Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Dólar Oficial $80,05
Dólar Ahorro/Turista $132.08
Dólar Blue $145,00
Euro $92,81
Merval 0,00%
Riesgo País 1309
Información General |En el país alcanzan al 13%, por encima de la media mundial, que es de entre 4% y 5%
En lo que va del mes hubo 10 casos de COVID-19 en chicos en La Plata

Los niños y adolescentes afectados llegan a 14 en la Ciudad y superan el 7% del total de contagios. La mayoría presenta cuadros leves. En el Hospital de Niños hubo algunos críticos, casi todos procedentes de otros distritos y ya recuperados. La última semana se produjo el primer caso fatal en menores del país, en Chaco

Por: Omar Giménez
ogimenez@eldia.com

7 de Junio de 2020 | 01:45
Edición impresa

Nazarena Magalí Ramírez tenía 14 años, vivía en un humilde barrio en la ciudad chaqueña de Presidencia de la Plaza y su salud se había deteriorado considerablemente en noviembre del año pasado. Padecía lupus, insuficiencia renal y un post operatorio de apendicitis aguda con compromiso pulmonar.  Hace exactamente una semana se convertía en la víctima más joven del coronavirus en el país.  Los médicos suponen que contrajo COVID-19 mientras permanecía internada en un hospital de

Resistencia por sus enfermedades de base. Antes de ella, el paciente de menor edad que había fallecido como consecuencia del virus en la Argentina había sido un adolescente de 19 años, de José C.Paz, afectado previamente por el virus HIV y que padecía también un cuadro de meningitis. Ambos son los pacientes más jóvenes que murieron por la enfermedad en un país donde la media de casos de coronavirus entre niños y adolescentes es sensiblemente superior a la mundial: si a nivel internacional el promedio de casos entre menores se ubica entre el 4 y el 5%, en la Argentina es del 13%, según indican los datos oficiales.

Las hipótesis que se manejan para explicar esa diferencia incluyen el promedio de edad de la población argentina, muy por debajo del de otros países afectados, como Italia y otros europeos. Y la forma en que se hacen testeos en los barrios populares del país, sobre todo desde los últimos días, yendo casa por casa y captando casos que de otra forma quizás no llegarían a un hospital, como los cuadros leves y aún los asintomáticos.

El caso de Magalí puso en el centro de la escena al coronavirus en niños y adolescentes.  Que preocupa no sólo porque entre los menores se han registrado algunos casos graves de la enfermedad -aunque pocos-, sino  también porque a raíz del miedo a la pandemia se redujeron sensiblemente las consultas pediátricas por otras patologías, lo que hace que especialistas adviertan por un posible recrudecimiento de otras enfermedades, sobre todo las de la primera infancia. E incluso por la posibilidad de que se produzcan retrasos e incumplimientos en el calendario de vacunas. O hasta que aumente la tasa de mortalidad materno infantil por causas prevenibles y distintas de la pandemia, como pasó en escenarios similares producidos en otros países por enfermedades como el ébola o la gripe porcina (ver aparte).

En este marco, en La Plata ya hay 14 chicos y adolescentes de entre cero y 19 años -tal es la clasificación por edades que hacen las autoridades sanitarias- afectados por el COVID-19, los últimos diez reportados la última semana.

El viernes, por caso, de los 10 nuevos positivos registrados en la Ciudad, dos correspondieron a bebés: uno de un año y uno de siete meses. A penas un día antes se había reportado el contagio de otros tres bebés, uno de un año y dos de 45 y 47 días respectivamente.

 Según  los datos que  maneja la secretaría de Salud de la Municipalidad, la franja de edad que va de los 0 a los 19 años representaba, hasta la tarde de ayer, el 7,33% de los casos locales.

A ellos se suman los que llegan a la Ciudad desde otros distritos para ser tratados en el Hospital de Niños Sor María Ludovica, que es un centro de referencia a nivel provincial.

Si bien la mayoría de los cuadros registrados a nivel local son leves y evolucionan favorablemente, hubo algunos -sobre todo entre los llegados desde el conurbano y el interior bonaerense- que registraron mayor gravedad y requirieron internación.
Eduardo Pucci es director ejecutivo del Hospital de Niños Sor María Ludovica de La Plata, donde se dispusieron 34 camas de pediatría y 8 de neonatología para aislar y tratar casos de coronavirus en niños y bebés.

Como en otras áreas, también en la pediatría el COVID-19 plantea todos los desafíos de una enfermedad nueva en la que el libreto para actuar se va a escribiendo a medida que se actúa.

“Una de las cosas que se creía  antes de que la pandemia llegara al país y que se demostró que no era cierta es que no existía transmisión vertical (de madre a hijo). Y nosotros ya hemos tenido casos en que se registró esa forma de contagio”, explica Pucci.

“Se decía que no se transmitía de manera vertical, pero tuvimos ese tipo de contagios”

 

Otra de las cosas que notaron los especialistas del Hospital de Niños en varios de los casos tratados fue la presencia de síntomas digestivos (como diarrea, y vómitos) junto o en lugar de los respiratorios.

Si bien la mayoría de los casos recibidos son leves, también se registran otros graves, que requieren internación e incluso cuidados intensivos. Estos cuadros más complejos, como sucede con los adultos, se asocian a la existencia de patologías previas. Entre los chicos y adolescentes afectados, las más comunes son  las cardiopatías congénitas, la hipertensión o a la inmunidad disminuida propia de los recién nacidos (derivada de la inmadurez del sistema inmune).

Hay otras particularidades que los especialistas comienzan a ver a partir de la aparición de nuevos casos. Una de ellas es que, al menos en La Plata, no se registraron todavía casos del síndrome inflamatorio similar al Kawasaki que sí se reportaron asociados al coronavirus en niños de otros países, como por ejemplo Inglaterra y Francia (ver aparte).

También llamó la atención de los profesionales la presencia de casos donde los chicos afectados no habían contagiado a ningún otro miembro de su familia.

Se trata de aspectos a investigar, como la posible relación de un bajo nivel de vitamina D en chicos con problemas de malnutrición con las manifestaciones más graves.

“Son  aspectos que está considerando el área de investigación del Hospital, pero para los que actualmente todavía no tenemos respuesta”, dice Pucci, quien agrega que “de todas maneras, no hemos tenido muchos casos de chicos de barrios vulnerables con cuadros graves, al menos hasta ahora”.

Los buenos resultados del plasma y el llamado a donar

Otra de las características que encuentran los especialistas del Niños en los casos pediátricos de la enfermedad es que, los más graves, responden bien al tratamiento con plasma convaleciente (procedente de pacientes que se recuperaron de la enfermedad y que elaboraron anticuerpos contra ella).

Es por eso que recomiendan , ante todo, la donación: “con 800 mililitros de plasma, que es lo que puede donar hasta dos veces por mes un paciente recuperado, se puede salvar la vida de cuatro personas. Es por eso que es importante crear conciencia sobre la necesidad de que los recuperados se conviertan en donantes”.

El llamado a donar plasma había sido hecho a principios de la última semana por el ministerio de Salud de la Provincia después de que la terapia arrojara buenos resultados en 26 de 29 pacientes adultos tratados. Pero según  reconocen profesionales desde distintos puntos del país, lo que se dona todavía es muy poco, sobre todo ante la perspectiva de que en los próximos días podría producirse un pico en el número de contagios de la enfermedad.

El caso de un bebé contagiado por transmisión vertical en el hospital Fiorito de Avellaneda y que fue trasladado al Hospital de Niños platense fue el primero en que este recurso se aplicó en un bebé, con buenos resultados que lograron que el recién nacido se recuperara rápidamente, según trascendió la última semana.

El bebé había nacido el 21 de mayo y ni bien fue trasladado al área de neonatología presentó dificultades para respirar. A las 48 horas se descompensó, lo intubaron y el hisopado al que lo sometieron reveló que tenía coronavirus que le había transmitido su madre asintomática.

Las radiografías de tórax que le tomaron al bebé mostraban un panorama muy similar al que presentan los pacientes adultos positivos de coronavirus, lo que alertó a los médicos que lo trataban en el hospital Fiorito, quienes decidieron trasladar al niño a La Plata donde sabían que se estaba haciendo un ensayo clínico  utilizando plasma convaleciente.
Los buenos resultados sorprendieron al equipo médico: menos de una semana después el chico ya podía respirar sólo sin la asistencia del respirador.

Después de ese, otros de los casos más graves de coronavirus que se trataron en el Hospital de Niños platense correspondieron a una nena de seis años de La Plata, que entró con un cuadro de convulsión febril y fue dada de alta; una nena de 12 años llegada desde la Costa Atlántica cuyo cuadro se complicó a partir de la preexistencia de una cardiopatía congénita y una nena del partido de Tres de Febrero, de 9 años, que presentaba un cuadro abdominal importante, desarrolló una apendicitis por acción del virus y debió ser operada.

Son casos excepcionales asociados a distintas comorbilidades, dice Eduardo Pucci quien ofrece una serie de consejos para padres ante el avance de la enfermedad registrado en los últimos días.
Entre ellos, “no descuidar el lavado de manos en los chicos, la limpieza del hogar, el uso del barbijo y el distanciamiento social. Educar a los niños en el mantenimiento de estas normas de higiene y prevención. Y estar atentos a síntomas como la fiebre y la insuficiencia respiratoria tanto como a los digestivos, como la diarrea, los vómitos o el dolor abdominal”.

 

7,3%
De los casos de coronavirus registrados en La Plata corresponden a chicos y adolescentes de entre 0 y 19 años, según los datos manejados por la secretaría de salud de la comuna local
34
Camas de pediatría y 8 de neonatología tiene disponibles el Hospital de Niños Sor María Ludovica para casos de coronavirus, aunque por el momento fueron pocos los que requirieron internación, la mayoría de otros distritos de la Provincia

 

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

“No sólo preocupa el efecto directo del COVID-19 en los chicos, sino también una característica de todas las pandemias, que es la reducción de las consultas por otras patologías” Juan Reinchenbach UNLP/Sociedad Argentina de Pediatría

“El plasma de convaleciente mostró su eficacia para tratar chicos graves, por lo que instamos a los recuperados a donar. Cada donante puede salvar cuatro vidas” Eduardo Pucci Director del Hospital de Niños

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $223.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla