Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Para el FMI, la economía argentina caerá 3,1% este año y 1,3% en 2020

Prevén una desaceleración de la inflación para el año próximo. Según el trabajo, el mal desempeño económico de Argentina, Irán, Turquía y Venezuela explica alrededor de la mitad de la disminución del crecimiento mundial

Para el FMI, la economía argentina caerá 3,1% este año y 1,3% en 2020

Kristalina Georgieva, directora gerente del FMI/archivo

16 de Octubre de 2019 | 02:34
Edición impresa

El Fondo Monetario Internacional (FMI) pronosticó para Argentina una caída del 3,1 por ciento del PBI, una inflación 57,3 por ciento y una tasa de desempleo de 10,6 por ciento para todo el 2019.

De acuerdo con la actualización de su informe de “Perspectivas Económicas Mundiales” (WEO por su siglas en inglés), el organismo prevé además para el año próximo mejores condiciones para la Argentina, con una fuerte desaceleración de la inflación, en 39,2 por ciento, y una menor caída del PBI, en 1,3 por ciento.

En el contexto mundial, el reporte pronostica un crecimiento de 3 por ciento, que representa el nivel más bajo desde 2008-09 y consiste a la vez en una rebaja de 0,3 puntos porcentuales respecto de de la proyección publicada en el informe de abril de 2019.

Para el FMI, “el drástico empeoramiento de las condiciones macroeconómicas ocurrido entre 2017 y 2019 en un pequeño número de economías sometidas a graves tensiones (en particular, Argentina, Irán, Turquía y Venezuela) explica alrededor de la mitad de la disminución del crecimiento mundial, de 3,8 por ciento en 2017 a 3,0 por ciento en 2019”.

Según la entidad “estas mismas economías -junto con Brasil, México y Rusia, que según las proyecciones crecerán aproximadamente 1 por ciento o menos en 2019- generan más de 70 por ciento del repunte del crecimiento previsto para 2020”.

Por lo que se prevé para el año próximo (2020) un crecimiento global de 3,4 por ciento (lo que igualmente constituye una revisión a la baja de 0,2 puntos porcentuales respecto de abril), y esa mejora es “más que nada gracias a la mejora proyectada del desempeño económico de varios mercados emergentes de América Latina, Oriente Medio y economías emergentes y en desarrollo de Europa, que se encuentran sometidas a tensiones macroeconómicas”.

Sin embargo, teniendo en cuenta la incertidumbre en torno a las perspectivas de varios de estos países, la desaceleración proyectada en China y Estados Unidos y los destacados riesgos a la baja, el ritmo de la actividad mundial bien podría resultar ser más moderado, advirtió el texto presentado hoy, en conferencia de prensa, con motivo de las celebración de la Reunión Anual conjunta del FMI y del Banco Mundial, que tendrán lugar esta semana.

El Fondo espera que “en Argentina la economía se contraiga más en 2019 debido a la pérdida de confianza y al endurecimiento de las condiciones de financiamiento externo”.

En este sentido, expuso que “las elecciones primarias de agosto produjeron un fuerte aumento del rendimiento de los bonos públicos en medio de una venta masiva general de activos nacionales”.

Y para el próximo período, el FMI “proyecta que la economía argentina se contraiga nuevamente en 2020, pero no tanto como este año”.

Problemas para la economía global

“Durante el último año, el crecimiento mundial disminuyó drásticamente”, dijo el informe. Y explicó: “Entre las economías avanzadas, el debilitamiento ha sido generalizado y ha afectado a las grandes economías (Estados Unidos y, especialmente, la zona del euro) y a las economías avanzadas más pequeñas de Asia. El enfriamiento de la actividad ha sido más pronunciado entre las economías de mercados emergentes y en desarrollo, como Brasil, China, India, México y Rusia, así como en algunas economías aquejadas por tensiones macroeconómicas y financieras”.

“ Teniendo en cuenta la incertidumbre - afirma el trabajo- en torno a las perspectivas de varios de estos países, la desaceleración proyectada en China y Estados Unidos y los destacados riesgos a la baja, el ritmo de la actividad mundial bien podría resultar ser más moderado. Para evitar ese desenlace, las políticas deberían apuntar decisivamente a disipar las tensiones comerciales, y reimpulsar la cooperación multilateral”.

 

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla