Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Dólar Oficial $87,17
Dólar Ahorro/Turista $143.83
Dólar Blue $150,00
Euro $103,25
Merval 0,00%
Riesgo País 1429
Revista Domingo |MÁS ALLÁ DEL COVID-19
Tendencias: las otras enfermedades que dispara la pandemia

Por temor al contagio de coronavirus, disminuyeron drásticamente los controles de males como próstata, colorrectal o trastornos cardíacos y óseos. Los especialistas llaman a no abandonar tratamientos

Tendencias: las otras enfermedades que dispara la pandemia

“La gente suele acostumbrarse a vivir con los síntomas miccionales, que por lo general están asociados al crecimiento benigno de la próstata” / Freepik

25 de Octubre de 2020 | 07:53
Edición impresa

Entre el 40% y el 70% de las mujeres se ausentaron en sus controles anuales ginecológicos por temor a contagiarse de coronavirus desde marzo hasta octubre. Los chequeos prostáticos anuales en mayores de 50 años bajaron más de un 50 por ciento a raíz del miedo al contagio de COVID-19, mientras que 1 de cada 3 pacientes con cáncer de próstata interrumpió su tratamiento por el mismo miedo, las dificultades para trasladarse en transporte público y la creencia errónea de que los consultorios no están funcionando. También, las consultas y cirugías por cáncer colorrectal -segundo en frecuencia y en cantidad de muertes anuales de todo el país- cayeron en el período de marzo a agosto de este año entre un 50 y un 72% respecto al mismo lapso de 2019 como consecuencia de la pandemia por coronavirus, según midió la Sociedad Argentina de Coloproctología (SACP), y las consultas por osteoporosis, que afecta mayormente a las mujeres, se redujeron en un 49 por ciento respecto del año pasado por causas similares. Lo mismo sucede con el cáncer de mama, las enfermedades coronarias y tantas otras patologías. La pandemia de coronavirus, en este marco, podría arrojar consecuencias negativas todavía superiores a las provocadas por el propio COVID- 19.

Especialistas advierten sobre las consecuencias de abandonar los tratamientos

 

“Es importante que la gente sepa que los consultorios, hospitales y centros de diagnóstico -señala la doctora Florencia Perazzo, especialista en oncología clínica - cumplen con todos los protocolos estipulados para la protección del contagio por COVID-19, tanto para cuidar al paciente como a los médicos y personal de salud interviniente. Son lugares confiables que brindan atención médica en forma efectiva y minimizando los riesgos”.

Del mismo modo, la doctora Karina Collia Avila, especialista en coloproctología, señala que “es difícil definir hoy el impacto que esto tendrá a futuro en la salud pública, pero muchos estimamos que en un año tendremos más casos de cáncer y otras enfermedades que se podrían haber prevenido y diagnosticado en forma oportuna y por causa de la pandemia no se hizo”.

En el mismo sentido, la directora del Instituto Nacional del Cáncer (INC), Patricia Gallardo, recomendó a los pacientes oncológicos en general “no suspender los tratamientos salvo indicación médica expresa, y mantener el contacto con el personal del sistema de salud para hacer el seguimiento de cada caso durante la pandemia de coronavirus”.

En lo que hace específicamente al cáncer de mama, por ejemplo, el ginecólogo Santiago Orrico, sostiene que “las mamografías disminuyeron muchísimo, y se calcula que esa caída en los exámenes en el sector privado asciende a entre el 40 y el 50%, mientras que en el sector público solamente el 20 % de las mujeres se han hecho las mamografías en tiempo y forma por el aislamiento”.

LOS CONTROLES PROSTÁTICOS

Una de las patologías que más pareciera verse afectada en el marco de la pandemia, es la que refiere al cáncer de próstata, ya que, de acuerdo a la Sociedad Argentina de Urología (SAU) y la Asociación Argentina de Oncología Clínica (AAOC), los chequeos prostáticos anuales en mayores de 50 años bajaron más de un 50 por ciento a raíz del miedo al contagio de coronavirus, mientras que 1 de cada 3 pacientes con cáncer de próstata interrumpió su tratamiento.

“Las personas que ya tenían un diagnóstico y tienen que hacer una cirugía por cáncer colorrectal deben hablar con su médico”

Karina Collia Avila,
miembro de la Sociedad Argentina de Coloproctología (SACP)

 

“El miedo al contagio de COVID-19, las dificultades para trasladarse en transporte público, y también la creencia errónea de que los consultorios no están funcionando, provoca que mucha gente se quede en su casa, postergue las visitas médicas y en algunos casos hasta discontinúe los tratamientos”, señalaron los profesionales de estas entidades, al tiempo que destacaron que el cáncer de próstata en Argentina es el tercero en mortalidad, muy cerca del cáncer de colon y recto, mientras que el primero con mucha mayor prevalencia es el cáncer de pulmón.

El médico urólogo y presidente de la SAU, Norberto Lafos, apunta que “en hombres mayores de 50 años, esta situación atenta sobre todo contra la posible detección temprana de cualquiera de las múltiples patologías prostáticas, y fundamentalmente con aquellas malignas que presentan mucho mejor pronóstico si se las aborda precozmente”.

El agrandamiento benigno de la próstata y el cáncer de próstata son condiciones que generalmente se presentan en hombres a partir de los 50 años, segmento etario que coincide con los grupos de riesgo de padecer mayores complicaciones a causa del COVID-19.

“Consideramos que esta circunstancia puede influir en la disminución de las consultas y controles, pero sin lugar a dudas es un error y así como en otras patologías la telemedicina es una estrategia válida, en estos casos, para arribar a un eventual diagnóstico, es indispensable la revisión clínica, por supuesto que complementada con la realización de estudios de laboratorio”.

El cáncer de próstata, en sus estadios iniciales, es totalmente asintomático y es en esta etapa en la que las posibilidades de curación son altísimas, según los especialistas.

La doctora Florencia Perazzo, especialista en oncología clínica, expresó que “la gente suele acostumbrarse a vivir con los síntomas miccionales, que por lo general están asociados al crecimiento benigno de la próstata. Y aunque estos afectan y mucho la calidad de vida, los toman como algo natural producto del avance de los años y creen que no tienen la opción de revertirlos. Pero no sólo esto no es así, sino que en algunos casos podrían estar encubriendo una patología oncológica. Por eso la demora en el diagnóstico representa un tiempo clave que atenta contra el pronóstico del tratamiento”.

LAS COLONOSCOPÍAS

La doctora Karina Collia Avila, miembro de la Sociedad Argentina de Coloproctología (SACP), destacó que “según nuestros relevamientos en centros de salud públicos y privados, cuando preguntamos por la cantidad de consultas, colonoscopías y cirugías de cáncer colorrectal, encontramos que todo había disminuido.

Entre las razones que llevaron a esta disminución, la médica señaló que “al igual que sucede con otras especialidades, lo que se detectó es que las personas tienen miedo a acercarse a los centros de salud por temor a infectarse con coronavirus. Pero hay que remarcar que las áreas que atienden pacientes COVID-19 están delimitadas y que el riesgo en el resto de las instituciones es muy bajo”.

“Los consultorios, hospitales y centros de diagnóstico cumplen con todos los protocolos para la protección del contagio por COVID-19”

Florencia Perazzo,
especialista en oncología clínica

 

En este contexto, desde la SACP instaron a las personas que presenten síntomas como sangrado, alteración del ritmo evacuatorio sin que se pueda asociar con cambio de dieta o ingesta de medicación u obstrucción intestinal, a que consulten inmediatamente con un especialista.

“También es importante que aquellas personas que ya tenían un diagnóstico y tienen que hacer una cirugía por cáncer colorrectal hablen con su médico porque el riesgo de contraer infección por coronavirus es muy bajo mientras que dejar avanzar el cuadro puede ser mucho más perjudicial, pero eso lo tiene que evaluar cada paciente con su profesional”, sostuvo la entidad.

“Se trata de un tipo de cáncer que detectado en forma precoz -describió Collia Avila- es tratable y tiene cura; sin embargo, si su detección es tardía puede llevar a la muerte y, en efecto, es la segunda causa de fallecimiento por cáncer, con un promedio de 8.721 defunciones por año, mientras que la primera es el cáncer de pulmón”.

OSTEOPOROSIS

En el caso de la osteoporosis, un estudio realizado por el Instituto de Investigaciones Metabólicas (IDIM), indicó que el número de consultas por osteoporosis se redujo casi a la mitad, y la realización de densitometrías se redujo en un 81% respecto del año pasado. Pero también, aumentó la fragilidad de los afectados.

“El miedo al contagio de COVID-19 provoca que mucha gente postergue las visitas médicas y en algunos casos hasta discontinúe los tratamientos”

Sociedad Argentina de Urología (SAU) y la Asociación Argentina de Oncología Clínica (AAOC)

 

“Comenzamos a percibir que el paciente que sufría una fractura de cadera llegaba a la internación en otras condiciones, con más comorbilidades -explicó Bruno Boietti, médico clínico y geriatra- y en este contexto de pandemia hubo cambios en la atención hospitalaria: el familiar ya no podía acompañar al paciente internado, no lo podía asistir para alimentarse y se redujo el número de ingresos a las habitaciones para la realización de los controles diarios. El estilo de vida de los adultos mayores cambió: dejaron de hacer ejercicio, no se exponen al sol, cambiaron sus hábitos alimentarios, reciben menos visitas, están angustiados porque no ven a los nietos, y el producto final es una mayor fragilidad”.

En tanto, María Belén Zanchetta, médica endocrinóloga, especialista en osteología y directora médica y académica de IDIM, sostuvo que, “en este contexto, los pacientes no toman sol y, por lo tanto, vemos cada vez más déficit de vitamina D. Una de las consecuencias de este sedentarismo prolongado será la pérdida de masa muscular en los adultos mayores, que es crucial para el hueso, para el metabolismo de los hidratos de carbono. La masa muscular es un tesoro para el adulto mayor y va a ser muy difícil de recuperar”.

En lo que va de la pandemia, según describió la especialista, “el riesgo de fracturas por fragilidad se vio incrementado seis veces. Por eso es que su diagnóstico podría considerarse una herramienta útil para identificar a aquellos adultos con riesgo incrementado de caídas y fracturas”.

 

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

“La gente suele acostumbrarse a vivir con los síntomas miccionales, que por lo general están asociados al crecimiento benigno de la próstata” / Freepik

El cáncer de mama en Argentina es la principal causa de muerte por tumores en mujeres / Freepik

De forma online se pueden pedir turnos con especialistas / Freepik

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla