Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

El calvario de una mujer: amenazas y abusos de su ex, quien incluso colgó un pasacalles

Micaela, una mujer de 30 años de Santa Fe, denunció a su ex pareja tras una dolorosa secuencia de acosos y amenazas que duró varios meses. La mujer finalmente tomó valor y radicó la denuncia, y contó la difícil situación que se vio obligada a pasar.

"No me animaba a contar lo que me pasaba, ni a mi familia, me daba miedo", expresó Micaela, algo que siempre se repite en estos casos. "Me amenazaba con hacerle daño a mi familia y me daba mucho miedo", detalló.

Sin embargo, la mujer logró salir de la vorágine en la que se veía encerrada y en enero de este año realizó la primera denuncia: "Esta vez decidí buscar ayuda, no callarme más, porque las mujeres que sufrimos violencia nos callamos por proteger a la familia, por protegernos a nosotras mismas", comentó al respecto.

Después de lo ocurrido, la situación empeoró. "Cuando decidí hacerlo se empezaron a cumplir todas las amenazas que me había hecho, no quiero terminar con el ácido ni con mi cara cortada, no quiero que me pase nada y si algo me pasa lo culpo al Estado", se lamentó.

El acoso y las amenazas comenzaron hace dos años. El hombre, llamado Nahuel Beltranini, incluso llegó a colgar un pasacalles: "Micaela Paola, corrupta y drogadependiente, empleada pública de la provincia de Santa Fe", decía el cartel que contenía una foto trucada donde se veía a Micaela fumando marihuana. Éste fue el desencadenante de una nueva denuncia que ayer por la mañana radicó en el Ministerio Público de la Acusación (MPA).

El calvario que tuvo que vivir Micaela alcanzó a su hermano, a quien roció de ácido la puerta de su casa y su auto. "Ahora me dijo que me va a cortar la cara", dijo respecto a nuevas amenazas que sufrió.

"Una vez me pegó muy fuerte y me obligó a tomar pastillas para dormir y me dejó encerrada en la habitación, pero me escapé. Esa vez le robé un arma que tenía, pero sé que ahora tiene otra y permiso de portación", detalló Micaela acerca de otro episodio pasado.

La restricción de acercamiento dictada contra Beltranini no sirvió de mucho, ya que la sobrepasó en reiteradas oportunidades. El hombre será citado en libertad para comunicarle la audiencia imputativa por amenazas y hostigamiento.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...