Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
A simple vista no tienen nada en particular

Las ventajas de los neumáticos “eléctricos”

Teniendo los modelos indicados, el vehículo eléctrico puede lograr un recorrido un 15 por ciento mayor

Las ventajas de los neumáticos “eléctricos”

Un tejido justo: Los neumáticos son una parte fundamental del automóvil/Ina Fassbender/dpa-tmn

Claudius Lüder

DPA

Los automóviles eléctricos son un mundo totalmente distinto al que conocemos: todo funciona de otro modo, comenzando por el motor. Sin embargo, los neumáticos, al menos a simple vista, no tienen nada en particular. Son iguales a las llantas de un coche a diesel o gasolina. ¿Pero es realmente así? No. Las apariencias engañan. Hay grandes diferencias. Es más, con algunos neumáticos podrás recorrer más distancia que con otros.

El Renault Zoe, el MBW i3 y el Kia Soul tienen algo en común: utilizan neumáticos llamativamente pequeños. Habrá alguno que otro que se burle preguntando “¿cómo? ¿no alcanzó para más?”, pero a quienes gusta conducir eléctricos no les importarán los comentarios, sobre todo porque sabrán reconocer que esas gomas son de alta tecnología.

Ese diseño tiene su razón de ser: los neumáticos livianos de gran diámetro y poca superficie de apoyo se proponen colaborar a que el automóvil pueda recorrer la mayor cantidad de kilómetros posible con una única carga de la batería.

“Los neumáticos del i3 tienen bastante poca resistencia a la rodadura y bajo arrastre”, explica Volker Blandow, de la certificadora alemana Tüv Süd. Es totalmente distinto el caso del Tesla S, que se entrega con neumáticos anchos 245. “Es un coche con una gran batería y una aceleración enorme, pasa de 0 a 100 km/h en menos de tres segundos. Esos sólo pueden salir al a calle con un neumático ancho”, apunta Blandow.

Los neumáticos deben cumplir muchas exigencias, y por razones de peso. “Deben tener una gran capacidad de carga para poder soportar grandes pesos, porque los coches eléctricos pesan más a raíz de las baterías”, explica un vendedor de neumáticos. Además, el par motor de algunos vehículos eléctricos es mayor, por lo que necesitan neumáticos especialmente diseñados y de larga vida.

El gran diámetro de los neumáticos “eléctricos” tiene un motivo más: dado su peso, mucho mayor que el de coches convencionales, y su aceleración, los autos eléctricos deben tener un dispositivo de freno bastante grande, que también requiere de espacio. Por eso muchos modelos deben tener neumáticos de al menos 19 pulgadas.

De todos modos, todos los neumáticos de coches eléctricos pueden ser utilizados en vehículos a gasolina y viceversa. Lo decisivo es más que nada la composición del caucho, que se la que determina la resistencia ala rodadura y, por ende, el rendimiento del neumático.

“El tema de las distancias es crucial en el caso de los vehículos eléctricos, por eso estos neumáticos optimizan la energía y tienen características de conducción distintas a las de los neumáticos para los todoterreno o para un descapotable”, comenta Klaus Engelhart, de la marca Continental. Cuando un neumático tiene un coeficiente de rozamiento muy bueno, tal vez se puede hacer la vista un poco gorda con la resistencia a la rodadura.

Pero más allá de esas variables, el perfil y el tamaño también son fundamentales al definir el consumo de energía.

Lo fundamental, a fin de cuentas, es la composición de la pieza. “Una componente muy importante es el ácido silícico, que es el que logra una menor resistencia al rodar”, explica Engelhart. “Además, estos neumáticos debieran ser lo más silenciosos posible, ya que los coches eléctricos de por sí lo son”. Como en tantas otras decisiones, aquí hay que establecer prioridades claras, porque ningún neumático será el mejor en todas las discipinas.

“Al final prolongar la distancia de recorrido resulta más importante que lograr un confort de conducción imbatible”, admite Blandow. Además, los neumáticos más delgados no tienen por qué ser menos seguros. De hecho los vehículos eléctricos tienen la ventaja de que su sistema permite una distribución muy precisa de la fuerza, con lo cual el control de tracción eléctrico trabaja de un modo mucho más eficiente.

“Teniendo los neumáticos indicados, el vehículo eléctrico puede lograr un recorrido un 15 por ciento mayor, mientras que los coches a gasolina sólo logran entre un 5 y un 10 por ciento”, compara Blandow. El cálculo indica que el neumático “E” cuesta entre un 10 y un 20 por ciento más. Pero, en definitiva, es una diferencia que luego se recupera, porque estos neumáticos también duran más.

Estos neumáticos debieran ser lo más silenciosos posible, ya que los coches eléctricos lo son

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla