Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Lo habían dejado en libertad

Ataque al taxista: al final, arrestaron al joven a quien entregó su propia madre

La Policía lo fue a buscar a su casa en Villa Tranquila, un día después de que la mujer lo llevara a la DDI y explicara que actuó en el robo, pero no fue quien apuñaló en el corazón y un pulmón al chofer, en San Carlos

El detenido, de 18 años

La foto con la que buscan al segundo sospechoso del ataque / el DIA

“¿Cómo pudiste hacer una cosa así?”. Entre gritos, buscaba despabilar a su hijo. Del sueño de una noche larga y de la pesadilla en la que, según el llamado que había atendido unos minutos antes, se metió en la madrugada del sábado: el sangriento robo a un taxista en la localidad de San Carlos, que dejó al hombre sin su auto, su plata y al borde de la muerte, por dos puñaladas en el corazón y un pulmón.

De aquel reclamo, en medio de un arranque que le hizo estrellar el teléfono por el que se enteró todo, nació la decisión de la mujer de poner a su hijo J.M.M. ante la Justicia para aclarar responsabilidades. Algo que finalmente ocurrió ayer por la tarde, cuando el adolescente de 18 años quedó detenido en la Dirección de Investigaciones de La Plata, la misma dependencia de la que un día antes había salido caminando tras confesar su participación en el sangriento episodio.

Según contó un familiar directo del ahora sospechoso en la causa que investiga el fiscal penal Marcelo Martini (UFI Nº 3), cuando llegaron los policías a la casa situada en Villa Tranquila, Ensenada, el chico no estaba. Pero andaba cerca de ahí, jugando un partido de fútbol. No estaba prófugo, ni evadía la acción de la Justicia. Un día antes, cuando su madre lo puso ante los policías, él dijo que había estado en ese taxi pero aclaró que no lesionó al conductor. Tras esas palabras, el joven debió dar todos sus datos para quedar identificado en la causa. Luego, lo mandaron a la casa. Estaba libre.

“Fue a jugar al fútbol porque le dijeron que debía hacer vida normal, sin meterse en líos”, aclaró el familiar que accedió a hablar con este diario.

En Villa Tranquila desconocían ayer qué cambió entre el domingo por la tarde -cuando J.M.M. fue conducido por su madre a la DDI- y ayer como para que los policías llegaran con una orden de arresto.

Según pudo saber este diario por fuentes de Tribunales, se concluyó inicialmente que la acusación realizada por la madre y la confesión del chico ante los policías no alcanzaban para arrestarlo en el mismo momento en que se presentó. Ayer, las fuentes de la causa estuvieron en silencio y no se dio a conocer el argumento del cambio de decisión.

Los presuntos ladrones eran amigos de chicos y se reencontraron hace pocos días

 

En la familia de J.M.M. esperan que la Justicia pueda aclarar la situación del joven. “Él estuvo en el asalto, pero no fue quien apuñaló al chofer del taxi. Tampoco quería que hubiera un robo”, aseguró el familiar por la tarde.

La madre siguió al chico en cada paso de la detención. Según pudo saberse, con una fuerte angustia. “Nunca tuvo conflicto con la Justicia”, se aseguró desde Villa Tranquila. Para graficar con respecto a la vida del joven alejada, hasta hace pocos días, del delito, se añadió que trabaja con su padre en tareas de mantenimiento de edificios y juega al fútbol representando a un club de la Liga Amateur Platense.

“Uno ve televisión y reclama contra los ladrones. Ahora nos tocó esto que no se puede creer. Uno se pone en el lugar del taxista. Un hombre grande, trabajador. Va a ser difícil de superar para nosotros”, dijo otra familiar consultada.

Esa vida quedó en peligro por lo que sucedió el sábado por la madrugada. “El viernes se fue a la casa de la abuela, en Melchor Romero. No volvió el sábado. Apareció el domingo a la mañana, le contó algo a la madre y se acostó. La abuela la llamó a su mamá y le dijo, muy preocupada, que la policía lo estaba buscando por ese hecho”, contó el familiar.

La reacción de la madre anticipaba lo que sucedió luego: “no podía creer lo que le decía su mamá y en un ataque tiró el teléfono al piso. Lo destruyó. Entonces, fue a buscar al hijo a la pieza y lo despertó gritándole `¿Cómo pudiste hacer eso?´”.

Sin embargo, el joven se desmarcó de la parte más pesada de la historia. “Le dijo a la mamá que él no quería saber nada con el robo y que no fue quién apuñaló al taxista”, insistió el familiar.

Las fuentes consultadas en la familia y en la Policía coinciden en que a Carlos Granero, lo asaltaron entre dos personas. Se apunta ahora a otro joven de 19 años, residente en Berisso, con quien el ahora detenido, reavivó una amistad de varios años.

“El otro chico es violento. Tuvo problemas con sus vecinos y con la Policía por delitos que cometió cuando era menor”, se indicó en el entorno familiar del detenido.

Al cierre de esta edición, los investigadores no habían logrado dar con el paradero del joven.

Mejoría

Según informó una fuente policial, la situación de Granero había mostrado indicadores de “leve” mejoría en horas de la tarde de ayer. “Hablamos con la esposa y nos transmitió que está un poco mejor, dentro del cuadro de gravedad”, indicó el uniformado.

Granero fue asaltado en la madrugada del sábado, luego de subir a dos personas en 33 y 149. Le quitaron la recaudación y el auto. En ese contexto recibió las puñaladas y el auto fue abandonado en 524 entre 166 y 167. Cuando era trasladado de urgencia al Hospital de Romero, dio algunos detalles sobre el robo y los responsables.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla