Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
"La Feliz", al ritmo del 2 X 4

Ya es común en la noche marplatense disfrutar de los espectáculos de tango en las distintas milongas de la ciudad

13 de Enero de 2013 | 00:00

Los amantes del tango que veranean en Mar del Plata y, al llegar la noche, añoran caminar abrazados a una pareja al compás de esta música, pueden dejar de lado la nostalgia y satisfacer ese impulso en cualquiera de las milongas que abren toda la semana en la ciudad balnearia.

Los pocos kilómetros que separan al mayor centro turístico del país de la Meca del Tango -para esta danza que se baila en todos los continentes, 400 kilómetros es casi nada- hacen que el turista milonguero, especialmente el porteño, se sienta como en su casa, o como en su milonga habitual.

Gracias a esa cercanía y el intercambio que se da durante el año entre porteños y marplatenses tangueros -más aún desde que se instauró el calendario de feriados largos-, el turista se encuentra en las milongas de la ciudad costera con el mismo estilo de baile, musicalización, shows y hasta las caras de gente del ambiente que ve en Buenos Aires.

Esto ocurre no sólo por el mencionado intercambio, sino porque los milongueros que veranean en Mar del Plata no pueden evitar ir a despuntar el vicio en alguna pista local, donde probablemente se encuentren con otros porteños en situación similar.

"La temporada de verano no genera cambios en la organización, la musicalización u otra cosa con fines de atraer al turista; la única diferencia es que hay más gente, la concurrencia a veces se triplica", explicó a Télam Julio Valdez, organizador de la primera milonga de la ciudad, Chiqué.

Este maestro de tango y también bailarín de escenario, conocedor de lo que sucede en el ambiente, señaló que cada milonga mantiene su estilo, ya sea de tango moderno o de la vieja guardia, con alguna tanda de rock, folclore o pasodoble, que en el caso de la suya es de 100% tango, sin otros ritmos.

A diferencia de lo ocurrido en Buenos Aires tras la crisis de 2001, cuando ante la masiva llegada de turistas algunas milongas cambiaron su repertorio por un tango que gustaba en Europa, aclaró que él les ofrece algo genuino, con tangos de la década del 40, "sin Piazzolla ni Gardel, que no son para bailar".

La Mini Milonga, creada en noviembre pasado, es posiblemente la más nueva de Mar del Plata, y su organizador es Héctor López, quien también da clases a principiantes y arma prácticas de tango; son como milongas en las que el maestro observa y corrige a los practicantes y éstos piden consejos o una evaluación de su baile.

Desde la apertura de Chiqué, a fines de los 90, la actividad milonguera creció con altibajos en Mar del Plata, con el esfuerzo de organizadores y bailarines, quienes igual que en Buenos Aires piden al gobierno local mayor apoyo que la sola difusión de sus actividades en folletos turísticos, que aseguran es la única ayuda que reciben actualmente.-

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Para comentar suscribite haciendo click aquí

cargando...
Básico Promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$60.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $490.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla