia. Ya el lunes, cuando se supo que estaba internado luego de dar positivo, comerciantes, vecinos y amigos acusaron recibo del golpe. ¿Con cuántas personas había estado en contacto antes de ser internado en el San Juan de Dios?

Personal sanitario de la Municipalidad de La Plata acudió a la localidad en el Oeste de la Ciudad para proceder a desinfectar calles, portones de comercios y espacios verdes. Toda la zona fue higienizada de manera especial.

Pero aún así nada volvió a ser igual. Muchos comercios no volvieron abrir y otros lo empezaron a hacer con la persiana baja, pese a ser de los esenciales. El ritmo de esta popular zona empezó a latir de otra manera. En el ambiente se puede sentir algo especial.

“Fue un balde de agua fría. Primero enterarnos que estaba internado y luego la noticia de su fallecimiento”, contó Sebastián Andregiti, propietario de una ferretería en el centro de Olmos que esta semana decidió poner una soga en la puerta para evitar el ingreso de las personas, que ahora son atendidas en la puerta.

 

“Entiendo que estamos a fin de mes, pero luego de conocida la situación de Nicolás disminuyó considerablemente la cantidad de gente circulando por la calle”, agregó.

Pese a los rumores que señalaban que Rodríguez había estado hasta unos días previos a ser internado atendiendo alguno de sus negocios, el ferretero lo descartó de plano. “Hacía mucho que no lo veía, atendía su yerno y las empleadas”.

El comerciante vivía a pocos metros de la avenida 197. Allí, los vecinos también mostraron su angustia por la situación. Al ser consultados no dudaron en definirlo como una buena persona, que nunca se metía con nadie.

En una casa de dos pisos está su esposa, totalmente aislada y en rígida cuarentena. De momento no ha experimentado síntomas pero no pudo ni siquiera salir a despedir al padre de su única hija.

“Está sola en la casa. Una vez por día viene alguien a dejarle comida y otros productos. Pero no ha salido. Tampoco atiende el teléfono, porque muchas personas del barrio la llamamos pero no tuvimos suerte”, contó una señora que vive enfrente y recibió con tristeza la noticia.

Hugo Mársico es otro de los vecinos de Olmos que se mostró impactado tras conocer la muerte de Rodríguez. Confesó que tenía expectativas que podía salir adelante. “Esto genera dolor y saber que el virus pegó fuerte en el centro de Olmos a pocas cuadras de donde vivimos”, relató en charla telefónica con este medio y le pidió a toda la población que respete las medidas.

“Quizás esta situación sirva como disparador, un lamentable disparador, para que los que no tomaron conciencia sepan de la gravedad del tema, se cuiden y no nos jodan a los demás. Todos tenemos que extremar las medidas sanitarias de aislamiento y sólo salidas esenciales para trabajar o compras en comercios de proximidad con tapabocas y respetando la distancia social”, cerró.

Ana Orozco tiene un kiosco y una agencia de Lotería sobre la Av. 197, a pocos metros de uno de los locales de Rodríguez. “Es tristísimo todo esto y un llamado de atención. Debemos cuidarnos más. En mi negocio desinfecto a cada rato y estoy con el alcohol en la mano. A él lo conocía hace más de 8 años y la noticia de su muerte me impactó. Personalmente no estuve en contacto en las últimas semanas. Sé que hay familiares y empleados que están aislados. Ojalá no sea nada”, contó en la puerta de su negocio con una angustia que es un común denominador de todo Lisandro Olmos.

Todos sus negocios se encuentran cerrados y fueron desinfectados por personal sanitario

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

La puerta de una de sus legumbrerías en Lisandro olmos. Todos sus comercios están cerrados / César Santoro

Ana Orozco, comerciante “ Es tristísimo lo que sucedió con Rodríguez. La noticia no pegó fuerte a todos. Lo conocíamos hacía muchos años. Personalmente no estuve en contacto con él las últimas semanas. Hay familiares y empleados que están aislados. Ojalá no pase nada”

Sebastián , comerciante “ Su muerte fue como un balde de agua fría. Era una persona muy conocida en Olmos. Pese a lo que dijeron algunas personas hacía mucho que no lo veía en su comercio. La situación, una vez conocido su contagio, no fue igual en la avenida 197”.

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla