Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Un día de campaña con Kicillof: avalanchas, selfies y política a bordo del Renault Clio

El candidato del Frente de Todos estuvo ayer en Magdalena y Berisso, en la recta final de una gira que arrancó en 2016

José Maldonado

Por: José Maldonado
jmaldonado@eldia.com

16 de Octubre de 2019 | 02:32
Edición impresa

“¡Ahí viene el Clio!”. Enfrente de la plaza central de Magdalena, una nena de diez años se asoma cada tanto a la esquina para intentar anticipar la llegada que tiene en vilo a medio pueblo. Es la hora de la siesta, las calles están desiertas pero el salón del Sport Club es un hormiguero de gente, desde la presidenta del centro de estudiantes del colegio secundario hasta un médico que atendió años en el hospital local, pasando por representantes de los clubes de barrio y decenas de vecinos y representantes de instituciones.

Cuando finalmente el Renault Clio que traslada desde 2016 por toda la Provincia a Axel Kicillof dobla la esquina, unas 20 personas que esperan en la puerta corren hacia el auto. Apenas baja, el candidato a gobernador del Frente de Todos, que en agosto pasado le sacó casi 20 puntos de diferencia a María Eugenia Vidal, queda sumergido en medio de una avalancha.

Todo el mundo quiere sacarse una foto, hacer un video, entregarle una carpetao una carta pidiendo trabajo. El ex ministro que saltó a las grandes ligas de la política en el último tramo del gobierno de Cristina Fernández, parece una estrella de cine. Ese magnetismo fue tal vez el que convenció a la ex presidenta a empujar, contra la resistencia de algunos intendentes, su candidatura bonaerense desde 2016. Por entonces, muy pocos apostaban con que terminaría convirtiéndose en el candidato de todo el PJ.

 

Entrenado como docente universitario, Kicillof fue construyendo un discurso que lo posicionaba como candidato. A los pocos meses, según dicen, Cristina comenzó a comunicar su decisión de que Axel sea el candidato a gobernador para enfrentar a Vidal. El resto es historia más o menos conocida.

Magdalena fue la primera parada de la recorrida que ayer trajo a Kicillof y a su equipo de campaña también a Berisso, donde cerró el día con un acto lleno de liturgia peronista.

En el Club Social, hizo una actividad que fue uno de sus sellos de campaña. Se reunió con comerciantes, pequeños empresarios, profesionales y vecinos de los pueblos y ciudades en los 130 de los 135 distritos de la Provincia que ya visitó arriba del Clio.

Hace algunas semanas, circularon fotos que lo mostraban a Kicillof bajando de un auto de alta gama. Por redes sociales, muchos aseguraban que era falso que recorría la Provincia a bordo de un auto modesto. En el equipo del candidato peronista lo desmienten enfáticamente.

El Renault del año 2012 se convirtió en el ícono de su campaña. “La Provincia la tenés que recorrer en auto, no podés hacerlo de otra forma, salvo que tengas un avión privado. Claramente no es mi caso”, explica Kicillof en una charla mano a mano con EL DÍA. “Mi auto familiar se lo tenía que dejar a mi mujer, no me lo podía llevar. Entonces apareció Carlos, que ofreció su auto para salir a recorrer la Provincia”.

“Carlos” es Carlos Bianco, el hombre que desde 2016 se mueve al lado de Kicillof como amigo, asistente, chofer y compañero de ruta, con aspiraciones a ocupar algún rol de peso si gana el domingo 27. Los dos se visten parecido, de negro. Axel con polera, jean y zapatos. Carlos con zapatillas, buzo y un prendedor que dice “MORAN”. El Morán es el centro cultural que Kicillof y un grupo de amigos abrieron en esa calle del barrio porteño de Agronomía, donde vive Axel. El reducido equipo de campaña lo completa Jéssica Rey, platense y jefa de prensa y Nicolás, asistente.

Antes de irse de Magdalena, Kicillof encabeza un acto con fervor militante en el que levanta una y otra vez la figura de la candidata local, Patricia Añaños, que en las PASO sacó menos votos que el intendente de Cambiemos, Gonzalo Peluso.

En el camino a Berisso, sentado en el asiento del acompañante del Clio, lee una de las cartas que le acercaron. Es de una chica, le explica que es madre soltera, que cría a su hija en una casa con piso de tierra y que necesita trabajo. La lee hasta el final, en voz alta. En el viaje, llama a un intendente del sur del Conurbano para preguntarle cómo estaba su distrito con las inundaciones. Hace algunas consultas y la en la charla parece como si ya estuviese en funciones al frente de la Provincia. Pero Kicillof hace un quiebre de cintura y esquiva cualquier definición sobre su eventual gobierno. “Todavía no ganamos”, dice.

Llegando a Berisso, quienes empiezan a reconocer su figura dentro del Clio se agolpan alrededor del auto, golpean la ventanilla, saludan y corren al lado, abajo de la lluvia. Cientos de militantes lo espan en un galpón. Bianco maniobra para estacionar sin pisar a nadie. Kicillofse pone la campera, abre la puerta y se lanza otra vez sobre una marea de abrazos, selfies y besos.

170 mil
kilómetros Son los que tiene el Renault Clío a bordo del que Axel Kicillof hizo toda su campaña. Lo maneja Carlos Bianco, su dueño. Desde 2016, cuando empezó su incursión bonaerense, el candidato a gobernador del Frente de Todos recorrió 130 de los 135 distritos de la Provincia.

 

Multimedia

Apenas baja del auto, decenas de militantes y vecinos de magdalena le ofrecen mate y le dan cartas/s. Casali

Charlas mano a mano con grupos chicos, el sello de su campaña/casali

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla