Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $99,43
Dólar Ahorro/Turista $164.06
Dólar Blue $151,00
Euro $116,58
Riesgo País 1580
Séptimo Día |EL MISMO FENÓMENO EN LA PLATA
La moda de la “vida lenta”

Un trabajo del platense Nicolás Szmidt, líder de YouTube en Londres. La nueva tendencia en la población mundial a partir del coronavirus. Impresionante aumento de videos sobre temas populares y minimalistas

La moda de la “vida lenta”

Nicolás Szmidt pertenece a una conocida familia platense. Los estudios primarios y secundarios los cursó en La Plata / web

Por: MARCELO ORTALE
marhila2003@yahoo.com.ar

18 de Abril de 2021 | 07:12
Edición impresa

“Uno de los efectos secundarios culturales de la pandemia de Covid ha sido la marcada desaceleración del ritmo de nuestras vidas. Estamos en una nueva era de “vida lenta” y muchos consumidores la están adoptando”.

“La tendencia de la “vida lenta” ha crecido exponencialmente en YouTube y está estrechamente asociada con temas populares de vida simple y minimalismo. Nuestros equipos profundizaron en los hábitos de visualización y encontraron un impresionante aumento de cuatro veces en las vistas de videos con “vida lenta” en el título en 2020 en comparación con 2019. Los datos indican que muchos de nosotros nos hemos inspirado para dedicarnos a pasatiempos y explorar intereses que anteriormente se consideraban demasiado lentos”.

Quien dice estas palabras desde Londres es el platense Nicolás Szmidt, líder en YouTube de investigación de tendencias internacionales, y que en colaboración con Roya Zeitoune, jefa de Cultura y Tendencias de Google, realizaron un trabajo destinado a detectar las nuevas tendencias de consumo en el mundo.

Szmidt pertenece a una conocida familia platense. Su trayectoria académica no necesita adjetivaciones: Postgraduate Diploma in Strategy & Innovation, Universidad de Oxford; Masters in Film & Digital Image, Universidad de Sydney; Licenciatura en Dirección de Empresas (Universidad del Cema). Los estudios secundarios y primarios los cursó en La Plata.

Los especialistas aluden luego a las producciones más vistas en YouTube y ponen de relieve el alto crecimiento que tuvieron “todos los videos que incluyen el concepto de “vida lenta” en el título”.

“La vida lenta requiere compromiso. Los videos suelen ser largos, con música relajante. Algunos videos incluso son silenciosos. El ritmo suave le da a los videos una calidad meditativa. Los creadores y sus espectadores encuentran sentido al prestar atención a los detalles. Las acciones se sienten intencionales y enfocadas”, añade Szmidt.

“Estos videos dan una sensación de escape, una ventana a estilos de vida aspiracionales”

 

La vida lenta, surgida de la pandemia, incluye el acercamiento de millones de personas a tareas y pasatiempos como la jardinería, el reciclaje de muebles, la preparación de una taza de café adecuada, ver cómo se hornea detenidamente el pan y luego repetirlo en las casas.

En nuestra ciudad –como correspondiendo a la tendencia universal- se sabe del vuelco de miles de platenses a las artesanías, a cultivar huertas en terrenos, jardines y balcones; a desarrollar tareas de albañilería, de pintura o carpintería en las viviendas. Despojados en forma abrupta del vértigo, impedidos muchas veces de salir, obligados a pausar la vida para evitar los riesgos de contagio, hombres y mujeres de toda edad aprenden artes y oficios y son ensimismados cultores de la “vida lenta”. Pero también el arte y la literatura se ven alcanzados por esta marea.

Szmidt agrega que “algunos de estos tipos de interés relacionados con la vida lenta existen desde hace mucho tiempo. Por ejemplo, escuchar música atmosférica asociada con una vida consciente y serena, ha sido una parte fundamental de YouTube durante al menos una década. Sin embargo, con el contexto de la pandemia, los usuarios han estado viendo este contenido más que nunca”.

“Estos videos son especialmente atractivos para los espectadores durante la pandemia porque brindan una sensación de escape y una ventana a estilos de vida aspiracionales. También pueden ayudar a los espectadores a tener una sensación de logro. Aspiración y escapismo: no todos tenemos jardines o máquinas de café, pero ver este contenido nos permite refugiarnos en un mundo y una mentalidad diferente”.

Destaca que “los miles de espectadores que vieron a un creador con sede en los Países Bajos demostrar cómo hacer aceite esencial de lavanda pueden no haber producido su propio aceite. Pero el simple hecho de observar sus instrucciones reconfortantes es una salida bienvenida de lo cotidiano”.

Concluye señalando que desde un punto de vista comercial, “la mayor lección para las marcas proviene de reconocer y comprender que ha habido un cambio de comportamiento, y esto refleja los nuevos deseos y necesidades de los consumidores. Esta tendencia de vida lenta proporciona información sobre el estado mental de los consumidores en este momento. Esto puede ayudar a los especialistas en marketing a comprender cuán receptivos son sus audiencias clave a los nuevos mensajes y a ser más estratégicos para alcanzar sus objetivos. Las marcas pueden utilizar estos conocimientos para recalibrar sus planes creativos y de medios en consecuencia”.

Paula Almerares y Mariana Pace / Web

LA VIDA LENTA EN EL ARTE

El coronavirus indujo a lo que Szmidt califica como “ritmo suave”, a la “calidad meditativa”, a las acciones enfocadas. Con funciones canceladas y teatros cerrados, con salas bajo siete llaves, el arte quedó braceando en el aire. Pero los artistas reaccionaron con sustitutos creativos. Y hoy se pueden ver en todo el mundo majestuosos conciertos en las redes sociales.

“Los videos pueden ayudar a los espectadores a tener una sensación de logro”

 

La vida lenta quiere renacer por múltiples caminos, como el zoom, teams o skype, que seguramente –según algunos cuestionadores- distorsionan imágenes y sonidos, porque nada reemplaza a la presencialidad.

Pero la digitalización tiene la virtud de mantener con vida a los artistas, de hacer latir a la música, a la literatura, inclusive al teatro. La extensión de esta pandemia es tan indefinida, tan imposible de prever, que muchos ya se preguntan qué será del arte apartado físicamente del público. La respuesta la están dando los artistas: hay que ir a buscar al público a sus casas y ofrecer allí la función. Es parte de la tendencia, de la nueva modalidad de la vida lenta.

En La Plata está dando que hablar el Teatro della Pace, que se transmite por Instagram y que permite ver óperas por los celulares y por las redes. Su creadora Mariana Pace logró incorporar como invitada especial nada menos que a la rutilante soprano Paula Almerares para que interprete el Fausto de Gounod. Con el Argentino cerrado hace años bajo siete llaves, se trata, en el caso del Teatro della Pace, de la continuidad de una temporada lírica virtual en la que ya se brindaron, entre otras obras, el Otello de Verdi (con la soprano Laura Delgado) y muchas otras creaciones líricas.

La poeta platense Norma Etcheverry conduce su “Radio Revista” en compañía de Angela Gentile, un microprograma con formato de radio que elaboran por zoom en el que repasan nombres, anécdotas y obras de poetas cercanos y lejanos en tiempo y espacio.

Y hace pocos días Etcheverry fue convocada por la española “Fonoteca Global de Poesía”, otro espacio que utiliza la virtualidad para recoger y difundir desde España, en forma oral, los versos de poetas de todo el mundo.

Uno de los poemas que leyó, perteneciente a su libro “País Niño” (Proyecto Hybris Ediciones, 2019) constituye –en realidad, al igual que la mayor parte de la obra de Etcheverry- un canto a la vida lenta. Se llama “Camino de la escuela” y dice así: “Caminábamos casi diez cuadras/ por inciertas veredas,/ muy temprano, a la mañana./ El agua se escarchaba sobre la superficie/ de las zanjas y nosotros nos asomábamos/ peligrosamente al borde/ para quebrarla/ con la punta del pie./ El viento helado en los ojos nos hacía llorar,/ la nariz y las orejas se nos congelaban,/ pero nos divertía sentir el frío y nos gustaban/ las sensaciones del invierno./ Como el mate cocido con leche/ del primer recreo,/ junto a los chicos de un barrio/ donde todas las casas se parecían entre sí”.

Por lo que dice el trabajo de los especialistas de Google y de YouTube, las sociedades de todas partes del mundo han decidido, frente al espanto de la pandemia, tejer con lentitud artesanal el mejor rumbo de la vida.

“Los videos también pueden ayudar a los espectadores a tener una sensación de logro”, dice Szmidt en un tramo de su trabajo. Acaso con ese norte, por el de la vida lenta, podremos ir recuperando lo que perdimos después de tanto vértigo existencial. Entre otras cosas, reencontrar la igualdad de aquellos chicos de los primeros barrios. La aldea y el mundo, expuestas al abismo de la pandemia, están eligiendo salvarse.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

Paula Almerares y Mariana Pace / Web

El platense Nicolás Szmidt, enfocado en las tendencias en Youtube

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla