Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $123,91
Dólar Ahorro/Turista $204.45
Dólar Blue $204,00
Euro $129,36
Riesgo País 1945
Información General |ENTRE EL MIEDO, LA INCERTIDUMBRE Y LA SOLEDAD
El otro costo del Covid: un tercio de la gente sufrió depresión

El dato surge de un estudio de alcance nacional realizado desde el Conicet. Durante la pandemia más de 42 mil personas buscaron asistencia en la Provincia a través de las líneas de contención en Salud Mental

El otro costo del Covid: un tercio de la gente sufrió depresión
23 de Enero de 2022 | 03:07
Edición impresa

Miedo a morir, duelo por los seres queridos que se perdieron pero también por los proyectos que no se pudieron cumplir, angustia por la incertidumbre económica o laboral, aislamiento, estrés, soledad… A lo largo de estos dos años, la pandemia ha dado razones de sobra para hacer trastabillar nuestra salud mental. Y si bien desde un principio se suponía que gran parte de la población había acusado su costo emocional, los primeros estudios en dar cuenta del fenómeno muestran hasta qué punto: en Argentina una de cada tres personas sufrió depresión.

El dato surge del estudio “Salud, bienestar, coronavirus y vacunas según región y adscripción religiosa”, una investigación del Conicet de alcance nacional, según la cual el 47,2% de las personas consultadas reconoció haber tenido algún trastorno de ansiedad, el 36,8% depresión, y el 14% otros trastornos en su salud mental.

Preocupación

Realizada en base a una muestra de 4.357 personas en todo el país, la investigación muestra además que un 35% de quienes tuvieron ansiedad o depresión recurrieron a profesionales de salud mental, un dato que habla del nivel de preocupación. Entre quienes sufrieron ansiedad, el 28,4% consultó a psicólogos y el 6,6% a psiquiatras; mientras que en el caso de quienes refirieron haber tenido depresión, el 26,2% acudió a psicólogos, el 8,7% psiquiatras y alrededor del 15% a un amigo o familiar.

Pero el estudio muestra a su vez que otra gran grupo de personas afectadas por los mismos cuadros quedó a la deriva sin atención. En este aspecto señala que tres de cada diez personas que tuvieron ansiedad y depresión no recurrieron a nadie, y casi dos de cada diez (16,5%) que reflejaron algún problema “psiquiátrico” asumieron la misma actitud.

Vulnerabilidad

En medio de ese escenario de altísima vulnerabilidad emocional, muchas de las personas consultadas para el estudio reconocieron además haber sufrido tragedias cercanas o situaciones de violencia familiar. “La salud mental se vio afectada por situaciones de maltrato. Casi el 20% de los consultados sufrió en el último año algún tipo de violencia. De ese grupo, el 18,1% tuvo violencia física y el 5,6% del tipo sexual. Tampoco fue menor que cuatro de cada diez personas tuvieron algún allegado, amigo o familiar que falleció. Todo esto evidencia una presión bastante fuerte a la salud mental y a las personas”, contó la doctora en Ciencias Sociales, Gabriela Irrazábal (UNLP-UBA), la responsable de la investigación.

PEDIDOS DE AYUDA

El dato revelado por el estudio del Conicet es consecuente con otro que dio a conocer el gobierno bonaerense días atrás. Desde el inicio de la pandemia más de 42 mil personas se contactaron con las líneas que dispuso la Provincia para brindar contención a la salud mental de la población, y gran parte de ellas recibieron atención por períodos prolongados, en algunos casos de más de un año.

“Entre todas las líneas telefónicas, unas 42.278 personas fueron acompañadas y atendidas desde que empezó la pandemia en la provincia de Buenos Aires. Algunas incluso con acompañamientos telefónicos de casi un año”, explicó la subsecretaria de Salud Mental, Consumos problemáticos y violencias en el ámbito de la Salud de la provincia de Buenos Aires, Julieta Calmels.

“Sabemos que en Salud Mental no hay nada que se resuelva en una llamada, eran personas que estaban con algún riesgo, o que habían perdido a algún familiar, se trabajó de forma telefónica, y por lo menos un tercio de ese total tuvo acompañamiento de más de un año”, contó la funcionaria provincial.

“Vemos que hay un aumento de la situación en ansiedad, incertidumbre, de tristeza por lo perdido, por los seres queridos, pero también por los proyectos que teníamos, que hay situaciones de temor, que para los jóvenes probablemente haya sido la población con más impacto, el tema es qué hacen los Estados con esto, y cómo también desde lo social y colectivamente se plantea una salida”, sostuvo Calmels.

“YA NO SOMOS LOS MISMOS”

“Luego de la experiencia que transitamos durante la pandemia ya no somos los mismos. El paso del Covid dejó consecuencias por el impacto de la enfermedad y los efectos colaterales de la pandemia”, dice la licenciada en Psicología María Luz López Llano, al señalar que “hay una prevalencia del 24% de pacientes que presentan alteraciones mentales asociadas a la enfermedad, como depresión, ansiedad y trastorno del sueño”, lo que “podría estar relacionado con el temor a diferentes situaciones como la internación, la soledad en este periodo, el ingreso a terapia intensiva o la muerte”.

Pero a su vez, señala la psicóloga, “hay otra población que no tuvo pero que igual fue impactada por cuadros de ansiedad y depresión, como efectos colaterales de la situación pandémica, que también incidieron. Ciertamente, el aislamiento, la incertidumbre, la soledad y los duelos, tanto de la pérdida de personas queridas como del estilo de vida, fueron factores que tuvieron un alto impacto en la salud mental”, perjudicando el funcionamiento y la calidad de vida.

Como explica López Llano, “la incertidumbre genera un elevado estado de ansiedad y estrés. El estrés no es malo, es un conjunto de reacciones fisiológicas que prepara al organismo para la acción, es decir, que nos prepara para defendernos ante la existencia de una amenaza. El problema es cuando esa situación es continua, no evoluciona y la defensa es constante. Entonces, el estrés sostenido en el tiempo trae consecuencias que en ocasiones impactan en la toma de decisiones cotidianas”.

Según un estudio internacional publicado por la revista científica European Neuropsychopharmacology, sobre las secuelas del Covid en la salud mental, en el que participaron 55.589 personas de 40 países, entre los que se encuentra la Argentina, la depresión, la angustia y la ansiedad son las tres secuelas psicológicas del Covid más frecuentes, principalmente originadas por el aislamiento, el deterioro de las relaciones personales y la preocupación por la incertidumbre ante la emergencia sanitaria. El 12% de las personas presentó síntomas depresivos relativamente severos, mientras que el 17% síntomas de ansiedad de diversos grados –incidencia que se vio reflejada mayormente en las mujeres, quienes disminuyeron el tiempo laboral para ocuparse de la casa y la familia.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

“Casi el 20% de los consultados sufrió en el último año algún tipo de violencia. Tampoco fue menor que cuatro de cada diez personas tuvieron algún allegado, amigo o familiar que falleció. Todo esto evidencia una presión bastante fuerte a la salud mental y a las personas” Gabriela Irrazábal Socióloga, investigadora del Conicet

“Vemos que hay un aumento de la situación en ansiedad, incertidumbre, de tristeza por lo perdido, por los seres queridos, pero también por los proyectos que teníamos, que hay situaciones de temor, que para los jóvenes probablemente haya sido la población con más impacto” Julieta Calmels Subsecretaria de Salud Mental de la Provincia

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla