Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
La Ciudad |Una increíble historia entre berisso y los hornos
El encuentro de los hermanos que vivían a 18 km y se buscaron durante seis décadas

Ramón y Elba nacieron en Entre Ríos. Cuando ella tenía 15 la mandaron a capital federal y perdió el contacto con la familia. Hasta ahora

El encuentro de los hermanos que vivían a 18 km y se buscaron durante seis décadas

elba, ramón y un abrazo que esperó más de 60 años entre berisso y los hornos/ césar santoro

Laura Garat

Por: Laura Garat
lauragarat@eldia.com

9 de Febrero de 2019 | 02:01
Edición impresa

Lo que no pudo el famoso programa de Franco Bagnato en los 90 lo consiguieron las redes sociales ya a un paso del 20. Elba Segovia -76- y Ramón Segovia -78-, dos hermanos separados en la Entre Ríos natal cuando eran, ambos, adolescentes, se reencontraron 60 años después. Y lo más curioso de la historia es que aunque los dos se buscaron sin descanso pero infructuosamente todo ese tiempo, ahora, al volverse a ver, descubrieron que vivían a no más de 20 kilómetros de distancia: ella en Berisso y él en Los Hornos.

A ellos les pasó lo que a muchas familias rurales del interior del país les ocurría en esos años si la pobreza apretaba tanto que había que salir a trabajar, aunque eso comprometiera los años más jóvenes de una persona y con el costo de tener que irse muy lejos de la tierra donde se había crecido, hacia los centros urbanos que ofrecían alguna posibilidad económica. A Elba Esther la fue a buscar al paraje Las Pajitas -Villaguay-, donde había nacido, el matrimonio que fabricaba las camisas Manhattan; a los 15 años ya estaba instalada en la capital federal con un empleo de costurera. Dejó atrás a sus padres y a Ramón para siempre. Desde entonces inició un derrotero que la llevó a distintos barrios porteños y platenses y a diferentes tareas para ganarse la vida, hasta que conoció a Rodolfo Neyez, con quien se casó y se fue a vivir a Berisso. El marido y los cuatro hijos que tuvo (Luis, Alejandro, Vanesa y María) y luego los nietos la hicieron feliz, pero el vacío de no ver más a su hermano mayor no logró superarlo, porque la angustia de no saber de él, si vivía o no y si volvería a encontrarlo alguna vez la perseguía.

“Al año fui a buscarla a La Boca, a la casa de un tío, pero ella ya no estaba. Siempre quise volver a encontrarla”

Ramón Segovia

“En esa época en el campo de Entre Ríos no había nada para comunicarse y el correo ni siquiera llegaba al pueblo

Elba Segovia

 

Elba buscó a Ramón cada vez que le abrió una posibilidad. Con su marido viajó a Entre Ríos y ya no quedaba en Villaguay ningún Segovia ni nadie sabía qué había sido de ellos; en una época trabajó en la casa de una jueza de La Plata y la funcionaria judicial la ayudó ya con otras herramientas a dar con el paradero de Ramón, pero tampoco hubo resultados.

“Era muy difícil; apenas había teléfono en los pueblos más grandes y en el campo donde vivía mi familia casi como que no llegaba ni el correo”, explica Elba agarrada muy fuerte de la mano de Ramón.

El no se quedó atrás en la búsqueda. Al año de irse Esther (el hermano siempre la llamó por su segundo nombre), Ramón también abandonó Las Pajitas. Consiguió un trabajo en el campo, de peón y casero, en 179 y 64, Los Hornos (donde hoy, después de 50 años y casi a sus 80, sigue cuidando el ganado). No bien llegó a esta región intentó encontrarla; fue a la casa de un tío que vivía en La Boca y que ella solía visitar cuando vivía en Buenos Aires, pero ahí ya no sabían nada de ella. En tanto, conoció a Celina Ravena, se casó y tuvo, también, cuatro hijos, los mellizos Miguel y Ramón (fallecido), Analía y Marcela. De pocas palabras, ensimismado, entregado por entero a la vida rural, poco afecto al ritmo de las ciudades, casi no salió en todos estos años de ese campo de Los Hornos.

Vanesa creció conociendo el dolor que cargaba su madre. Cuenta que no bien tuvo uso de razón comenzó a preguntar por esa rama familiar. “De mi papá sabía todo, pero de esa parte nada y me daba mucha curiosidad”, dice ahora, después de años de buscar y buscar para encontrar a ese tío y hacerle a Elba el mejor de los regalos.

Primero se inspiró con “Gente que busca gente”: mandó cartas al programa de Bagnato, se presentó en el estudio, contó la historia de su mamá y su tío, brindó todos los datos que disponía. Pero no pudo avanzar en nada. Ya pasado 2000 se llegó, junto a Elba, a Las Pajitas. Nadie conocía a los Segovia, ni en el pequeño poblado ni en Villaguay. Volvieron a Berisso; Vanesa por demás frustrada, y Elba deprimida. La hija hizo un intento más en Entre Ríos en 2007. Y tampoco, nada. “Paré la búsqueda y traté de olvidarme”, recuerda.

Hace cuatro meses, navegando en internet, Vanesa encontró una página de Facebook, “¿Dónde estás?” y se dio cuenta de que esa podía ser una nueva vía hacia el encuentro del hermano de su madre. Después de contar ahí la historia de los Segovia entrerrianos una administradora averiguó y averiguó y dio con la dirección de Ramón, que para asombro de Vanesa, vivía en Los Hornos.

Desde el 13 de enero que se reunieron después de 60 años en el campo hornense, Elba y Ramón no paran de verse. Ni de contarse las cosas que no se dijeron en todo ese tiempo. Como por ejemplo, le dijo él a ella, que tienen otro hermano, Juan, de 59 años, a quien Ramón sí conoce. Ahora van por ese otro reencuentro.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

elba, ramón y un abrazo que esperó más de 60 años entre berisso y los hornos/ césar santoro

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $223.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla