Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $99,51
Dólar Ahorro/Turista $164.19
Dólar Blue $151,00
Euro $116,86
Riesgo País 1594
Información General |UN flagelo QUE SE AGRAVA CON EL CONFINAMIENTO
Violencia en casa, otra de las aristas más brutales que potencia la pandemia

Las últimas cifras oficiales sobre ataques y maltratos domésticos desnudan una realidad que sufren mujeres y chicos. Especialistas analizan esta problemática

Violencia en casa, otra de las aristas más brutales que potencia la pandemia

El confinamiento, advierten los expertos, potencia las situaciones de violencia bajo el mismo techo / web

11 de Abril de 2021 | 02:56
Edición impresa

Casi tan alarmante como la suba de contagios, con el Covid-19 y el confinamiento que implica llega también una ráfaga de denuncias sobre violencia intrafamiliar que no deja de inquietar a quienes monitorean la problemática. Esta semana, de hecho, la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) de la Corte Suprema de Justicia de la Nación informó que atendió a 12.766 personas desde el inicio de la cuarentena hasta el 20 de marzo pasado, resultando el 78% de los denunciados varones que cohabitaban con sus víctimas.

“El confinamiento potenció una situación pre-pandémica que ya estaba de manera atroz arraigada en la sociedad”, define Lorena Basterrica, psicóloga especializada en familia y para quien las nuevas restricciones que impone la segunda ola “agravan los cuadros de violencia familiar ya existentes. Por eso es necesario que tanto las mujeres como los adolescentes, incluso los más chicos, tengan un acceso sencillo a los canales de denuncia. Una familia puede ser un infierno, y a veces lo más difícil de ese infierno es poder salir de él. Necesitamos que las vías donde denunciar se multipliquen en tiempos de confinamiento”.

Lo que dice la especialista lo confirma la brutalidad de los números que aporta la OVD: según sus registros, durante la cuarentena un total de 4.875 personas (54 %) concurrieron a realizar la denuncia en un contexto de situación límite y 3.933 por sentir más miedo que el habitual; mientras que solo el 5% denunció un primer episodio de violencia. Los equipos interdisciplinarios de la OVD evaluaron el riesgo de 9.096 personas afectadas -principalmente mujeres (55%) y niñas/os y adolescentes (30%)- resultando de altísimo y alto riesgo el 39 %, medio y moderado el 53% y bajo el 8%.

El vínculo más habitual con el agresor fue el de pareja o expareja (50%), seguido por el filial (34%), el fraternal (4%) y con otro familiar hasta cuarto grado de parentesco (4%), entre otros. El relevamiento que aporta la OVD detalla que la violencia psicológica fue la más presente en las evaluaciones de riesgo (97%), seguida por la física y simbólica (55%), la ambiental (35%), la económica y patrimonial (28%), la social (13%) y la sexual (10%). Además, el servicio médico de la oficina constató lesiones en 1.630 personas, de las cuales el 84% eran mujeres y niñas, mientras que el 33% tenía antecedentes de lesiones previas.

De acuerdo al informe de la OVD, de esas más de 12 mil personas que fueron atendidas a lo largo de este año, el organismo elaboró informes interdisciplinarios en 7.231 casos. Es decir, que recibieron atención por parte de equipos integrados por abogados, médicos, psicólogos y trabajadores sociales.

En función de ese trabajo en conjunto, la OVD determinó que el 76% de los casos involucraron a una mujer como víctima, la mayoría de ellas adultas (60%) y un porcentaje menor (16%) niñas y adolescentes. También hubo varones que denunciaron violencia doméstica y que representan el 24% del total de las causas recibidas por la OVD. De esos varones, el 9% de ellos fueron adultos y el 15%, niños y adolescentes.

LA PEOR CARA, EL FEMICIDIO

Las cifras de la Corte Suprema se amplían y muestran la gravedad del cuadro al complementarlas con aquellas que manejan otros organismos y entidades que trabajan en la problemática. El Observatorio Nacional MuMaLá, por ejemplo, determinó que casi la mitad de los femicidios cometidos entre enero y febrero de este año fueron en la provincia de Buenos Aires, donde se registraron 19 casos, seguida por Córdoba (7) y Santiago del Estero (6), en tanto que el 29 por ciento de mujeres víctimas de ese delito había denunciado a su agresor con anterioridad.

El registro de esa organización contabilizó en total en los dos primeros meses del año 47 femicidios, lo que arroja un promedio de uno cada 30 horas, que derivaron en que 55 niños, niñas y adolescentes se quedaron sin madre. De ese total, 39 fueron femicidios directos, tres vinculados de niños/varones, otros tres por de niños/varones por interposición en el hecho violento y dos vinculados de niñas/mujeres.

Además, el 17% de los femicidios fue cometido por personas de las fuerzas de seguridad (policías, militares, servicio penitenciario, ya sean activos o retirados), y en el 37% de los ataques se emplearon armas de fuego.

El Observatorio determinó que el 29% de mujeres víctimas de femicidios había denunciado a su agresor previamente, que el 19% contaba con una orden de restricción de contacto o perimetral y que 4% tenía un botón antipánico. Ejemplo de ellos fueron los casos de Úrsula Bahillo, en la ciudad bonaerense de Rojas, de Ivana Módica en Córdoba y de Guadalupe Curual en Villa La Angostura, Neuquén, quienes tuvieron como rasgo común haber pedido ayuda previa a las autoridades, aunque no fueron escuchadas y terminaron siendo asesinadas.

“Un femicidio es el acto más brutal, pero antes de llegar a él, muchas veces, existieron otros actos brutales que por la propia cultura patriarcal se han ido naturalizando”, dice Basterrica, y agrega que ese cuadro de situación “explota y recrudece en situaciones extraordinarias como las del confinamiento”. Parte de lo que dice la experta también se refleja en los datos: según el relevamiento del Observatorio, de hecho, el 64% de los femicidios fue cometido por parejas o ex parejas, el 15% por hombres conocidos de la víctima, el ocho por hombres familiares indirectos y el siete por hombres familiares directos, mientras que en el 6% de los casos se desconoce el vínculo.

“Además de los hoteles o lugares para aislar a los sospechosos de coronavirus, se necesitan lugares seguros para poder trasladar a las mujeres con sus hijos en caso de violencia”.

Mabel Bianco, médica y presidenta de la Fundación FEIM

 

Otros datos surgidos del trabajo de MuMaLá son que, en lo que va del año, en el 19% de los casos el femicida asesinó a una tercera persona, ya sea porque quedó en el medio del hecho violento (femicidio vinculado por interposición) o para ocasionar un daño irreparable y culpa a estas mujeres (femicidio vinculado). Entre el 1 de enero al 28 de febrero del 2021, la organización agregó al listado -a partir de lo publicado en medios gráficos y digitales y portales especializados- que existieron tres suicidios femicidas, es decir mujeres que se suicidaron por motivos de violencia de género.

“Un femicidio es el acto más brutal, pero antes de llegar a él, muchas veces, existieron otros actos brutales que por la propia cultura patriarcal se han ido naturalizando”

Lorena Basterrica, psicóloga especializada en familia

 

Para entender la magnitud del problema, acaso baste con repasar las palabras de Mabel Bianco, presidenta de la Fundación para el Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM), al hablar de la cuarentena y sus vínculos con la violencia doméstica. “La convivencia forzada 7 días las 24 horas de todos los integrantes de la familia o convivientes genera reacciones diferentes según las características de personalidad de cada persona y los antecedentes –apuntó la experta-. Cuando en una casa hay antecedentes de violencia contra mujeres y niñas, el encierro tiende a que reaparezca y sea más grave. Cuando no hay antecedentes claros, por la convivencia forzada puede aparecer la violencia de género. Por supuesto si había antes de la cuarentena abuso sexual infantil de alguna niña y/o niño, en la cuarentena esto va a continuar y con mayor frecuencia, a pesar de estar todos presentes”.

“El confinamiento potenció una situación que estaba arraigada de forma atroz en la sociedad”

Lo que dice Bianco preocupa aún más al complementarlo con un informe reciente elaborado por las oficinas de la Mujer y de Violencia Doméstica de la Corte Suprema, según el cual entre los años 2017 a 2019 al menos 52 víctimas de femicidio directo y vinculado tenían medidas de protección que no evitaron su asesinato.

78%
de los denunciados fueron varones
54%
de las mujeres hicieron la denuncia en un contexto de situación límite
76%
de los casos involucraron a una mujer como víctima, la mayoría de ellas adultas (60%) y un porcentaje menor (16%) niñas y adolescentes
17%
de los femicidios registrados durante la pandemia fue cometido por personas de las fuerzas de seguridad

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico Hot Sale
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla