Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Tensión en el centro platense

Un operativo contra la venta ilegal terminó con incidentes en 7 y 53

Según fuentes oficiales, un mantero se tiró debajo de una patrulla municipal para evitar que le decomisen mercadería. Hubo golpes, corridas e intervención del SAME. Desvíos de tránsito por el incidente

forcejeos y fuerte intervención policial en el incidente que se desató ayer en la vereda de la legislatura por resistencia de vendedores a un operativo de control/ d. alday

largos minutos de tensión en la zona de 53 y 7/ demian alday

Un operativo de inspectores municipales terminó en escándalo en la esquina de 7 y 53. Según se pudo reconstruir el episodio, un vendedor ambulante senegalés se opuso al decomiso de la mercadería que estaba ofreciendo en la vía pública - en clara infracción a las normas vigentes- y terminó debajo de una patrulla municipal, con lesiones, atendido por el SAME local y trasladado al hospital San Martín. Ese fue el primer tramo del enfrentamiento que siguió a pocos metros con una lluvia de golpes de puño, patadas y agresiones verbales entre senegaleses, policías e inspectores, sobre 53 entre 7 y 8. La tensión por la venta ilegal no para de crecer en las calles de la Ciudad.

Al promediar la tarde, los inspectores comunales desarrollaban los operativos contra la venta ambulante en la avenida 7. Cuando se acercaron a uno de los manteros senegaleses estalló el incidente.

Según fuentes policiales, el vendedor que está identificado por la policía, se arrojó debajo del móvil de Control Ciudadano, en un claro gesto de resistencia a que le lleven una bolsa con mercadería. El vehículo fue rodeado por un grupo de curiosos y vendedores ambulantes que cruzaron a los inspectores municipales.

Al observar que la situación se descontrolaba en la vereda de la Legislatura bonaerense, intervino el personal policial que estaba custodiando la plaza San Martín para apaciguar los ánimos. Lejos de eso, hubo más forcejeos, que sólo se aplacaron con la llegada de la ambulancia del SAME local para asistir al vendedor senegalés que estaba en el piso, con contusiones, pero sin lesiones de gravedad, según los reportes oficiales.

A pocos metros, y decididos a recuperar lo incautado, un grupo de senegaleses rodeó la camioneta municipal en la que estaba la mercadería decomisada. La situación derivó en otro incidente de proporciones y la policía trató de amortiguar el cruce entre empleados municipales y los ambulantes. Todo terminó con una movilización a la comisaría primera, donde se tomaron declaraciones y se iniciaron actuaciones por los episodios ocurridos en pleno centro de la ciudad.

Mientras el blindaje policial lleva una semana en la plaza San Martín, la venta ambulante sigue en el resto de las calles del centro, tomadas por decenas de vendedores senegaleses, junto a los habituales ambulantes locales y los que llegan desde el Conurbano bonaerense a la Ciudad.

El clima en el centro de la Ciudad no es el mejor desde el viernes de la semana pasada, cuando un fuerte operativo policial evitó la instalación de manteros en la plaza San Martín para evitar que vendan ropa usada, antigüedades y accesorios.

Tras el 7 de junio pasado hubo negociaciones, diálogo e intentos de superar el conflicto, pero no llegó a buen puerto porque los manteros realizaron distintas protestas en el centro de la Ciudad, con el objetivo de “volver a trabajar”, según cuentan quienes hasta el 7 de junio montaban una especie de feria americana.

Desde la Comuna aseguran que el único lugar donde pueden trabajar es el predio de 134 y 80, donde se “flexibilizaron” las condiciones para ingresar. Los manteros aseguraban que debían pagar montos que no estaban a su alcance para sumarse a la oferta que se desarrolla en el predio asignado.

Ayer, junto a los senegaleses estaba un grupo de ambulantes y manteros que exigían explicaciones a la fuerza de seguridad por el cerco que se monta desde muy temprano en plaza San Martín.

El escándalo derivó en cortes de tránsito en 7 y 51, lo que generó serios embotellamientos en una hora pico de la tarde, cuando gran parte de la gente salía de sus lugares de trabajo. Los pasajeros del transporte público fueron los principales afectados.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla