Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $123,55
Dólar Ahorro/Turista $203.86
Dólar Blue $208,00
Euro $127,60
Riesgo País 1924
Opinión |Editorial
Una increíble permisividad para pasar de año debiendo muchas materias

Una increíble permisividad para pasar de año debiendo muchas materias
11 de Mayo de 2022 | 02:42
Edición impresa

La alternativa de que los alumnos del nivel secundario puedan pasar de año llevándose numerosas materias previas, avalada ya en varias provincias, puede resultar agradable para parte de esos alumnos y algunos otros sectores, pero sus efectos pueden resultar sumamente nocivos para el futuro de los estudiantes y del propio país, que necesita contar con una población cabalmente instruida y formada para enfrentar los múltiples problemas que la desafían.

Como se sabe, desde siempre el estatuto nacional disponía que un alumno podía pasar de año si tenía hasta dos materias no aprobadas, pero a partir de la pandemia el gobierno nacional autorizó a que cada provincia decida qué hacer con esa normativa. Esa delegación se tradujo ahora en que Formosa haya decidido posibilitar que un alumno pase de año debiendo todas las materias, así como también algunas del año anterior y de otros ciclos precedentes.

Para ponerlo más en claro, en Formosa se resolvió que los alumnos de las escuelas secundarias puedan pasar de año con hasta 19 materias previas, según la medida publicada por la cartera educativa el pasado 2 de mayo en su Boletín Oficial.

De tal manera, los estudiantes formoseños cuentan con el aval para adeudar todas las materias de 2020 –cabe recordar que un año del secundario cuenta con 13 materias-, hasta tres materias de ciclos lectivos anteriores y otras tres pendientes de aprobación correspondientes al 2021.

Como es de suponer, frente a esto no son pocos los expertos en educación que salieron a pegar el grito en el cielo y a destacar que, lejos de ayudar a los chicos, con esta medida se empobrece la calidad educativa que los alumnos reciben. Lo cierto y preocupante es que varias provincias argentinas se sumaron para garantizar que los alumnos pasen de año sin haber aprobado tres, seis u ocho materias, en tanto que, como se dijo, Formosa batió todos los récords negativos al establecer ese tope en 19 materias.

Concretamente, la resolución N°1953 -emitida para anunciar los denominados “criterios de promoción escolar 2022” -menciona que los ciclos 2020 y 2021 fueron atravesados “por el hecho extraordinario de una pandemia, que impactó sin precedentes en el sistema educativo afectando la trayectoria escolar de los estudiantes por las características de las medidas de seguridad sanitarias implementadas en resguardo de la salud de la población”.

Una vez conocida la decisión, directivos de un gremio de docentes formoseños expresaron su repudio y preocupación, al considerar que se trata de “una perinola con una sola opción... ‘pasan todos’. Esa flexibilización, que puede resultar simpática a padres/madres y estudiantes, es doblemente dañina; pues perjudica al que acumula materias previas dado que solo le brinda instancias de evaluación y no espacios de apoyo, de recuperación con clases presenciales y docentes titulados en las materias adeudadas o previas. También perjudica a quienes no adeudan materias y están cursando pues le sacaran sus docentes para las mesas examinadoras; a fin de lograr la aprobación por insistencia, y mientras se lo examina, obviamente, tampoco cursa”.

No debiera hacer falta decir mucho más. Pero sí convendría recordar –si aquí se habla de pandemia- que países de distintos signo político, al momento de atravesar guerras, catástrofes climáticas, epidemias y otras graves contingencias, jamás dejaron de preocuparse en que los chicos siguieran asistiendo a clases, ya sea en refugios subterráneos, en aulas improvisadas al aire libre, en muchos lugares alternativos, siempre sometidos al sano rigor de la educación que no se permiten interrumpir y que les impone a todos estudiar y esforzarse.

Con medidas permisivas y demagógicas no se puede encarar la educación de las jóvenes generaciones de nuestro país. Es de esperar, entonces, que las autoridades educativas de las provincias que han fijado facilidades que están fuera de lugar, que no responden a ninguna concepción valedera, rectifiquen el rumbo y normalicen la prestación de un servicio escolar que, durante muchas décadas, fue un orgullo de la Argentina y un modelo para muchos otros países del mundo.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla