Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
El nivel de la educación primaria y secundaria desata otro fuerte debate

Maestros y pedagogos reclaman reformas en los planes de estudios y estatutos docentes para mejorar la calidad de la enseñanza y el aprendizaje. También piden un amplio consenso entre padres, gremios y autoridades

El nivel de la educación primaria y secundaria desata otro fuerte debate

ponen bajo la lupa la calidad de los contenidos que reciben los alumnos en las escuelas/ web

Jorge Garay

Por: Jorge Garay
jgaray@eldia.com

8 de Abril de 2019 | 01:45
Edición impresa

“Por favor, no lo haga pasar más porque no sabe nada: no lee, no suma, no escribe. ¿Cómo lo van a hacer pasar de grado?”, suplicó un padre a los maestros de su hijo en una primaria pública de la periferia platense, en los últimos días del año pasado.

El argumento, tan básico como preocupante, “tiene mucho más vuelo que el nuestro”, reconoce a EL DIA Gustavo Jara, director de la Escuela Secundaria Nº 59, y agrega otra advertencia: “Como la primaria no se puede repetir porque se sanciona al maestro que lo permite. En la secundaria recibimos analfabetos funcionales: chicos que no comprenden un texto, que no pueden realizar las operaciones matemáticas básicas. Son promociones administrativas, ayudan a las estadísticas, evitan una gran deserción en primaria, pero a la larga son un error”.

Como en cada ámbito de la vida argentina, aquí también hay grieta: la denuncia es compartida por maestros de secundaria que prefieren mantener su nombre en reserva. En la Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires lo niegan, y oponen las alentadoras mejoras que, tal como informó ayer este diario, arrojaron las pruebas Aprender sobre el rendimiento de los alumnos en Lengua: 8 de cada 10 aprobaron. En Matemáticas, en cambio, 4 de cada 10 desaprobó.

Jara, que está al frente del establecimiento de 11 y 491 desde 2012, admite “una leve mejoría” que atribuye “al compromiso de las familias y de los chicos por aprender”, aunque todavía observa la carga “de políticas erradas que se tomaron en los ‘90. Hemos cometido mucho más errores que virtudes, por eso tenemos que concentrarnos en tomar buenas decisiones, conscientes de que lo que hagamos hoy verá sus resultados dentro de 25 años”.

La necesidad de un plan integral

¿Cuáles serían esas buenas decisiones? Entre pedagogos y maestros las propuestas van desde un gran plan elaborado por los más diversos actores de la sociedad, a la reforma integral del Estatuto del docente. En el otro extremo se ubica esa especie de “cepo” al paro, tal el proyecto de ley con el que el ex ministro de Educación y actual senador nacional, Esteban Bullrich, propone que las huelgas docentes no superen los cinco días por año.

Para la investigadora del área de Educación de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) y profesora de la UNLP, Guillermina Tiramonti, urge “un verdadero plan que cambie el estatuto actual, que sea comprensivo de la formación, el reclutamiento y la inserción docente, contemplando, por supuesto, la cuestión salarial”. La planificación, agrega Tiramonti, que a su vez es referente de Argentinos por la Educación, debe correr por cuenta del Gobierno, los maestros y sus sindicatos, pero también por padres, empresarios, resto de los partidos políticos. “Todos”, resume la investigadora.

Sin un plan de este tipo, asevera la especialista de Flacso, “muy poco” puede hacer la legislación. Claro que contenido que se pierde no se recupera y que no da igual el despropósito de 29 jornadas de huelgas -como ocurrió el año pasado- que cumplir o acercarse al piso mínimo de 180 días establecidos por la ley 25.864, un imposible de la era democrática (Ver gráfico) que tampoco se logrará este año: en la Provincia ya se perdieron al menos tres días por paros y, a 10 días de la última reunión paritaria, aún resta que gremios y Gobierno firmen el acuerdo salarial (Ver aparte).

“Ojalá pudiéramos acordar para acercarnos a esos 180 días de clases -retoma Tiramonti-. Sería un punto de partida, pero no podremos hablar de mejoras sustanciales hasta que no cambiemos los modos de enseñanza y aprendizaje”.

También Jara propone “ir al hueso del Estatuto docente” para acomodar las cosas de este gran “galpón desordenado” que, sostiene, es la educación. Apunta, por ejemplo, a “los subsidios del 100% a escuelas privadas con matrícula plena, mientras nosotros trabajamos al 70% de nuestra capacidad, en escuelas que no tienen ni borradores. Ese gasto mal hecho es algo que hay que revisar si queremos ir poniendo las cosas en su lugar y revertir años de desinversión”. Pues, sin recursos -reflexiona- no hay días que alcancen para aprender.

las clases perdidas y sus efectos

Queda claro: sin esa red de contención bajo los declamados 180 días de clases poco se puede hacer. Menos aún, si ambas metas se disuelven como tizas.

“Los problemas de la educación pública argentina no se solucionan solamente con alcanzar los 180 días de clases todos los años, aunque cualquier otra medida será insuficiente si los chicos no están en las aulas”, advierte a EL DIA David Jaume, investigador del Banco de México y autor del informe “Los efectos de largo plazo de las huelgas docentes en Argentina” para el Centro de Estudios Distributivos, Laborales y Sociales (Cedlas) de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNLP. En ese estudio, el experto mexicano desgrana “cómo los días perdidos -solo por paros docentes, sin reparar en otras cuestiones como factores climáticos, problemas edilicios o en servicios- cuando niños reducen los años de educación alcanzados cuando adultos, así como sus ingresos laborales y la probabilidad de estar empleado”.

En una línea similar a la planteada por Jara, Jaume alerta que la sombra de lo mal aprendido hoy puede extenderse por años, e incluso generaciones. “Los efectos sobre las personas que ya se encuentran fuera del sistema educativo son difíciles de subsanar”, señala el estudioso. Por esto, aunque entiende el conflicto docente como “causa y consecuencia de la tragedia educativa argentina”, insiste sobre sus costos y subraya la necesidad de generar “consensos entre gremios, partidos políticos y padres sobre el nivel de salario docente a alcanzar”.

Metas

Otra meta aporta Guillermina Tiramonti: que el sistema educativo argentino, que parece moverse a ritmo de tortuga, dé el gran salto hacia el siglo XXI. “Algo está fallando si más del 20% de los chicos de la Provincia llegan a la Secundaria sin poder comprender un texto -cuestiona y dispara:- Tenemos que rescatar a la escuela del atraso al que la han sometido la burocracia de los gobiernos y las disputas de poder de los gremios, y esto sólo se logra desarrollando las capacidades que se necesitan para la inserción formal en un mundo tecnológico como el actual”.

Más modesto, pero igual de plausible es el anhelo de Jara: si la llegada al futuro se demora, cuanto menos, recuperar a la escuela como instrumento de movilidad social. “Sobre todo en las clases m{as bajas, veo que las familias ya no ven la educación como una salid social, económica, cultural para sus hijos; veo chicos muy solos, que vienen a la escuela a comer o sin saber muy bien a qué”, lamenta el director, y reconoce que “apenas el puñado de los que llegan a sexto año visualizan un futuro, pero un 70% no llega y esto es responsabilidad de todos”.

¿Se pueden revertir tantos años de decadencia? “Por supuesto, pero no será fácil”, responden maestros y directores. Escucharlos, darles más libertad de acción que sanciones, acompañarlos en sus inquietudes y propuestas podrían hacer de este “galpón desordenado” un trampolín hacia el futuro.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Multimedia

ponen bajo la lupa la calidad de los contenidos que reciben los alumnos en las escuelas/ web

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla