Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

El otro lado de Eduardo Sacheri

Eduardo Sacheri este año conoció el glamour de los premios Oscar cuando la película "El secreto de sus ojos", basada en una de sus novelas, se alzó con la estuatuilla a la mejor película extranjera. Sin embargo, el escritor asegura que su vida pasa por otro lugar, como las escuelas humildes de Merlo donde da clases y promociona la lectura: "Me pasó algo que no suele sucederle a cualquiera, pero mis anclajes no están en Hollywood".

El escritor es licenciado en Historia, ejerce como profesor de secundaria y universitario. Sus cuentos futboleros escritos a mediados de la década de 1990 y difundidos por el periodista Alejandro Apo, le dieron una gran audiencia que empezó a familiarizarse con su nombre. Con su pasión por el fútbol logró amalgamar relatos atrapantes y entretenidos con historias de gran raigambre en la cultura popular argentina. Actualmente está trabajando en el guión y adaptación de un cuento de Roberto Fontanarrosa para la nueva película animada de Juan José Campanella que llevará el título "Metegol" y quedará terminada a fines de 2012.

Pese a sus múltiples actividades una buena parte de su tiempo está dedicado a la docencia y a la promoción de distintas acciones en las aulas. "En el año 2008 me presenté en el proyecto Viva Lectura de Fundación Santillana que difunde y premia ideas docentes y de asociaciones civiles que estimulen la lectura. Mi proyecto estaba basado en la lectura de cuentos en voz alta y en grupos, algo que permitió establecer mejores vínculos entre los alumnos y los libros", explicó Sacheri.

Consideró el aula como un mundo cerrado en el que hay muchas cosas posibles de hacer y llevó a la práctica ideas simples, pero efectivas. "En escuelas muy carenciadas desarrollé el proyecto durante mis horas de Historia y Geografía, dedicamos una hora reloj por semana y ése fue un tiempo invertido", apuntó.

Eduardo Sacheri señaló que el hábito de la lectura en voz alta fue algo que se mantuvo hasta el siglo XVIII, pero con la irrupción del mundo burgués se adoptó una actitud más introspectiva. "Para los chicos de menores recursos leer en silencio es una tortura porque, entre otras cosas, no entienden la puntuación, leen mal los signos. Sin embargo con las pautas nuevas, les resultó interesante, placentero", dijo satisfecho.

Por experiencia el escritor afirmó que cuando sus alumnos abandonan el estudio no leen nunca más y que por eso es importante establecer una relación "amistosa" con la lectura. "Es imperdonable que salgan de la escuela odiando leer y Viva Lectura apunta a estimular eso: la lectura", indicó Sacheri quien además agregó que para promover esos hábitos no es necesario hacer un proyecto científico, sino algo breve y concreto.

Los interesados en sumarse a ese concurso pueden inscribirse hasta el 31 de marzo en la categoría asociaciones o en otra de lectura entre docentes, www.premiovivalectura.org.ar.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...