Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Investigan a funcionario de la Autoridad del Agua por denuncias de abuso y acoso

Muchas de las causas fueron archivadas. Por su parte, él rechazó los cargos y vinculó las acusaciones a su posición laboral

Investigan a funcionario de la Autoridad del Agua por denuncias de abuso y acoso

Tres de las víctimas relataron los acosos sufridos a el dia. “Es un depredador”, dijo su ex /Gonzalo Calvelo

13 de Octubre de 2019 | 02:46
Edición impresa

La Justicia investiga una serie de denuncias por diversos delitos presuntamente cometidos por un agrimensor que se desempeña como jefe del “Área de Límites y Demarcaciones” de la Autoridad del Agua (ADA). Entre las denunciantes se encuentran ex compañeras de trabajo, empleadas de una empresa tercerizada que cumplía funciones de limpieza en el edificio del ADA, y hasta ex parejas del acusado.

Por su parte, ante la consulta de EL DIA, el denunciado, Julio Di Cianni (42), manifestó que se trata de “falsedades sin ningún fundamento” y aseguró: “Me están persiguiendo, me injurian y no hay nada que corrobore esos hechos”.

Semanas atrás, empleados del organismo señalaron que se llevó a cabo “una protesta en el edificio en repudio a su persona y solicitando sea excluido”. Respecto al caso, fuentes del Ministerio de Infraestructura de la provincia de Buenos Aires le refirieron a este diario que “estamos esperando a que actúe la Justicia para ver qué determinación se toma”.

CUATRO HISTORIAS

Brenda Morinigo hoy tiene 24 años y una hija de 2. En 2015 estaba en plena búsqueda laboral y en su recorrido llegó a un aviso que pedía a una experta en AutoCad o SketchUp, dos programas informáticos de diseño en 3D. Envió su currículum y esperó el llamado, que llegó un día más tarde en forma de mensaje de texto y por Facebook. Su futuro empleador (no se trataba de una empresa, sino de un particular) le ofreció la posibilidad de trabajar en diversas obras.

Así fue como conoció a Julio di Cianni. “Uno de estos lugares que recorrimos durante el tiempo en el que trabajé con él es un terreno en Estancia Chica, Abasto. Más tarde me enteraría de que se trataba de una propiedad de él”, detalló la joven. Luego de algunas jornadas de labor conjunta, “él empezó a tratarme distinto y a buscar otro tipo de relación. Me empezó a controlar, a pedirme explicaciones. Yo tenía pareja y no me interesaba, entonces le escribí para terminar” el vínculo de trabajo, señaló.

Siempre según la exposición de Brenda, di Cianni “se enojó mucho, me insultó, se puso como loco. A las horas se disculpó y me ofreció juntarnos a hacer una carta de presentación para entrar en la Autoridad del Agua”. Esta actitud reflejada por la mujer se repetirá en todos los relatos de todos los testimonios recogidos.

La necesidad de contar con un sueldo era muy fuerte y Brenda decidió perdonarlo. Aceptó la propuesta y se encontraron en 153 y 520. “Subí al auto y a las dos cuadras se volvió a poner agresivo. Me preguntaba por qué lo dejaba. Yo esperaba que pasara el tiempo y que los domos de las cámaras de seguridad nos grabaran pasar por si me pasaba algo”, recordó. En un momento intentó bajar del auto, pero el conductor, dice, fue más rápido: la tomó del brazo, la tiró hacia adentro y puso el seguro, denunció. Brenda empezó a tener miedo y creyó que la mejor manera de sobrellevar la situación era “seguirle la corriente”. Cuando el vehículo dobló de 520 a 137, en dirección norte, “ya me di cuenta de que me quería llevar a la casa de Abasto”, indicó. Según la denuncia, una vez dentro, di Cianni le acercó una computadora y le pidió que “ingresara todos mis datos” para ir “armando el currículum” mientras él fue a la cocina. Luego regresó con dos vasos llenos de líquido y le ofreció uno.

“Tomé un sorbo y me desvanecí. Recuperé la conciencia momentáneamente y estaba sin la remera, con los pantalones bajos, él estaba parado al lado mío masturbándose”, aseveró la joven.

Después se volvió a dormir y ya despertaría, horas después, en la casa de su madre con “moretones de pinchaduras y sangre en los brazos”, explicó. Su pareja la llevó al cuerpo médico donde le hicieron estudios por HIV y un hisopado con resultado negativo. Brenda hizo la denuncia y su causa fue archivada por “falta de pruebas”.

Gala estuvo “seis meses saliendo con alguien a quien en verdad no conocía”, expresó. La primera vez que trató con Di Cianni fue porque “compré un terreno, quería ampliar la casa y tuve que llamar a un agrimensor”.

A los 15 días de ese primer encuentro, le ocurrió “algo extraño”. Ella salía del banco tras cobrar un dinero por la venta de un auto y al llegar a su hogar la asaltaron. “Me robaron la billetera con todo el dinero adentro. Meses más tarde, esa billetera apareció en el auto de él”, por Di Cianni, aseguró.

Hay causas en al menos seis fiscalías, muchas archivadas y otras en proceso de revisión

Las denuncias a las que accedió EL DIA están en las UFI 5, 8, 3, 11, 4 y 2 de La Plata

Antes de ese episodio, Gala y Di Cianni fueron pareja. La relación duró poco, la separación “más de un año y medio”, confió ella. En ese lapso, “lo denuncié muchísimas veces porque me vació el local, me saqueó la casa. Estuvo la Policía Científica, tomaron huellas, pero no pasó nada”, manifestó.

Y ahondó: “Se metió en mi hogar, me robó un montón de veces. Te saca las cosas para que una dependa de él. Él necesitaba que yo lo necesitara. Me robó la perra y la tuve que ir a buscar por mis propios medios, porque la Policía me dijo ‘animales no buscamos’. Hasta llegó a secuestrar a mi hijo”, reveló.

No obstante, “nunca tuve respuesta de todas la denuncias por robos y violencia de género”, cuestionó, razón por la cual “las últimas veces dejé de hacerlo, ¿qué sentido tenía?”, se quejó.

Una vez que “me dieron la perimetral, recién ahí pude estar tranquila”, dijo. Gala afirma que hay al menos otras dos parejas que vivieron una pesadilla igual. La primera mujer que se casó con él y “otra con quien tuvo un romance”, que “lo denunció por violencia de género, entre otras cosas”. Este medio no pudo corroborar esas acusaciones.

Otra ex novia de Di Cianni, que prefirió mantener el anonimato, lo definió como “una persona perjudicial para cualquiera que se relacione con él, en el trabajo, en la vida, donde sea. Es un diablo disfrazado de hombre”.

La conexión con Laura Emeri también se dio por trabajo. Ella es técnica química, pero arribó al ADA por medio de una empresa tercerizada, HAHN TRUPP S.A, que brinda servicios de limpieza. Un día decidió dejar una presentación con sus antecedentes y aptitudes para desempeñarse en su especialidad.

Por eso la sorprendió el requerimiento de amistad de Facebook de parte de un funcionario de la entidad.

“Era Di Cianni, que me pidió más referencias y me comentó que estaba de viaje, que íbamos a ver unos proyectos cuando volviera”, le explicó Laura a este medio. Al poco tiempo le envió mensajes personales: “Me siento solo, veo tu perfil y me caliento”.

Asimismo, le mandó imágenes de su pene y le pidió fotos de ella desnuda (todo quedó registrado y está en poder de la damnificada y sus abogadas).

Según consignó Laura, el acoso creció y se tornó diario. Como ella no quería perder su puesto laboral no supo cómo reaccionar. Perdió peso y el pelo, lloraba “constantemente”, en su casa y en la institución, reveló. “Me decía que si no me encamaba con él, me iba a quedar sin trabajo”, agregó. En una de esas escenas de congoja, la mujer se contactó con otra empleada (Olga Tenutto) del lugar. Ésta se lo contó a su jefa y “así se destapó una olla” que culminó con Laura despedida.

La situación habría derivado en nuevos ataques de Di Cianni, esta vez contra Olga, conforme remarcaron ambas mujeres. “Las denuncias interna y penal que Laura presentó en la dirección del ADA desaparecieron”, destacó Tenutto. Hasta esa ocasión, ella y el funcionario mantenían una correspondencia cordial, forjada en varios años de trabajar en el mismo espacio.

“Todo cambió en un instante, él se enojó mucho conmigo y se puso autoritario. Tuvimos muchas discusiones y llegó a sacar todas las pertenencias que tenía sobre mi escritorio”, evocó.

Pero lo más peligroso, según mencionó Olga, tuvo lugar un sábado. “Me tiró el auto encima y no me atropelló porque lo vi antes”, aseguró. Después de acusarlo en la Justicia, “me empezó a pedir perdón y a decirme que nos olvidemos de lo había pasado, todo para que yo desestime la denuncia”, algo que terminó sucediendo.

Según Olga, mediante una suerte de coerción por parte de los letrados que representaban a Di Cianni.

“NO HAY RESPUESTAS”

Las denuncias a las que tuvo acceso EL DIA, algunas en proceso y otras archivadas, se encuentran en las UFI Nº 5, 8, 3, 11, 4 y 2.

Mabel Giménez y Derlis Redondo Saravia, abogadas de cuatro denunciantes, expresaron que “hay al menos cinco chicas más que padecieron vejaciones a manos de este sujeto, que no lo denunciaron por el miedo que le tienen”.

Asimismo, afirmaron que “se han llevado fojas de las IPP (investigación penal preparatoria) de las fiscalías, por eso mucho de los casos quedaron archivados”.

“Nosotros nos presentamos hace dos meses en las distintas fiscalías y pedimos que se revisen las causas, pero todavía no hemos tenido respuesta. En algunos expedientes estaba mal escrito el apellido”, expresó Giménez.

Otros empleados de la ADA sostienen que “lo protegen y no sabemos por qué. Lo han acusado por acoso laboral en más de una oportunidad y no se tomó ningún tipo de medida”.

Por otro lado, desde la Facultad de Ingeniería destacaron que Di Cianni “tenía el cargo de auxiliar docente en la cátedra de Topografía y fue apartado del cargo recientemente por cuestiones administrativas, porque no cumplía con las obligaciones. No hemos tenido ninguna denuncia por causas de género”, aclararon.

Docente
Desde la Facultad de Ingeniería confirmaron que Julio di Cianni “tenía el cargo de auxiliar docente en la cátedra de Topografía y fue apartado del cargo recientemente por cuestiones administrativas, porque no cumplía con las obligaciones”. Negaron denuncias por causas de género.

 

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla