Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Descontrol nocturno y vandalismo: la Plaza Malvinas ya es un “vale todo”

Los vecinos aseguran que perdieron el espacio verde a manos de jóvenes que organizan “fiestas al aire libre” y que el lugar se convirtió en tierra de nadie. Hablan de un estado de inseguridad total. Mobiliario muy deteriorado

Descontrol nocturno y vandalismo: la Plaza Malvinas ya es un “vale todo”

En el corazón de la plaza, la fuente deriva en una laguna. El verdín amenaza a ciclistas y peatones / Demián Alday

17 de Enero de 2020 | 02:15
Edición impresa

Es la plaza que soñaron los vecinos. Sobre todo los que llegaron a convivir con el Regimiento 7 de Infantería. Pero “así como está y como funciona hoy en día, se convirtió en tierra de nadie”, graficó Juan, quien lleva una vida en el barrio de Malvinas Argentinas, uno de los espacios públicos más importantes de la Ciudad. Y actualmente, más descuidados.

Descuidado en todo sentido. Porque al mobiliario roto o robado, las múltiples pérdidas de agua que ocupan el centro de la plaza y el sitio de homenaje a los soldados caídos en la Guerra de Malvinas, las lajas quebradas, la vereda perimetral intransitable para ancianos, niños en bicicleta o personas en silla de ruedas, y elementos eléctricos expuestos -entre otras cosas-, se suma un gravísimo problema: noches “infernales” al ritmo de música a todo volumen que sale desde autos estacionados, carreras de motos en la calle y sobre el parque, alcohol, gritos, corridas y un sinnúmero de acciones reñidas con un barrio familiar.

Luego de la recorrida que hizo ayer este diario y de los testimonios que recogió de vecinos y vecinas del lugar, en la Comuna aseguraron que “el pasado 10 de enero se puso en marcha un plan de intervención integral en ese espacio verde”, delimitado por 19, 20, 50 y 54.

En tanto, aseveraron que “ya fueron debidamente identificadas por las autoridades locales” las personas que impiden al vecindario ‘pegar ojo’ todos los fines de semana, y que el Municipio y la Policía local están abocados a “darle una solución inmediata” a la situación.

“Un boliche al aire libre”

En verano, las “noches infernales” van más allá de los fines de semana. “Pero los viernes, sábados y domingos, yo invito a quien quiera a pasar por calle 19 a las dos o tres de la madrugada. Va a comprobar que los vecinos perdimos la plaza. Se la han adueñado, desde hace dos años o más, un grupo de muchachos y chicas que estacionan sus autos desde 19 y 53 hacia 54, porque en esa zona, pese a los múltiples reclamos que hemos hecho, no hay cámaras de seguridad”, relató Juan.

Baúles abiertos para que la música suene bien fuerte -y entre, literalmente, a cada salón de cada vivienda de la zona-, alcohol, chicos y “hasta chicas” que orinan en las veredas, sexo en la vía pública, picadas entre autos y motos, explosiones por el corte de corriente de las motocicletas que, además, circulan y corren sobre la plaza. “Es un descontrol absoluto. No se puede descansar. No se puede disfrutar de la plaza ni del barrio una noche de verano. Menos aún llevar a niños. La Malvinas Argentinas se había convertido en una alternativa a la Plaza Moreno. Incluso aquí venía el trencito y otros entretenimientos para chicos. Todo eso se acabó”, sentenció Hernán, para hacer notar que “el área de Tránsito está a dos cuadras, aunque si no vienen acompañados por la Policía nada pueden hacer. Pedimos cámaras. Pedimos una garita policial. Nunca hubo una respuesta”, añadió.

Y reflexionó. “Se habla del riesgo de conducir tras beber alcohol. Yo me pregunto, ¿adónde van todos esos chicos cuando termina la ‘fiesta’ acá? Irá cada uno a un punto diferente de la Ciudad. Imagino. ¿Pero en qué condiciones? Un día habrá un accidente a una o dos cuadras y las autoridades no podrán decir que no estaban avisadas”.

Luciano, otro vecino del lugar, recordó “lo lindo que era (el barrio) para descansar, para tener una vista verde. Desde hace tiempo perdimos eso porque a la locura de las noches se suman las murgas que todos los sábados a la hora de la siesta ensayan en la plaza. O ahora mismo”, subrayó ayer, mientras un pequeño grupo de personas hacía sonar sus tambores y el sonido retumbaba dentro de casas y departamentos.

Juan y Hernán hicieron notar que allí se pagan tasas altísimas. “Es una zona cara. Los que vivimos en el barrio hace mucho tiempo los sabemos por los impuestos. Quienes llevan menos, también por lo que les costó construir. Sin embargo, el lugar no deja de desvalorizarse por la inacción absoluta de las autoridades. El otro día un vecino se asomó a la ventana y gritó que bajaran la música. Al ratito le subieron un auto a su vereda y lo aceleraron a fondo. A otro le tiraron un piedrazo. Orinan en los frentes de casas y edificios. ¿Qué es esto? Un descontrol absoluto”, dispararon.

Marta sabe de qué habla

Usa la plaza todos los días para hacer ejercicios. Y lo hace con un tutor pues esa gimnasia guarda relación con su salud. Pero también cumple orgullosa su rol de abuela y va a Malvinas Argentinas con su nieto. Es Marta, investigadora del Conicet. “Este es uno de los principales espacios verdes y culturales de la Ciudad. Debería estar súper bien cuidado. Pero ocurre todo lo contrario”, resaltó.

“Voy siempre, a caminar y hacer ejercicios. Conozco cada rincón”, dijo Marta, y enumeró: “En primer lugar, la vereda perimetral está en muy mal estado. Un anciano que sale a caminar con su acompañante se encuentra con un lugar hostil, al igual que aquellos que usan sillas de ruedas o los niños en bicicleta. Y cada vez que llueve se transforma en una laguna. Al irse el agua, en un barrial”, describió. Así estaba ayer.

“Las pérdidas de agua son numerosas y permanentes. La fuente del centro de la plaza rebalsa o pierde y forma una laguna, tanto en las lajas como en las zonas verdes”, acotó.

Siguió. “De los siete juegos que había quedaron tres. El tablero de electricidad está expuesto porque los muchachones de la noche lo deben haber roto. Hay canteros y bancos rotos. Algunos se los robaron. El pozo de la obra para pasar fibra óptica está tapado con un par de tablones. Y hay arreglos que empezaron y no terminaron”, remató.

 

Seguridad, agua, electricidad. Los vecinos saben que somos la tribuna para que el reclamo sea atendido. Invertí para que la tribuna siga siendo independiente
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Multimedia

En el corazón de la plaza, la fuente deriva en una laguna. El verdín amenaza a ciclistas y peatones / Demián Alday

Así luce el sector que homenajea a los caídos en Malvinas / Demián Alday

El tablero eléctrico, expuesto. En esta zona se arma “el boliche” / D. Alday

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Plan Básico
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$64.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla