Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $124,62
Dólar Ahorro/Turista $205.62
Dólar Blue $207,00
Euro $130,59
Riesgo País 1928
El futuro ya llegó

El futuro ya llegó

Por: Ezequiel Niedfeld

5 de Diciembre de 2021 | 04:26
Edición impresa

Ingeniero UNLP (*)

Así como la revolución industrial cambió el mundo para siempre, la revolución tecnológica conducida por inteligencia artificial también lo hará. El camino ya comenzó, pero la mayor parte del recorrido está por venir. ¿Estamos preparados para afrontarlo?

Una búsqueda en Google, recibir una recomendación de Netflix, identificar caras en una foto de Facebook, o validar la existencia de un bien, son algunos de los ejemplos cotidianos en los que consumimos inteligencia artificial. Aunque no nos demos cuenta, la tecnología está presente en cientos de actividades y nos facilita miles de decisiones diarias. Pero… ¿Qué es la Inteligencia Artificial?

La definición aún es muy difusa, algunos creen que es la capacidad de las computadoras de desempeñar o resolver problemas que han sido siempre resueltos satisfactoriamente por seres humanos, como identificar una cara de un conocido, diferenciar entre un gato y un perro con solo una foto o escuchar una canción y entender su significado. Sin embargo, hay muchísimos otros problemas que puede resolver esta tecnología que no son fácilmente alcanzables por un individuo, por ejemplo la capacidad de inferir en centésimas de segundo la probabilidad de que un conjunto de síntomas sean debido a una enfermedad, si el audio de una tos es probable que sea de COVID, o bien reconocer la marca y modelo de un vehículo entre todos los fabricados en el globo.

Creo que la mejor definición se centra en el término inteligencia, que es la capacidad de aprender, a través del estudio o de la experiencia. El ser humano tiene la capacidad de aprender de un ejemplo y generalizar. En el caso de las máquinas el aprendizaje proviene de la experiencia, pero necesita más de un ejemplo para poder aprender, en muchos casos y por ahora, le cuesta más generalizar que al ser humano. En términos más prácticos y para entenderlo con un ejemplo, un niño pregunta una o dos veces a sus padres “¿Qué animalito es ese?” Y luego puede identificar a cualquier carpincho más allá de no ser el mismo que vio y por el que preguntó en Nordelta hace unos meses. En cambio, a las máquinas les cuesta un poco más, necesitan miles (a veces millones) de ejemplos para poder reconocer patrones. El proceso funciona siempre que existan muchos datos y se puedan encontrar patrones, pero además se necesita cómputo, y por el momento mucho, aunque cada vez menos.

Como toda tecnología tiene ventajas y desventajas. Dentro de las primeras, nos encontraremos con que seguramente podamos resolver problemas que la humanidad aún no ha podido resolver, y crecer exponencialmente, apalancar la fuerza laboral y muchísimos otros avances que aún ni siquiera imaginamos.

Dentro de las desventajas, hay dos muy claras. En primer lugar, dijimos que la inteligencia artificial aprende de ejemplos, si esos ejemplos están sesgados, los modelos predictivos también lo estarán, como un niño que absorbe lo que sus padres le enseñan, sea a través de buenos o malos ejemplos. En segundo lugar, y algo preocupante para todos aquellos que realizan actividades repetitivas y monótonas, es que la inteligencia artificial reemplazará sin lugar a dudas ese tipo de empleos. Más tarde o más temprano lo hará. El trabajo está cambiando y continuará haciéndolo sin pausa, mejor que estemos preparados para hacer las reformas necesarias. En otros casos esta tecnología potenciará a los trabajadores, mejorando su capacidad productiva, aumentando salarios, y haciendo crecer la gran torta. El resultado neto será positivo, el resultado parcial cuestionable por aquellos que se queden en el pasado, así como los fabricantes de velas sufrieron ante la creación de Edison (o Tesla).

El futuro es promisorio, debemos ser creadores del cambio que está por venir y no sólo recibirlo expectantes. Para eso necesitamos conocer al máximo las bases de la tecnología, pensar las oportunidades que puede habilitar y entender su aplicación para hacer el bien y no el mal. Como bien sabemos: “Un gran poder conlleva una gran responsabilidad”.

(*) Fundador de Autoinspector, empresa dedicada a inspecciones potenciadas por Inteligencia Artificial.

“El futuro es promisorio, debemos ser creadores del cambio que está por venir”

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla