Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Una enfermedad crónica pero de simple cura; en La plata faltan 18 establecimientos para completar la histórica oferta pública

El déficit de jardines se resolvería con el 9% del fondo educativo durante 8 años

Casi 140 mil niños no tienen sitio en los jardines de infantes de la Provincia. Teniendo en cuenta que el 62% de la población puja por un lugar en la educación inicial estatal, la solución requiere $800M por año en dos gobiernos

El déficit de jardines se resolvería con el 9% del fondo educativo durante 8 años

¿Es costoso solucionar el eterno problema de falta de vacantes en el nivel inicial de la enseñanza? En absoluto. Sólo se requiere voluntad política. Y esta vez, esa frase repetida hasta el cansancio se apoya en bases sólidas. Un exhaustivo informe realizado por el Observatorio de Calidad Educativa bonaerense, con la firma de Julia Galizzi, Guillermina Díaz y Luciano Sanguinetti, demuestra que invirtiendo cada año tan solo el 9% del Fondo Educativo en la construcción de jardines de infantes, en dos periodos de gobierno la Provincia brindaría cobertura al 100% de la demanda, desde los 3 hasta los 5 años.

El cálculo está realizado sobre una relación casi constante: la oferta educativa en territorio provincial está dividida en 38% privada y 62% pública. “Observando ese esquema, el Estado bonaerense debería responder a una demanda de 85.700 alumnos de entre 3 y 5 años (de los 138 mil que no tienen cobertura). Ello implica 3.296 aulas de 26 chicos y chicas, considerando doble turno. Es decir, 412 jardines de cuatro aulas cada uno (el modelo más austero). Es decir que se trata de una propuesta realista. Lejos de promesas grandilocuentes como los 3 mil jardines que prometió el presidente Mauricio Macri durante la campaña de 2015”, subrayó Sanguinetti (ver nota de opinión en página 15).

Esos 412 jardines públicos incluyen a los 18 que faltan en La Plata, donde el 43% de los niños y niñas concurren a establecimientos de gestión privada y el 57% a instituciones de gestión estatal.

La Provincia podría alcanzar tres años antes la “meta 2030” de la ONU para educación inicial

 

En este punto vale recordar qué es el Fondo Educativo. Creado en 2013, consta de importantes partidas de dinero que, cada mes, reciben todos los municipios para destinarlas exclusivamente a la educación. Como algunos intendentes manifestaron “dudas” sobre su utilización, a fines de 2014 el Tribunal de Cuentas de la Provincia dictó la resolución Nº 10 especificando claramente los alcances y usos del Fondo. Detalló: “Construcción y/o mantenimiento de la infraestructura escolar de gestión estatal en cualquiera de los niveles del Estado; generación de programas de capacitación y apoyo pedagógico destinados al mejoramiento de la calidad educativa y a evitar la deserción escolar; adquisición y/o mantenimiento de equipamiento escolar; cualquier otra finalidad estrictamente educativa”.

Pero las “dudas” aparentemente continuaron en los despachos de los municipios. A punto tal que, a 6 años de la creación del Fondo Educativo, la infraestructura escolar en la Provincia está 6 años peor.

De mínima

La propuesta que elaboró el Observatorio de Calidad Educativa de la provincia de Buenos Aires contempla que el Estado se haga cargo del porcentaje “histórico” de matrícula que recibe en los jardines públicos, al tiempo que “estira” la inversión a dos periodos de gobierno (8 años). O sea que es una proposición “de mínima”: la administración provincial, a través del Fondo Educativo que recibe de la Nación y gira a los municipios, tendría que garantizar la inversión de unos 800 millones de pesos en cada uno de esos 8 años.

De más está decir que si el Gobierno de turno quiere invertir más, bienvenido sea. Aunque con esa sola inversión alcanzaría una de las metas educativas de las Naciones Unidas tres años antes. Y es que en 2015, la Agenda de Desarrollo Sostenible de la ONU estableció, en el punto 2 del capitulo educativo, “asegurar en 2030 que todas las niñas y todos los niños tengan acceso a (...) educación preescolar de calidad a fin de que estén preparados para la enseñanza primaria”.

En el informe, Galizzi, Díaz y Sanguinetti puntualizan que “si tomamos el valor de mercado del metro cuadrado construido (US$ 900), se puede estimar que el costo aproximado de un jardín de 300 m2 sería de unos US$ 270.000, que al tipo de cambio actual ($58) se traducirían en unos 15 millones y medio de pesos, aproximadamente. Hablamos de un jardín de doble turno con las dimensiones mínimas requeridas para funcionar como tal, con 4 salas de 26 alumnos cada una (208 en total)”, aclaran.

“Con esto, si proyectamos la construcción de unos 200 jardines de infantes en un periodo de 4 años, se requeriría de una inversión estimada de 3.000 millones de pesos”, añaden. ¿Sobre qué base? “El total del Fondo Educativo 2019 para los 135 municipios de la provincia de Buenos Aires es de 10.522.250.752 pesos. Si se apunta a construir unos 200 jardines en el término de 4 años, la meta anual sería de 50 establecimientos. Ello significa que el cumplimiento de la meta requerirá de la utilización de, aproximadamente, el 9% del Fondo que recibirá la Provincia cada año”, puntualizan.

Indican que “este porcentaje de afectación del Fondo se mantendría a lo largo de los 4 años de duración del proyecto, ya que si estimamos los mismos recursos recibidos durante el año 2019, al cabo del periodo contemplado estaríamos hablando de, al menos, 42.000 millones de pesos. Con estos números proyectados, todos los municipios cubrirían en 4 años el 50% de la demanda estatal faltante, con una utilización razonable de recursos, como es el 9% estimado del Fondo Educativo. Considerando que la meta comprometida en la Agenda de Desarrollo Sostenible (de la ONU) es alcanzar la cobertura total del nivel inicial en 2030, la Provincia podría lograrlo en dos periodos de gobierno”, enfatizan.

En tanto, en nuestra ciudad el Estado atiende el 57% de la demanda de vacantes en el nivel inicial. “Si proyectamos la construcción de 2 jardines por año se incorporarían 208 nuevos alumnos por ciclo lectivo, y al cabo de 4 años ya estaría cubierto el 45% del déficit estatal”, afirma el Observatorio de Calidad Educativa.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla