Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Contra viento y marea

A pesar de las críticas y el flojo momento del equipo, el presidente Verón le ratificó su confianza al DT, que irá con el equipo a Santiago

Contra viento y marea
18 de Octubre de 2019 | 04:48
Edición impresa

Jueves lluvioso y frío en el Country de City Bell. El portón que está junto a la entrada del golf amaneció cerrado. El plantel, dentro la concentración. Desde lejos se veían los autos de los jugadores, del presidente Juan Sebastián Verón y de los principales integrantes de la secretaría técnica. Afuera un grupo de periodistas aguardando la confirmación de la situación de Gabriel Milito.

Primero llegó la noticia de que el grupo profesional se estaba entrenando en el gimnasio bajo las órdenes del profe Di Bártolo. Técnico y hombres de fútbol mantuvieron una charla en una oficina resolviendo el futuro del primer equipo.

En horas del mediodía llegó la primera noticia vía WhatsApp. Un directivo cercano al presidente confirmó que el entrenador del primer equipo iba a seguir siendo Gabriel Milito, a pesar del flojísimo presente Pincha y de su intención de dar un paso al costado. Lo que la noche del miércoles parecía ser tema sellado, ayer tuvo un giro de 180 grados.

La secretaría técnica le volvió a expresar al entrenador la confianza en su trabajo luego de analizar el momento del equipo, tanto en lo individual como en lo colectivo. Para los hombres que manejan el fútbol profesional, el principal responsable de este momento no es el técnico sino que las culpas son compartidas. Reconocieron las suyas y también les apuntaron a los jugadores, que quedaron en el ojo de la tormenta.

En paralelo con lo sucedido entre Verón, Milito y Agustín Alayes, el capitán Mariano Andújar reunió a sus compañeros para realizar una profunda autocrítica y defender el trabajo del técnico en la cancha. El arquero fue muy duro al término del partido, donde sostuvo que “estoy muy caliente con la derrota, Milito es uno de los mejores entrenadores que tuve en mi carrera y la culpa es nuestra”. Ayer, según se supo luego, se mantuvo en la misma sintonía.

La jornada siguió lluviosa y fría, pero con el correr de las horas se empezó a respirar otro clima. La noticia de la continuidad de Milito, al menos hasta el lunes en el partido contra Central Córdoba, en Santiago del Estero, trajo algo de calma en el Country.

La decisión de darle una oportunidad más a Milito fue exclusivamente del presidente Verón. Los demás integrantes de la Comisión Directiva no están convencidos y, por lo bajo, quedaron sorprendidos con la decisión del presidente.

No hubo palabras oficiales ni las habrá antes del viaje a Santiago del Estero. Nadie quiere referirse a plazos de continuidad pero también es cierto que si los resultados no acompañan el ciclo finalmente llegará a su fin, más allá que desde el Club pretenden sostener este proceso de trabajo y llegar hasta diciembre para reforzar el plantel. ¿Se sostiene a una nueva derrota, el lunes en Santiago del Estero? Cualquier persona ligada al fútbol respondería que no.

Dentro del análisis se habló del tema de lesiones y de la ausencia de dos jugadores muy importantes en el plantel como el juvenil Matías Pellegrini y el mendocino Angel González que llegó como refuerzo. Al joven nacido en Magdalena sólo lo pudo usar en 8 de los 20 encuentros, seis en el semestre anterior y ahora está ausente desde las primera fecha de la Superliga. En cuanto al ex Godoy Cruz, que se recupera de un cuadro de mononucleosis sólo lo pudo utilizar en 8 de los 12 partidos de este semestre.

La paz que trajo en el Country la continuidad de Milito se contrapuso con el semblante de los hinchas, que en las redes sociales explotaron de quejas. Twitter, Facebook y los foros donde participan hinchas de Estudiantes tuvieron un marcado rechazo. Incluso algunos se quisieron autoconvocar a la Sede, pero la movida no prosperó y no hubo un solo socio reclamando en la calle 53 número 620.

Milito regresó al Pincha el pasado 11 de marzo y en este, su segundo ciclo en el club, dirigió 20 partidos, con una eficacia del 43,33 por ciento, producto de 7 victorias, 5 empates y 8 derrotas. En el primer segmento de esta etapa (8 partidos del final de la temporada pasada) los resultados fueron mejores y se alcanzó un rendimiento del 50 por ciento pero el nivel del equipo decayó notoriamente en este semestre, con un rendimiento de apenas el 38,88 por ciento, dónde sólo consiguió un triunfo en los últimos 8 partidos, de los cuales en 5 fue derrotado.

¿POR QUÉ MILITO DEBERÍA SEGUIR SIENDO EL ENTRENADOR ALBIRROJO?

Porque fue el técnico elegido por Juan Sebastián Verón (presidente) y Agustín Alayes (secretario técnico). En el mes de marzo, cuando Leandro Benítez dio un paso al costado, los responsables del fútbol profesional Pincha no dudaron en apostar por su él para controlar el barco en la tormenta.

Además, fue quien le dio forma a este plantel. Eligió a Juan Fuentes, pidió por Federico González y Ángel González y decidió, por una cuestión de presupuesto, prescindir de un lateral por la izquierda, un central y otro delantero.

A falta de siete fechas para el final del año, y otra vez en la mitad del río, la continuidad de un ciclo siempre es lo más aconsejable. Y mucho más cuando no hay otro candidato a mano.

¿POR QUÉ MILITO DEBERÍA DEJAR DE SER EL ENTRENADOR ALBIRROJO?

Porque el equipo muestra una claro retroceso, partido a partido. Es verdad que sufrió dos lesiones clave en el transcurso del torneo (Matías Pellegrini y Ángel González), pero no pueden ser excusa a la hora del balance final. En todo el segundo semestre jugó mal, pero en los últimos cuatro encuentros, peor todavía. Da la sensación que el proceso está en su etapa terminal.

En lugar de potenciar jugadores, Milito les ha quitado confianza y lugar. En el primer caso, Iván Gómez y Facundo Mura son claros ejemplos. En el otro, Nicolás Bazzana y los jugadores del club que se tuvieron que ir a préstamo como Carlo Lattanzio y Francisco Apaolaza.

En lo que va del semestre probó con todo tipo de nombres y esquemas. Hay jugadores que pasaron por diferentes puestos y otros que pasaron de la titularidad a quedarse afuera del banco de los suplentes. Así es muy difícil construir un camino sólido. ¿Cambiarán las cosas a partir de ahora?

Multimedia

Los jugadores quedaron ahora en la mira de la secretaría técnica

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla