Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $123,91
Dólar Ahorro/Turista $204.45
Dólar Blue $204,00
Euro $129,36
Riesgo País 1945
Información General |En el marco de la crisis mundial por la escasez de órganos
Trasplantes: a las puertas de una nueva era

Días atrás se logró el primer xenotrasplante exitoso: implantaron el corazón de un cerdo a un hombre en EE.UU. Perspectivas científicas y la mirada de platenses en lista de espera

Trasplantes: a las puertas de una nueva era
23 de Enero de 2022 | 03:08
Edición impresa

Durante cuatro horas, tres veces por semana, desde agosto de 2019, el platense Gustavo Maluendez (48) se dializa mientras espera un riñón para trasplante con el que pueda recuperar su calidad de vida. Desde que le detectaron su enfermedad renal y empezó a dializarse, Gustavo, que está casado, tiene una hija de 19 años y trabaja en la Universidad, empezó a vivir, como todos los que transitan su misma situación, una vida con limitaciones: ya no puede viajar, sigue una dieta muy estricta, sufre calambres frecuentes y suele terminar sus sesiones exhausto. A su espera de un riñón la asocia con la incertidumbre: “todavía no me llamaron para ningún operativo y se tienen que dar muchas condiciones en el donante cadavérico y en uno para que se concrete un trasplante. En un punto es una lotería”, dice, aunque agrega que cada día se esperanza con esa posibilidad.

Mauro Cacciamani (38), que es de Berisso, dice que ya perdió la cuenta de los años (3,4) que lleva esperando un riñón que no llega. Cuenta que los dos días por semana que se dializa no puede hacer otra cosa más que eso y que por su situación debió abandonar algunos de las cosas que más le gustan, como viajar o dedicarse a la mecánica. Considera que la lista de espera es una prueba de paciencia y esfuerzo para él y toda su familia.

Mauro y Gustavo son apenas dos de los platenses en lista de espera por un riñón. Como ellos, son 7.080 los argentinos que actualmente esperan órganos para trasplante según datos del Incucai. Muchos de ellos recibieron con cauto entusiasmo una noticia conocida en los últimos días que podría revolucionar, con el tiempo, el mundo de los trasplantes: la realización del primer xenotrasplante exitoso que permitió implantar el corazón de un cerdo genéticamente modificado a un hombre de 57 años sin otra opción terapéutica.

Un xenotrasplante implica el implante de células, tejidos u órganos provenientes de un ser vivo de una especie al organismo de un individuo de otra.

La operación hecha en Maryland, Estados Unidos, no fue la única en su tipo que se realizó en los últimos meses en el mundo. En otra similar se implantaron riñones de cerdo a un paciente con muerte cerebral, logrando que estos funcionen.

Se trata de primeros pasos que fueron saludados por la ciencia como muy auspiciosos, aunque por supuesto, tempranos.

Se los llegó a comparar por su importancia con el primer alotrasplante (de hombre a hombre) realizado en 1967 y hay quienes sugieren que podría anunciar a futuro toda una revolución en el campo de los trasplantes, ante su potencial impacto en un factor clave: la disponibilidad de órganos.

Se estima que actualmente la escasa disponibilidad de órganos viables provenientes de donantes cadavéricos hace que, en un año, el 85% de las personas en lista de espera no reciba el órgano que necesita, ya que cada año se realiza un promedio de 1.900 trasplantes, siendo el año récord de intervenciones de este tipo el 2019, en que se registraron 2.348 trasplantes.

El avance en la experimentación con xenotrasplantes abriría una perspectiva alentadora, dado que la ventaja de este procedimiento es que los animales podrían ser una fuente permanente de provisión de órganos.

Algunos profesionales se animan incluso a imaginar un futuro sin listas de espera, en que cada cual pudiera obtener el órgano que necesita de un animal genéticamente modificado para tal fin.

Adrián Abalovich, director del área de xenotrasplantes de la Sociedad Argentina de Trasplantes (SAT), calificó como un hito comparable al primer trasplante de corazón de humano a humano en 1967 al trasplante de un corazón de cerdo genéticamente modificado a un hombre y agregó que “ya se empieza a ver como posible que el día de mañana no haya más pacientes en lista de espera y que cada quien pueda tener el órgano que necesita proveniente de animales”.

Con todo, como todo avance demanda sus tiempos y plantea sus riesgos, objeciones, su necesidad de un marco regulatorio y sus dilemas éticos, que muchos ya empiezan a colocar sobre el tablero.

xenotrasplante exitoso

La noticia se conoció a principios de enero y tuvo un fuerte impacto en el mundo científico: un equipo de cirujanos estadounidenses trasplantó con éxito, por primera vez, el corazón de un cerdo modificado genéticamente a un humano, según informó la universidad Maryland Medical School, donde se hizo la intervención.

La operación demostró por primera vez que el corazón de un animal puede seguir latiendo en un ser humano sin un rechazo inmediato.

El paciente fue David Bennett, un hombre de 57 años, que no era apto para un trasplante humano.

Según Bartley Griffith, quien estuvo a cargo de la operación, “esta fue una cirugía revolucionaria y nos acerca un paso más a la solución de la crisis de escasez de órganos. Estamos procediendo con cautela, pero también somos optimistas porque esta primera operación quirúrgica en el mundo brindará una nueva opción importante para pacientes en el futuro”.

Con el mundo científico todavía conmovido por esa noticia, durante la última semana, la Facultad de Medicina Marnix E. Heersink de la Universidad de Alabama, en Estados Unidos, anunció el trasplante con éxito de riñones de cerdo modificados genéticamente y de grado clínico en un paciente con muerte cerebral.

“Ya se empieza a ver como posible que el día de mañana no haya más pacientes en lista de espera”

“Estos resultados positivos demuestran cómo los xenotrasplantes podrían resolver la crisis de escasez de órganos en todo el mundo”, destacaron los autores en el ‘American Journal of Transplantation’.

Con todo, pronto se hicieron escuchar voces que llamaban a la cautela.

En ese sentido, expertos de Francia e Inglaterra salieron a decir que el trasplante del corazón de cerdo a un humano es un avance aún incierto y que debe demostrar todavía su validez a largo plazo.

“Lo que contará será el medio y largo plazo”, resumió el cirujano cardíaco británico Francis Wells en declaraciones recogidas por Science Media Center.

Y opinó que “por el momento no hay elementos al respecto y vigilaremos atentamente cómo evoluciona este paciente tan valiente. Quizás era un poco pronto para anunciar algo así al mundo”, aseveró.

esperas de dos a siete años

En diálogo con este diario, Francisco Leone, presidente del CUCAIBA (Centro Único Coordinador de Ablación e Implante de la provincia de Buenos Aires) consideró “un hecho muy auspicioso”, al xenotrasplate exitoso anunciado en Estados Unidos e indicó que en nuestro país ya hay en marcha líneas de investigación para obtener animales genéticamente modificados para trasplantes (ver aparte).

Según destacó el profesional, actualmente, por caso, la espera de un riñón de donante cadavérico en la provincia de Buenos Aires implica tiempos variables que van de los 2 a los 7 años.

El problema es el ritmo de procuración, que se ubica por debajo del de la incidencia de la enfermedad renal.

“La espera de un riñón en la Argentina puede demandar hoy entre dos y siete años”

“No hemos podido lograr el nivel de procuración que queremos, a pesar de que mejoró”, dijo Leone, quien indicó que para reducir la brecha entre la necesidad y la procuración de órganos para trasplante, se trabaja en dos acciones paralelas: incentivar la donación y la procuración (entre otras medidas a través de la creación de equipos afectados a esta tarea pertenecientes a los propios hospitales, algo que ya se implementó en diez nosocomios bonaerenses) y al mismo tiempo trabajar sobre la prevención, articulando con los niveles de atención y programas que pueden mejorar la respuesta preventiva.

Para Leone, se espera que a lo largo de este año mejore la procuración de órganos en la Provincia.

Con relación a los xenotrasplantes, indicó que “aunque se trate de una línea de investigación auspiciosa, también es cierto que estamos en una etapa muy temprana de las investigaciones y hay que esperar. Y en ciencia y en medicina hablamos de tiempos largos. Se van a necesitar más de cinco años, por lo menos, para obtener evidencia”.

Para los platenses que esperan un órgano, la noticia del primer xenotrasplante exitoso alienta un entusiasmo cauto.

“Sería extraordinario que algo así prospere, aunque demandaría mucho tiempo. Pero claro, podría ser un avance que termine con la crisis de la procuración de órganos para trasplantes, ya que hoy hay mucha necesidad”, dijo por caso Mauro Cacciamani.

Gustavo Maluendez, por su parte, dijo que “me enteré en diálisis y creo que sería fantástico que en algún momento haya disponibles órganos de origen animal. Sabía también que había alguna línea de investigación en España en torno a desarrollos eléctricos que suplieran al órgano de origen cadavérico. Genera esperanza, pero sabemos que son cosas que van a llevar tiempo”.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

Gustavo Maluendez, platense en lista de espera por un riñón “Hace dos años y siete meses que me dializo tres veces por semana y más de un año que estoy en lista de espera por un riñón. Todavía no me llamaron para ningún operativo y se tienen que dar muchas condiciones en el donante cadavérico y en el pacientes para que se concrete un trasplante. En un punto es una lotería, aunque no pierdo las esperanzas. La gente que se trasplanta recupera su calidad de vida. Cuando vivís en diálisis se te corta todo, dejás de viajar, tenés que seguir dietas estrictas. Escuché lo del xenotrasplante exitoso. Creo que sería buenísimo que ese avance se concrete, aunque puede llevar varios años”

Mauro Cacciamani, vecino de Berisso, en lista de espera por un riñón “Ya perdí la cuenta de los años que llevo en diálisis y esperando un riñón que no llega. Pueden ser tres o cuatro, no se. Dos días por semana me dializo y no puedo hacer otra cosa más que eso. Tuve que abandonar algunas de las cosas que más me gustan, como viajar o la mecánica. La lista de espera es una prueba de paciencia y esfuerzo para mi y toda mi familia. Es alentador ver, a través de un grupo de WhatsApp que tenemos, cómo muchos llegan al trasplante y recuperan calidad de vida. Lo de los xenotrasplantes suena asombroso y estaría bueno, porque faltan órganos. Pero seguro va a llevar mucho tiempo llegar a eso”.

Francisco Leone, Presidente CUCAIBA “El xenotrasplante exitoso de un corazón de cerdo genéticamente modificado a un ser humano es un hecho muy auspicioso. Pero se van a necesitar más de cinco años, por lo menos, para obtener evidencia”

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla