Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
La Ciudad |GRANDES PROTAGONISTAS PLATENSES EN ESTA GUERRA SILENCIOSA, TIENEN SU PALABRA PARA CONTAR, EN PRIMERA PERSONA, CÓMO LO ESTÁN VIVIENDO
Enfermeros y sus vivencias en el frente de batalla

El desgaste psicológico que sufren a diario (algunos reciben asistencia profesional), los temores concretos a contagiarse, la tardanza en el equipamiento de insumos, su contacto con los pacientes y qué lugar ocupará su profesión una vez que termine la pandemia. Un recorrido por hospitales públicos y privados para conocer cómo vive y qué siente uno de los eslabones más importantes en esta pelea con el coronavirus

6 de Julio de 2020 | 02:17
Edición impresa

 

OMAR LENCINA, ENFERMERO DE CLÍNICA DEL HOSPITAL SAN MARTÍN
"SE SIENTE LA PRESIÓN Y EXISTE MIEDO AL CONTAGIO, SOBRE TODO LOS QUE TIENEN FAMILIA"

Omar Lencina tiene franco el miércoles que se pacta la nota. En su piso dentro del área de clínica, el grupo de enfermeros trabaja una semana completa y luego descansa la siguiente. Así lo organizó el hospital San Martín en el caso que un trabajador se enferme. Pese al descanso acepta ir hasta su lugar habitual de trabajo para charlar sobre su trabajo en este presente tan complicado que le toca vivir.

“Trabajo en la sala de clínica médica. Hay dos destinadas a pacientes con COVID y otras dos a otras patologías. De acuerdo al crecimiento de los contagios se irá ampliando o no. El hospital dividió su Guardia tradicional en dos y hay dos equipos de profesionales para reducir la cantidad de profesionales en sala”, comienza con su charla en una de las salas de capacitación del Sindicato de Salud dentro del nosocomio.

En el ingreso por 1 y 70 hay un triage atendido por enfermeras, que realizan la primera entrevista al paciente. Luego de unas preguntas de rutina se le toma la fiebre. Dos síntomas son suficientes como para que sea considerado sospechoso. Y es trasladado a la Guardia COVID-19.

“Estamos haciendo seis horas por turno en el hospital, desde las 6 de la mañana hasta el mediodía. Es la misma carga horario de siempre pero mucho más estresantes. Se vive una tensión importante más allá que estamos bien contenidos por el hospital y sus autoridades. Hay una presión que siente y el miedo a contagiarse, sobre todo los que tienen familia. Hay compañeros que tienen chicos muy chicos o viven con sus padres que son mayores y sufren patologías. No saben cuándo les puede tocar. Se trabaja cuerpo a cuerpo”, cuenta con absoluta sinceridad y sabiendo que es lo que más golpea a su profesión en este tiempo.

En lo personal admite que no tiene problemas porque vive solo. Y para su fortuna no tuvo compañeros que se hayan contagiado. Es uno de los enfermeros que no tuvo que estar aislado por haber mantenido contacto estrecho con un positivo. “Hay rígidas normas de protocolo dentro, incluso hasta está pintado el piso para no ir por un lugar equivocado”.

“Por muchos años nuestra profesión no fue reconocida; ojalá que ahora cambie”

Omar Lencina

 

Su trabajo está claro que se vio alterado. Si bien se toman todas las medidas de seguridad, no están exentos al contagio. “Cambió el contacto con el paciente, para cuidarnos y para cuidarlos. Ahora se nos empezó a implementar la asistencia psicológica”.

Sobre la falta de insumos que muchos colegas suyos denunciaron, Lencina dice que tardó un tiempo en ponerse en funciones el área pero que ahora no les falta absolutamente nada. “Tenemos todo para trabajar”.

Cuenta que es raro ver el hospital casi vacío, situación que se vivió en buena parte de la cuarentena, pero se profundizó con la nueva restricción de regresar a fase 1.

En el final habló del tardío reconocimiento a su profesión. “Por muchos años estuvimos olvidados. Ojalá que a partir d ahora se nos reconozca un poco más”.

 

MARÍA DE LOS ÁNGELES VEGA, JEFA DE ENFERMERÍA DEL HOSPITAL ESPAÑOL
"ENFERMERÍA ESTÁ TOMANDO OTRO ROL, ANTES DEL COVID MARCAMOS DIFERENCIA"

María de los Ángeles Vega es la jefa de enfermería del turno tarde del hospital Español. Está casada y tiene dos hijas de 11 y 6 años. Lleva un puñado de años en la “trinchera” y admitió que esta situación es lo estresante que le tocó vivir. “Estamos aprendiendo a convivir con este virus”.

Su vida y la de su familia fue atravesada por esta pandemia desde el día 1. Hoy ya tiene decenas de conductas aceptadas, pero no fue sencillo este camino. “Salgo de casa casi todos los días para trabajar. Llego y me saco el calzado y el bolso. Voy al baño y pongo la ropa en una bolsa. Me baño. Y después saludo a mi familia. Al principio era un problema, ahora ya me acostumbré. Ellos también”.

En dicho hospital no hubo cambio de turnos dentro de los enfermeros. Siguen trabajando 8 o 6 horas de acuerdo a las exigencias. Pero no hay contacto entre los pisos. “En el primer piso están los COVID y los cuatro enfermeros por turno no se cruzan, al punto que hay dos office para que no haya contacto”, indicó para mostrar cómo se está trabajando en el lugar.

A la hora de señalar el momento más difícil en los tres meses de pandemia, no dudó en marcar el recuerdo de una familia entera internada en el primer piso. “Fue muy difícil porque no podían verse, estaban aislados y sufrieron una barbaridad. Encima en otra situación uno podría acompañarlos y contenerlos, pero ahora no se puede, tenemos que tomar más distancia”.

“Nosotros fuimos cambiando también con el correr de las semanas. Al principio venían pacientes con pocos síntomas y no quedaban internados sino que seguíamos su tratamiento de manera ambulatoria. Unos pocos se internaban pero no requerían tanta atención. Ahora se fue haciendo más complejo, llegan con otras patologías y requieren de mayor presencia del enfermero”, continuó durante la charla, en la planta baja y muy cerca de donde funcionan los consultorios externos, todavía muy activos.

En el Español sucede lo mismo que en el resto de los hospitales públicos de la Argentina: la cantidad de pacientes que están internados sin conocer el resultado de su estudio de COVID. “No se pueden mezclar los confirmados de los sospechosos. Por el momento hay una persona por pieza. Recién una vez que reciben el resultado positivos se suman”.

“En nuestra profesión todos estamos aprendiendo a convivir con el virus”

María de los Ángeles Vega

 

“En el área crítica el enfermero está las 24 horas al lado del paciente. En las habitaciones hay un intercomunicador para la comunicación”, detalló el trabajo que diagramó el hospital para atender a los pacientes con COVID-19 y a los sospechosos.

Por último se refirió al lugar de preponderancia que está ocupando su profesión. “Enfermería está tomando un rol importante en los últimos años. Creo que antes de la pandemia habíamos marcado una diferencia. En los comités de crisis participamos desde hace un tiempo. Trabajamos en equipo y por eso sumo a camilleros, personal de limpieza, cocineras y demás. Somos un equipo”.

 

RAÚL LAZO, COORDINADOR DE ENFERMERÍA DEL HOSPTAL ROSSI
"VARIOS COMPAÑEROS HAN MANIFESTADO ANGUSTIA, CANSANCIO Y ESTRÉS"

Raúl Lazo lleva casi tres décadas en el hospital Rossi, primero como estudiante, luego enfermero y ahora como coordinador de planta. Allí pasó buena parte de su vida, hoy totalmente alterada por el COVID-19.

A lo largo de su carrera transitó por diferentes momentos, pero no dudó en señalar a éste como el más difícil. Lo avaló: “En el inicio del HIV trabajaba en un centro de diálisis, pero esto es peor. Es más complejo, más allá que si se toman todas las medidas de seguridad se reducen las posibilidades de un contagio”.

“No sólo que hay que tratar al enfermo, sino que tiene consecuencias psicológicas, en ellos y en el personal de salud. Genera cansancio mental, angustia y miedo. Todos mis enfermeros me han manifestado diferentes problemas, como dificultad en el sueño y distintos tipos de ansiedades por no poder ver a sus familias o verlas con temores”, relató y abrió el tema de la contención para los profesionales.

“Por suerte en el hospital se trabaja así. La nueva dirección, con la doctora Jaschek, lo implementa como taller. Y tenemos capacitaciones todo el tiempo. No es sencillo pero con el correr de las semanas nos fuimos perfeccionando”, continuó desde su despacho en el hospital.

Por otra parte reveló que para evitar el contacto estrecho con los pacientes los enfermeros les dan sus números de celular así se comunican. “Muchas veces nos escriben o hacemos videollamadas desde el office con la habitación. Es una de manera de protegerlos y protegernos”.

Historias hay y hubo muchas en cada centro médico en los últimos meses. Lazo recuerda a una señora de 60 años que ingresó como sospechosa y estuvo una semana internada. Lloraba todos los días a toda hora y las enfermeras debían contenerla. Quería hablar con su marido, que no podía visitarla y por sufrir una patología pulmonar era una persona de alto riesgo. “Ella le escribía por WhatsApp y hasta nosotros le hacíamos un seguimiento para saber su estado de salud”, recordó y contó el final sorprendente de la historia: al final su resultado fue negativo.

También sufrió y padeció a una persona que fue derivada de la comisaría 9na. “Estuvo unas horas y se escapó. Después lo trajeron de nuevo. Tenía momentos que se ponía muy ansioso y se alteraba”.

Al respecto de la falta de insumos o no reconoció que al comienzo de la pandemia nadie estaba preparado para afrontarla, pero menos los hospitales públicos. “En la logística tal vez tardaron en llegar o no fueron los mejores. Pero no es una crítica porque todos aprendimos sobre la marcha y todos nos fuimos perfeccionando. Luego eso se mejoró muchísimo y te puedo asegurar que todos los enfermeros tenemos lo necesario”, dijo.

También agregó que esta pandemia dejó algunas enseñanzas, entre ellas valorar lo que se tiene. “Que yo ahora puesto un barbijo significa que mucha gente trabajó en comprarlo, acondicionarlo y entregarlo. Y no sólo es importante tenerlo, sino saber usarlo”.

En el final se refirió al contagio de personal de salud. Reconoció que tuvo compañeros con COVID, pero todos ellos lo contrajeron en otros centro de salud. “Este es otro problema visible: los enfermeros deben tener más de un trabajo

“Ojalá que después de esto seamos reconocidos de la manera que nos merecemos, pero no me gustaría aprovechar esta pandemia para que eso suceda. No es tiempo de reclamar y colaborar. Después llegará el tiempo de la valoración, para que no haya compañeros que tengan uno, dos y hasta tres trabajos”.

 

ROSALÍA LESCANO, ENFERMERA DEL HOSPITAL ITALIANO EN EL PISO COVID-19
"TAMBIEN ESTAMOS ATENTAS LAS ENFERMERAS AL LADO EMOCIONAL DE LOS PACIENTES"

Rosalía Lescano es enfermera del hospital Italiano y actualmente trabaja en el segundo piso, donde se encuentran internados los casos confirmados y sospechosos de COVID-19. En diálogo con este medio señaló que su tarea no es para nada sencilla, ya que junto a sus compañeras tienen que estar atentas también al “ lado emocional” de los pacientes, los cuáles en la mayoría de los casos están solos en la sala.

“Ingresamos a la mañana, vemos cómo se encuentran los pacientes y le preparamos la medicación”, comenzó indicando Lescano en relación a su trabajo diario. Con una planilla en mano, va anotando todo lo necesario para luego pasar el parte de cómo se está cada una de las personas que tiene coronavirus o está esperando el resultado del hisopado.

“Antes de ingresar a cada habitación nos vestimos como indica el protocolo. Siempre nos presentamos y los llamamos por el nombre. Generalmente están solos y, más allá de todo lo que tenemos que hacer en relación al coronavirus, también estamos atentas al lado emocional: si tiene contacto con algún familiar y cómo se encuentran de ánimo”, remarcó en diálogo con este diario.

Lescano hizo mucho hincapié en lo necesario que es el apoyo psicológico para aquellos que están internados: “Estar encerrados, sin nada más que el teléfono, es muy difícil para ellos y la situación se vuelve compleja. A mí también me costaría. Entonces hay que darle también un apoyo emocional. Hay muchos adultos mayores y muchas veces te llaman para que los puedas acompañar de alguna manera. Uno intenta que se sientan lo mejor posible”.

La enfermera también remarcó que los casos sospechosos están entre “cuatro y cinco días solos esperando un resultado”, algo que genera “incertidumbre y ansiedad” en las mismas. “Si les da positivo después están más tiempo acá en el hospital y, como dije, no debe ser nada fácil. En la cabeza te deben pasar muchas cosas”, sostuvo.

Ante la consulta de si tiene temor de contagiarse coronavirus, respondió: “Al principio hubo miedos porque es algo que desconocemos. Pero cuando fue pasando el tiempo, y a medida de que aprendíamos los protocolos de seguridad, nos fuimos adaptando y ahora es más sencillo en ese sentido”.

“Al principio hubo miedos, pero nos fuimos adaptando”

Rosalía Lescano
Enfermera del Hospital Italiano

 

Lescano solamente tuvo unos minutos para hablar con este diario y fue después de realizar una recorrida junto Evelyn Gómez, una de sus compañeras, sala por sala. Estas últimas, vale remarcar, poseen una “pre-sala” que le permite al personal de salud descartar los elementos de protección potencialmente contaminados antes de volver a circular por los pasillos del hospital Italiano.

Las salas del sector COVID-19 del Italiano están ocupadas mayoritariamente por un solo paciente, ya que en gran parte son casos sospechosos que no pueden estar en contacto con otras personas. Solamente se pueden juntar dos sujetos que hayan dado positivo a sus respectivos hisopados.

 

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

La historia de Omar Lencina, enfermero del hospital San Martín / Adrián Sosa

En el Español coordina el turno tarde María de los Ángeles Vega / Gonzalo Calvelo

Raúl Lazo fue designado para manejar el piso Covid en el Hospital Rossi / El DIa

La contención de Rosalía Lescano en el Italiano de La Plata / Dolores Ripoll

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $223.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla