Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $106,41
Dólar Ahorro/Turista $175.58
Dólar Blue $201,00
Euro $120,00
Riesgo País 1878
Espectáculos |EN DIÁLOGO CON EL DIA
Norma Aleandro: “En este momento tan crudo y cruel, es bueno ver algo amable”

A los 85 años, la célebre actriz regresa al cine como protagonista de “El secreto de Maró”, una película que aborda un tema “atroz”, como lo fue el genocidio armenio, pero de una manera amorosa

Norma Aleandro: “En este momento tan crudo y cruel, es bueno ver algo amable”

Norma Aleandro y Héctor Bidonde, en una escena de “El secreto de Maró”, película de Alejandro Magnone que marcó el regreso de la actriz al cine tras cinco años de ausencia

María Virginia Bruno

Por: María Virginia Bruno
vbruno@eldia.com

27 de Octubre de 2021 | 02:19
Edición impresa

“Amable”. Es la palabra que repetirá, a lo largo de una entrevista telefónica con EL DIA, la primera actriz, directora y guionista Norma Aleandro a la hora de definir el tono y alma de “El secreto de Maró”, la película de Alejandro Magnone que protagoniza, un drama que posa la lupa sobre el genocidio armenio para hablar del desarraigo y el dolor, sí, pero también de la lucha, de la resistencia, de las raíces, de la amistad y del amor.

“Pienso que la gente se va a encariñar con la película. Tiene muchas cosas dichas a media voz con un tono dulce y creo que en este momento donde todo es tan crudo y tan cruel, es bueno ver algo amable”, manifestó la protagonista de la oscarizada “La historia oficial”, quien reconoció que “hay veces que a la noche no sé qué poner en el televisor, que me deje dormir tranquila”.

“El secreto de Maró”, que se estrena mañana en la cartelera porteña, marca el regreso de la célebre artista de 85 años al cine. En 2016 había sido parte de “La valija de Benavidez”, de María Laura Casabé, sin embargo, por falta de tiempo o desinterés por las historias, había preferido mantenerse alejada de la gran pantalla, esperando una buena razón para volver. Y la encontró.

“Primero me gustó mucho el guión, que es lo que siempre miro, no sólo el desarrollo de mi personaje sino el de la historia. Y por supuesto mi personaje que es precioso y atraviesa todo un cambio, muy leve, pero muy interesante. Es un personaje que piensa todo, lo que hace bien, lo que hace mal”, definió a su acorazada y encantadora criatura.

En la segunda cinta del director de “Subte-Polska”, la intérprete es Maró, una mujer de 90 años que trabaja como cocinera en la cantina de un centro armenio, donde deleita a los comensales con exquisitos platos típicos. Es malhumorada y solitaria, y guarda viejos secretos. Cuando la continuidad de su espacio de trabajo se pone en jaque, ella junto a sus compañeras Luisa (Lidia Catalano) y Rita (Analía Malvido) hacen todo para defenderlo y preservarlo, rebelándose contra el presidente del club (Manuel Callau) y la comisión directiva.

Estrenada en el marco del 18° Golden Apricot Yerevan International Film Festival de Armenia, el resultado tan delicado de esta película recae en la sensible mirada del director, quien supo cómo atravesar “con armonía un tema complejo y difícil”.

Es que en Maró (una mujer fuerte que no se permite llorar, que logró sobrevivir al genocidio armenio y que siendo niña llegó a la Argentina perdiendo todo contacto con su familia), Magnone encontró un espejo para reflejar “aquellos que logran sobreponerse día a día durante toda una vida a tanto sufrimiento, a tanta tristeza y violencia soportada en la infancia”, pero desde un lugar esperanzador.

“Es una forma de tomar una cosa tan atroz, como lo fue el genocidio armenio, algo que hasta el día de hoy se vive con mucha dificultad, desde un lugar interesante. Porque es amable ver gente que ha padecido muchísimo pero que, sin embargo, no tienen un rencor siniestro. Tienen, por supuesto, un recuerdo de todo pero no están todo el tiempo con eso. Están también con los muchachos y chicos y quieren que vengan al club a bailar, a las clases. Es una comunidad encantadora la armenia, y eso se ve en la película”, remarcó la directora de “Escenas de la vida conyugal”.

“El secreto de Maró” aborda la importancia del intercambio intergeneracional (“Los chicos por ahí no le dan bolilla a ciertas cosas pero cuando se enteran cómo fueron, tienen otra actitud. Siempre se los castiga diciendo que no les importa nada, y no es verdad. Tienen otra manera de importarles las cosas pero les importan”); habla de los lazos comunitarios (de “cómo Argentina recibió muy bien a gente que necesitaba irse corriendo, como nuestros abuelos o padres, algo que sigue pasando”); y ofrece también una mirada hermosa sobre los adultos mayores, que pueden seguir trabajando por voluntad propia aún con 90 años, que no les gusta la infantilización (“abuela, ¡tu abuela!”, le marca la cancha Maró al nuevo portero del edificio) y que pueden, sobre todo, seguir viviendo historias de amor.

“Es lindo ver dos mayores que se quieren, y que no los dejan. Pero finalmente el amor perdura en los dos”

Norma Aleandro,
Actriz

 

“Estas son las cosas que a mí me enamoraron de esta película. Es lindo ver dos mayores que se quieren, que se aman, y que no los dejan. Pero finalmente lo que podés ver es que el amor perdura en los dos. Son gente muy grande”, destacó la actriz, protagonista junto a Héctor Bidonde de una escena conmovedora contada entre silencios, miradas y dos pares de manos entrelazadas.

La sensibilidad y ternura del filme, que tiene un final que va y viene entre la emoción, el alivio y la felicidad, es todo mérito de Magnone, halagó Aleandro, un realizador que “tiene una visión de la vida tan maravillosa, por un lado muy profunda pero también alegre”.

Aunque su personaje se la pasa creando manjares, haciendo de la cocina casi una protagonista más, la actriz se distanció de su criatura al reconocer entre risas que de “Maró no tengo nada, sobre todo la cocina y, mucho menos, platos ricos”. Pero sí hay algo que las une: la pasión por el dibujo.

Y mientras su Maró dibuja sus recetas, Norma pinta cuadros, cuadritos, papelitos del lado del teléfono, dibujos humorísticos y hasta caricaturas. Personajes desenfrenados que bailan, comen, actúan y miran desenfrenados a quién los mira y que, durante la pandemia, reunió en su primer libro, “Confieso que pinto” (Ed. Fera), bajo el prólogo de Claudio Tolcachir, acompañando sus poesías y micro guiones para relatos.

Por estos días, mientras espera ansiosa el estreno de “El secreto de Maró” en los cines, Aleandro ensaya su regreso a las tablas como protagonista de “Mi abuela la loca”, una obra “muy graciosa” que narra el vínculo “de una abuela y su nieto desde que es chiquito hasta que es grande”. Bajo la dirección de Tolcachir, estará acompañada en escena por Jorge Marrale y se estrenará el año que viene en el Metropolitan.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla