Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Entre la economía, el muro y la tensión internacional: logros y fracasos del primer mandato
18 de Junio de 2019 | 01:56
Edición impresa

“Promesas hechas, promesas cumplidas”, dice uno de los principales eslóganes de la campaña de Donald Trump para su reelección como presidente de Estados Unidos. Pero ¿es verdad?

A continuación unos cuantos éxitos y fracasos, comparando sus logros con sus promesas, de su tumultuoso mandato.

ÉXITOS

Economía:

La economía será la partida que mejor venderá Trump.

El PBI creció a un ritmo anual del 3,1% en el primer trimestre de 2019, y hay que remontarse una década atrás para ver la última recesión. El desempleo cayó al 3,6%, la tasa más baja en medio siglo.

La afirmación de Trump de que la economía estadounidense es “la mejor” de su historia es, sin embargo, exagerada. Economistas ven peligros en este crecimiento, como el aumento vertiginoso de la deuda del gobierno y la reacción que tendrán las políticas comerciales agresivas de Trump, especialmente con China.

Justicia:

Trump cumplió su promesa de nombrar un gran número de jueces federales conservadores.

Principalmente, el presidente hizo uso de la mayoría republicana en el Senado para colocar a los jueces conservadores Neil Gorsuch y Brett Kavanaugh en la Corte Suprema, lo que probablemente inclinará durante décadas hacia la derecha al órgano encargado de velar por el cumplimiento de la Constitución.

Política exterior:

Trump cumplió su palabra de dar un giro de 180 grados a la política exterior.

Es materia de debate si Estados Unidos es ahora “respetado” en todo el mundo, como el presidente se encarga de repetir, pero el nivel de tensión que generó no lo es.

Trump sacó a su país del Pacto de Libre Comercio Transpacífico (TPP). Igualmente, abandonó el acuerdo internacional con Irán para permitir controles sobre su programa nuclear.

Para consternación de científicos de todo el mundo, terminó con los compromisos adquiridos por Estados Unidos en el histórico acuerdo de París para mitigar los efectos del cambio climático.

También cumplió sus amenazas de aplicar mano dura a China en materia de comercio; de exigir más financiación a sus aliados de la OTAN; y de renegociar el TLCAN (o NAFTA), el acuerdo comercial con sus vecinos México y Canadá. Ha intentado, aunque infructuosamente hasta el momento, convencer a Corea del Norte de abandonar las armas nucleares.

En otra decisión diplomática que retumbó en todo el mundo, Trump puso fin a décadas de “status quo” al reconocer a Jerusalén como capital de Israel.

FRACASOS

Salud:

Trump falló en una de sus principales promesas: revocar la ley sanitaria de su antecesor, Barack Obama, conocida como Obamacare. La ley, denostada por la derecha y popular entre los ciudadanos, busca dar cobertura sanitaria pública a millones de estadounidenses que carecen de ella.

Pero más importante aún, los Republicanos no han logrado presentar un plan alternativo creíble.

El Muro:

Otra de las principales promesas de Trump fue la erigir un muro en la frontera entre Estados Unidos y México para frenar “la invasión de inmigrantes”, como le gusta decir al presidente, y obligar al país vecino a pagar las obras. Nada de esto ha pasado.

El presidente recurrió al “shutdown” (cierre del Gobierno federal) más largo de la historia de Estados Unidos en busca de conseguir financiación pública para construir los tramos de muro prometidos, pero después de 35 días puso fin al estancamiento aceptando apenas 1.700 millones de los 5.700 que exigía para cumplir su promesa.

Este mes, volvió a blandir la amenaza comercial para presionar a México con el fin de que detenga el flujo migratorio de centroamericanos que buscan llegar a Estados Unidos.

Elecciones de medio mandato:

Pese a que su nombre no figuraba en las boletas que los estadounidenses depositaron en las elecciones de mitad de mandato de noviembre pasado, la votación se entendió como un referéndum sobre Trump, quien se implicó de lleno en la campaña a lo largo de todo el territorio, aunque con escaso éxito. Los republicanos recibieron un buen golpe.

Aunque el partido del presidente consiguió ampliar su mayoría en el Senado, perdieron la Cámara de Representantes. Esto significa que los demócratas finalmente tienen una forma significativa de oponerse a Trump, incluso mediante el uso de comités de investigación. (AFP)

 

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla