Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
El ataque ocurrió en 464 entre 15 y 15 A

Otro asalto muy violento en una casa de City Bell mientras las víctimas dormían

Fue en una casa donde vive un hombre con su madre. Actuó un solo delincuente que golpeó al dueño con un fierro en la cabeza y en un brazo. Escapó sin robar. Es el segundo episodio que padecen en pocos meses

Otro asalto muy violento en una casa de City Bell mientras las víctimas dormían

César corbalán (49) una de las víctimas del hecho, señaló que city Bell “parece zona liberada” / demian alday

“Era un tipo forzudo, bastante duro”, aseguró César Corbalán (49) sobre su atacante, un hombre “de unos 25 a 30 años” que el lunes por la madrugada entró por la fuerza en el inmueble que comparte con su madre, Selva Sayago (77) e intentó robarles.

En el rostro de la víctima, con la parte superior vendada tras varios puntos de sutura, se dejan ver los hematomas de una noche violenta.

“Era duro”, le dijo al cronista, sin tener en cuenta que él, después de haber recibido un golpe en la cabeza con un fierro (y otro en su brazo derecho), siguió defendiendo a su madre y a su hogar, ubicado en 464 entre 15 y 15A, de City Bell.

César no es ajeno a los robos. En enero de este año, mientras ambos moradores estaban ausentes, desconocidos ingresaron y saquearon el lugar. Sobre ese episodio, el damnificado relató que “fue en una semana donde hubo otros robos en la cuadra”.

“Yo me había ido a pagar unas cuentas, salí por tres horas y cuando volví me habían revuelto todo. Por suerte no estaba mi vieja y después de eso tuve que poner rejas y cámaras”, sostuvo.

Luego de ese incidente, tomó los recaudos mencionados, “aunque parece que eso no los detiene tampoco”, señaló. Esas grabaciones, junto a las de un vecino de la vereda de enfrente, están en poder de la DDI, que se encontraba analizando las imágenes para identificar al sospechoso.

Sorpresa doble

Según le refirió César a este diario, el hecho ocurrió a las 4.45, una hora en la que él ya partió a trabajar o está presto a hacerlo. “Ahora estoy con carpeta médica, por eso hoy (por ayer) no había ido. (El delincuente) Debe haber creído que yo no estaba acá”, sostuvo la víctima.

Es que, para él, no se trató de un asalto al voleo y cree que el sujeto vigiló los movimientos de la casa en algún momento de las jornadas anteriores. Por ese motivo, la sorpresa fue compartida entre víctima y victimario.

Por lo que pudo reconstruir, el asaltante ingresó “saltando el portón y las rejas de la entrada” después caminó unos metros por el garage y giró en “L” hacia la izquierda, donde está la puerta que conecta el comedor con el patio.

La familia ya había sido víctima de un escruche en enero de este año. “Nos robaron de todo”

 

A esa abertura metálica con red de alambre la “trabajó” con una barreta. El ruido fue escuchado por César, que se levantó de la cama, y advertido también por los perros de la cuadra: “Ladraron desde que se metió hasta que se fue”, contó.

Para llegar a la habitación de Selva, el ladrón debió atravesar toda la propiedad. Incluso, el cuarto de César. “Estaba muy seguro de que yo no estaba, porque fue directo a la pieza de mi mamá. Pasó por la puerta de la mía y no me vio”, explicó.

A la mujer la despertó a los gritos, exigiéndole dinero. El hijo tardó unos segundos en entender lo que sucedía, y cuando reaccionó se encaramó hacia el ladrón. Éste lo vio llegar y, sin darle tiempo a nada, le pegó dos fierrazos: uno le dio en la frente y otro en el brazo derecho.

César no se quedó atrás e intentó atraparlo por todos los medios. En ese forcejeo, parecía que el dueño de casa llevaba la delantera. Pero el golpe recibido fue demasiado. “Se me zafó cuando lo tenía agarrado porque me dolía mucho el brazo y él era muy agresivo, tenía fuerza”, detalló. Sin la iniciativa y frente a una resistencia que no esperaba encontrar, el delincuente decidió que lo mejor era volver por donde había venido. Y eso hizo, dejando a Selva muy asustada y a César con el rostro cubierto de sangre.

El caso tiene como antecedente cercano una entradera en 29 entre 476 y 477, durante la madrugada del domingo. Los ladrones redujeron a una familia que llegaba a su casa (con golpes al padre y un hijo adolescente) y huyeron con dinero y un televisor.

“PARECE ZONA LIBERADA”

A partir de los varios casos que se registraron en el último tiempo, el titular de la Comisaría Décima se reunió en dos oportunidades con los vecinos (en noviembre de 2018 fue reemplazado Diego Bálsamo por Eduardo Girón y más tarde quedó a cargo Edgardo Guerrero). Según expresó César, en la última charla con los vecinos desde la comisaría “se prometió más patrullajes y eso no sucedió. Tengo entendido que es porque no hay móviles disponibles”, manifestó.

Asimismo, indicó que “la zona está complicada, como marcada. Esta cuadra es muy oscura. Hace poco podaron los árboles, pero no es suficiente, tiene que pasar más la policía. Al hombre de enfrente le entraron tres veces”, añadió.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla